lunes, 28 de abril de 2008

¿POR HUEVOS EL TRASVASE DEL EBRO?

El trasvase de los 1.053 hectómetros cúbicos de agua que pretendían hacer el gobierno de Aznar por “mandato” de las cementeras, banca y ladrillería varia, al que la inmensa mayoría de la población aragonesa se opuso con uñas y dientes, y que aparentemente paralizó el Gobierno de Zapatero, tiene que ver poco, si se comparan cantidades de hectómetros a trasvasar, con el que ha decidido hacer ahora el propio Zapatero a Barcelona a espaldas de los aragoneses que “sólo” son 30. Pero con consentimiento del Presidente de Aragón, Marcelino Iglesias del PSOE, anti trasvase nato, pero sólo de labra palabrita. La demagogia es eso: palabra palabrita para engañar al personal y conseguir votos.
El Ministro de Aznar que dijo en Zaragoza que el trasvase del Ebro se haría por huevos no andaba muy descaminado el hombre, pero no porque personalmente él tuviera muchos, salvo que fueran de gallinas, que éstas si que tienen huevos, sino porque aquí estamos más por el rumbo y tronío que otra cosa.
Cuando Aznar en la plaza de toros tomándonos por tontos nos decía que el trasvase del Ebro se haría sin tocar sus aguas, tenía más razón que su ministro, igual que cuando llamó a los aragoneses cazurros.
Los tiros van por ahí, por tontos y por cazurros, que es lo que le permite a Zapatero tomar el atajo y hacer con el agua del Ebro lo que se le pone en los cojones, como si el agua fuera de su propiedad y Aragón la corrala donde de vez en cuando viene a comer bogavantes sin que pase nada. Pagando los bogavantes el Ayuntamiento de Zaragoza, o sea, nosotros.
Pero compréndame el lector, si los pueblos de Aragón que no tienen todavía agua para beber no exigen que la tubería que va a llevar el agua a Barcelona pase primero por esos pueblo, no soy yo quién para joderle el negocio a Zapatero, ni para exigirles a Marcelino Iglesias, Presidente de Aragón, ni al aspirante al mismo del PP, Gustavo Alcalde, que dimitan como dijeron de palabra palabrita que harían si se llegaran a trasvasar las aguas del río Ebro.
*

sábado, 26 de abril de 2008

POR EL ACEITE DE GIRASOL: OREMOS

Mis amados hermanos en el espíritu de los hidrocarburos en el aceite de girasol de Ucrania. Mansos, simples de pensamiento tal que mecanismo de cuchara; súbditos bien avenidos y más vacíos de sesos que una cacerola vacía, orad conmigo:

HIJOS DE PUTA DE HIJOS PUTA PUTA HIJOS DE
DE HIJOS PUTA PUTA DE HIJOS HIJOS DE PUTA
PUTA DE HIJOS HIJOS DE PUTA DE HIJOS PUTA

DE HIJOS PUTA HIJOS DE PUTA PUTA DE HIJOS
HIJOS DE PUTA PUTA DE HIJOS DE HIJ0S PUTA
PUTA HIJOS DE DE HIJOS PUTA HIJOS DE PUTA
Y, así, parroquianos míos, dieciseis millones de veces.

No os vayáis en paz, mis amados hijuelos, porque vamos a terminar comiendo mierda. Pero mierda de verdad.

En el nombre del HIJOS, del DE y del PUTA. HIJOS DE PUTA (Por si se me pasado llamarles hijos de Puta).
*

ASÍ, ASÍ

Ven ustedes como yo alguna vez tengo razón y los Fiscales para perseguir el delito no necesitan que nadie los denuncie. Ningún Fiscal necesita que yo me presente delante de él diciéndole: mira Fiscal, que por ahí van poniendo a Su Majestad don Juan Carlos I a caer de un burro, que mira ver que haces.
Pues, para que vean y comprueben ustedes mismos que no me dedico a chinchar por chinchar y tengo más razón que un santo. Pero que un santo de los de antes, no de los de ahora, que ahora santo se hace cualquiera.
La Fiscalía de Cádiz se ha enterado, porque los fiscales no son si sordos ni ciegos y mucho menos tontos, que el Alcalde de Puerto Real ha dicho que Su Majestad El Rey don Juan Carlos I tiene “naturaleza corrupta” y que es un “crápula” y un “felón,” y que se ha presentado delante del Alcalde para encorrerlo a gorrazo legal limpio para ver el qué del qué de esas manifestaciones hechas públicamente.
Así que, si el Alcalde de Puerto Real, don José Antonio Barroso, de Izquierda Unida, no puede demostrar la naturaleza corrupta de El Rey, ni que es un crápula y un felón, se le va a caer el pelo.
El problema lo va a tener el fiscal si el Alcalde de Puerto Real es calvo, porque claro, he pensado yo por mi cuenta, si fuera calvo, cómo se le va a caer el pelo. O todavía más simple, si el Alcalde de Puerto Real tuviera razón qué, porque a todo esto, ha dicho el Alcalde que la justicia “persigue a gente que dice la verdad”, y en esto no había caído yo, porque como sea cierta ésta última aseveración del Alcalde que la justicia persigue al que dice la verdad y no a los corruptos, a más de uno se nos presenta el porvenir algo jodido. Por si acaso, vaya enterándose el lector que yo soy Santa Teresita de Zaragoza y levito y levito que es un primor.
*