miércoles, 22 de enero de 2014

AZNAR Y SU SOMBRA EN EL PP ES COMO UN CHORIZO: SABROSA, CURVA Y BIEN ATADA POR SUS PUNTAS

  (Aznar con una de resople)
*
LOS GENOVESES.NET

BÁRCENAS PUSO AL DESCUBIERTO LOS MANEJOS DEL PP PARA AMPARAR A LOS CORRUPTOS EN BURGOS
El extesorero del PP declaró ante el juez Ruz que el PP compensó con 31 millones de pesetas de la caja B del partido al exalcalde de Burgos José María Peña tras su condena por corrupción

En 1992, Peña fue sentenciado a doce años de inhabilitación en la mismo sentencia que mandó al constructor burgalés Méndez Pozo a la cárcel

José María Aznar indultó años después la condena a Peña, que pudo así volver a la política

Los manejos del constructor Antonio Miguel Méndez Pozo en Burgos ni son nuevos ni están alejados de la órbita de influencia del Partido Popular. El nombre del empresario ha vuelto a las primeras páginas tras saberse que detrás del polémico rediseño del barrio de Gamonal está una de sus empresas, que dirige el proyecto, y que la construcción de la obra le había sido adjudicada a uno de sus principales colaboradores en materia de construcción. Comó ha contado eldiario.es esta semana, nada de lo que ocurre en Burgos se debe a causas recientes.

En una de sus últimas declaraciones en la Audiencia Nacional, el 15 de julio, Luis Bárcenas aportó un detalle desconocido hasta la fecha sobre uno de los casos de corrupción más famosos de Burgos: el caso de la construcción, que en 1992 llevó al constructor Méndez Pozo a prisión e inhabilitó al alcalde de la ciudad, gobernada por el Partido Popular.

Según aseguró el extesorero del PP ante el juez Pablo Ruz, el partido de Rajoy pagó con 31.300.000 pesetas (188.000 euros) al exalcalde de Burgos José María Peña tras haber sido condenado por sus relaciones y trato de favor con el empresario Méndez Pozo. La revelación de Bárcenas se produjo después de que el juez le preguntase por un apunte en la contabilidad B del PP en el que se hacía referencia a una anotación de sus famosos papeles en la que se especificaba "entregado a Paco para Begoña". Según publicó Vozpopuli.com, el apunte contable aparece en tres ocasiones, las tres en julio de 1992: dos son de 650.000 pesetas y otra más, la última de treinta millones.

Bárcenas aseguró en la Audiencia Nacional que aquella entrega de dinero tenía como destinatario último al alcalde de Burgos que poco antes, en mayo de 1992, había sido condenado por su participación en uno de los primeros grandes escándalos de corrupción urbanística de la democracia, el caso de la construcción de Burgos. La condena para Peña fue de 12 años de inhabilitación y pocos días después, el 25 de mayo de 1992, se vio forzado a dimitir. En julio de ese mismo año, según la declaración de Bárcenas ante el juez Ruz, el PP le pagó 31 millones de pesetas del dinero de la caja B del partido, no se sabe a cambio de qué. Aznar ya era en aquel momento el máximo líder del PP, pero su relación con Peña venía de muy atrás: de los años en los que Aznar era el líder autonómico de Castilla y León.

José María Peña había sido clave en el ascenso político de José María Aznar. En 1987, el voto del único parlamentario de su partido de entonces, Solución Independiente, rompió el empate entre PP y PSOE y permitió que Aznar se convirtiese en presidente de la Junta de Castilla León. Cuando la justicia se fijó en los manejos de Peña con Méndez Pozo, el propio Aznar fue citado como testigo. El expresidente del Gobierno declaró por escrito –las ventajas de ser aforado– y lo hizo en favor de su aliado político. Pese al testimonio de Aznar, Peña fue inhabilitado y Méndez Pozo fue condenado a siete años de cárcel, aunque salió de prisión en tercer grado solo nueve meses después.

El constructor que fue condenado junto co Peña sigue siendo hoy la persona clave en la ciudad. Es dueño del principal periódico de la provincia, el Diario de Burgos, y preside la Camara de Comercio, la Fundación Atapuerca y la Fundación Silos. Su empresa de medios de comunicación, Promecal, también gestiona la televisión autonómica de Castilla y León y sus constructoras participan en la inmensa mayoría de las grandes obras de Burgos, también en el polémico bulevar de Gamonal.

José María Peña llegó a la alcaldía de Burgos en 1979, y consiguió ser reelegido en cuatro ocasiones. Encabezó candidaturas de UCD, AP, Solución Independiente –un partido que montó con el apoyo del constructor Méndez Pozo– y, finalmente, el PP. En 1994, el Supremo confirmó para él la pena de inhabilitación. En el año 2000, el Gobierno de Aznar le indultó. Peña pudo volver a la política burgalesa, esta vez como concejal.


*++

GAMONAL, BURGOS: LOS VECINOS SIEMPRE TIENEN RAZÓN




En dos entregas el procedimiento que siguió el Ayuntamiento de Burgos para esquilmar las arcas municipales y favorecer al amigo constructor
*
LOSGENOVESES.NET

ASÍ SE ADJUDICÓ LA OBRA DEL BULEVAR DE GAMONAL

2/2
 

 
Los constructores amigos en la ciudad arruinada

El segundo concurso que convocó el Ayuntamiento de Burgos, tras decidir el plan maestro para el barrio, fue la adjudicación de la obra de la calle Vitoria, la que han logrado parar temporalmente los vecinos. Lo ganó una UTE (unión temporal de empresas) de dos constructoras de Burgos: Copsa y Aroasa. Aroasa pertenece al grupo Arranz Acinas, una constructora que ha hecho a su vez decenas de obras con Méndez Pozo: la reconstrucción del cuartel de la Guardia Civil de Burgos contra el que atentó ETA, la circunvalación de la ciudad, la remodelación del hospital San Juan de Dios…

Ambos constructores también tienen negocios en Palencia, donde invirtieron en los terrenos del antiguo campo de fútbol para construir viviendas y participan –junto con otros socios– en el nuevo hospital de Burgos, que se supone que iba a costar solo 240 millones pero acumula al menos otros 200 millones más en sobrecostes. Méndez Pozo y la constructora Arranz Acinas también han levantado varios edificios de viviendas en otros terrenos recalificados en la ciudad.

En cuanto a Copsa, la otra ganadora de la obra de Gamonal, también es socia de Méndez Pozo en otros negocios. Destaca uno entre todos: la construcción de la Ciudad del Medio Ambiente de Soria, un proyecto megalómano en el que la Junta de Castilla y León ya lleva gastados 52 millones de euros y que está a medio terminar, parado por una sentencia del Tribunal Constitucional. El proyecto fue impulsado por el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, que también es de Burgos.

Las tres ganadores de la obra que los vecinos han detenido en Gamonal –Copsa, Arranz Acinas y el grupo de Méndez Pozo– también participan en la mayor operación urbanística de Burgos de los últimos años: el bulevar ferroviario, una enorme avenida que se levantó sobre las antiguas líneas del tren.

El bulevar ferroviario, que está aún sin completar, ha sido un festín para las constructoras burgalesas: no solo ha sido una enorme inyección de dinero público, sino que también ha permitido recalificar y revalorizar amplias zonas de la ciudad. Ya ha costado al Ayuntamiento 63 millones de euros que todavía están sin pagar a los bancos (los constructores, por supuesto, ya cobraron). En total, la deuda del Ayuntamiento ya suma unos 420 millones de euros, si se tiene en cuenta también a las empresas públicas con las que se camufla parte del enorme agujero. Burgos es hoy una de las capitales de provincia más endeudadas del país en relación a su población. El Ayuntamiento debe unos 2.350 euros por habitante, una deuda per capita que supera incluso a la de la casi arruinada ciudad de Madrid. En la capital es de 2.000 euros por persona.

A pesar de la insostenible deuda, el dinero no parece ser un problema para los actuales gestores del Ayuntamiento de Burgos ni cuando se trata de poner en marcha nuevas obras que ni los vecinos quieren ni cuando se elige al constructor. Además de los amigos de Méndez Pozo, se presentó al concurso otra empresa de Santander, Copsesa. Hizo una oferta que costaba 700.000 euros menos y que también ofrec