sábado, 10 de noviembre de 2012

SANCHEZ GORDILLO, QUERIDO. ES EL DERECHO Y LA LEY LOS QUE TE JUZGAN Y NO L A JUSTICIA, QUERIDO


 (Sánchez Gordillo, Ilustrisimo señor Alcalde Marinaleda mirando a la derecha, que es que el derecho y la ley se lo quieren comer por los pies, oiga)

Hace unos años un Alcalde andaluz, el de Jerez de la Frontera, tuvo la ocurrencia de decir públicamente, porque en privado se puede y conviene decir lo que se quiera, que la “justicia era un cachondeo”, y a partir de aquí se le desató una tormenta de artículos legales que le fueron cayendo encima uno tras otro. Casi me lo baldan de la que le cayó encima. 

Si se miran bien las cosas, caso que difícilmente se da de una manera común, se ve pronto la injusticia que se cometió con aquel alcalde andaluz, porque él, en todo caso, ofendió a la justicia, pero no al derecho ni a la ley, que fueron las que casi lo baldan. Es mi tesis, pero reconociendo de antemano que a mi aquel caso ni fu ni fa ni esto ni lo otro, sino todo lo contrario, que el Alcalde andaluz lo que quiso decir es que la ley, el derecho, era un cachondeo. Si esta tesis mía fuera cierta, miel sobre hojuelas, ancha es Castilla, a por todas voy y, lógico habría sido (no justo, sino lógico) que ofendido el derecho y la ley hubieran sido ambas las que se le revolvieran y le dieran caña al ofensor. Pero ya digo, el Alcalde supuestamente ofendió a la justicia, y en cambio los que actuaron contra él fueron el derecho y la ley, que como no se sabe del todo bien y por tanto, urge saber, que derecho o ley no son sinónimos, ni mucho menos, de justicia.

Otro Alcalde andaluz, Sánchez Gordillo, de Marinaleda, Sevilla, compareció ante los representantes de la ley el pasado día ocho (que no los representantes de la justicia, porque la justicia pertene