sábado, 2 de abril de 2016

TERRORISMO ISLÁMICO: ¿QUÉ HACE EL EJÉRCITO ESPAÑOL EN TURQUÍA? ¿LOS RECORTES SOCIALES SON PARA COMPRAR MÁS ARMAS?


"ANKARA TIENE SERIAS PREGUNTAS QUE REPONDEER": REACCIONES AL REVELADOR INFORME DE RT SOBRE EL EI
 
31 mar 2016 11:13 GMT
 http://es.rt.com/4czr

Ankara se ha convertido en objeto de críticas por comercializar ilegalmente petróleo y apoyar al Estado Islámico después de las nuevas pruebas hechas públicas por RT.



Ministerio de Defensa de Rusia

Ankara se ha convertido en objeto de críticas y acusaciones por comercializar ilegalmente con petróleo y apoyar al Estado Islámico después de las nuevas pruebas presentadas la semana pasada por RT. Varios políticos y expertos piden a Turquía que rinda cuentas por sus acciones ilegales.
El exembajador del Reino Unido en Siria, Peter Ford, ha calificado de "muy convincente" el informe de RT, que incluye varios documentos del grupo terrorista que ofrecen detalles sobre cómo funciona su 'corporación' petrolera.
Turquía tiene que dejar de ayudar al Daesh en sus actividades asesinas
"Había una gran cantidad de pruebas, incluso antes de estas últimas –muy contundentes– revelaciones de que Turquía está metida hasta el cuello en la colaboración con el Estado islámico", afirmó el exembajador.
Para Ford, la "obsesión" del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, de desalojar del poder a su homólogo en Damasco, Bashar al Assad, y evitar el fortalecimiento de los kurdos en Siria ha hecho que Ankara "no se detenga ante nada, tampoco en su colaboración con los terroristas del Estado Islámico". Asimismo Ford opinó que si Ankara "hubiera intentado sinceramente" poner fin a las actividades del Estado Islámico, "tal vez no habríamos tenido incluso esta última atrocidad en Bruselas".
"Serias preguntas que responder"
A su vez, el miembro de la Cámara de los Lores –la Cámara alta del Parlamento del Reino Unido– Peter Truscott ha destacado que Ankara tiene "serias preguntas" que responder después de las revelaciones de RT.
"El informe de RT destaca algunas pruebas alarmantes de que Turquía está comprando el petróleo de Daesh [término peyorativo árabe para el EI] o bien apoya o hace la vista gorda a los terroristas que cruzan la frontera hacia Siria. Si este es el caso, Turquía tiene que dejar de ayudar al Daesh en sus actividades asesinas", ha subrayado Truscott.
En esta misma línea, el exinvestigador de la Academia de Defensa del Reino Unido y exmiembro del Parlamento británico Mateo Gordon-Banks ha comentado a RT en un correo electrónico que "no hay duda de que Turquía ha ayudado al EI a ganar enormes ingresos en el pasado reciente con la venta ilegal de petróleo".
El experto también ha alabado la reciente operación militar de Rusia en Siria. Ha destacado que ha cortado en gran medida las líneas de suministro del Estado Islámico al atacarlas tanto económica como militarmente.
Turquía "no tiene nada que hacer en la UE"
Además, el europarlamentario francés Bernard Monot ha criticado Ankara por el doble juego que está practicando con Europa.
"Por un lado, han estado con nosotros con el fin de obtener ayuda financiera de la Unión Europea, pero por el otro, hay una sensación de que están en conversaciones con el EI... hay una sensación de que este 'califato' está trabajando estrechamente con el presidente turco", ha señalado Monot.
Las negocios conjuntas entre Erdogan y el Estado Islámico pueden incluir "el tráfico ilícito de petróleo y, por supuesto, los campos de entrenamiento, que pueden estar en territorio turco", ha agregado el diputado del Parlamento europeo y miembro del partido Frente Nacional.
Sobre los planes de incluir a Turquía en la Unión Europea, Monot ha hecho hincapié en que el Estado turco "no tiene nada que hacer en la UE actualmente".
Se sabe desde hace tiempo que el comercio ilegal de petróleo es una importante fuente de financiación del grupo terrorista Estado Islámico. El equipo del canal de cine documental de RT ha visitado el Kurdistán sirio para investigar el negocio petrolero del Estado Islámico así como su posible relación con Turquía.
Entre febrero y marzo de este año, RT ha visitado las ciudades sirias de Rumilan, Al Qamishli y Tell Abyad, pero sobre todo la recién liberada Al Shaddadi. Allí, RT conversó con la población local que estuvo directamente involucrada en la actividad petrolera del Estado Islámico, con representantes de las Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo) así como con varios presos del Estado Islámico. Asimismo, RT obtuvo acceso a los documentos del grupo terrorista que ofrecen detalles sobre cómo funciona su 'corporación' petrolera.
*++

TERRORISMO. LOS GOBIERNOS NO QUIEREN ERRADICARLO, SINO ADMINISTRARLO COMO FUENTE DE CONTROL Y PODER. POLÍTICO QUE NO LO DENUNCIE ES CÓMPLICE; CIUDADANO QUE NO LO DENUNCIE UN INCONSCIENTE


 Mirada desde el Sur
EUROPA: UN CONTINENTE A LA DERIVA

2/3

 


Brecha
31.12.2016

DEMOCRACIA O ESTADO DE EXCEPCIÓN.
Por primera vez desde su creación, el think tank situado en Francia, Laboratorio Europeo de Anticipación Política (LEAP), sostiene que Europa ha perdido el tren de la democracia y su capacidad de liderazgo. Por eso sostiene que el viejo continente ingresó en un período de oscuridad cuyo destino es ser gobernada por “los nietos de Hitler, Petain, Mussolini…” (Geab N° 100, diciembre de 2015).
Esa fue la anticipación formulada en 2009 por su director, Franck Biancheri, si Europa no conseguía democratizarse. Días atrás el filósofo Giorgio Agamben volvió sobre tu tema favorito en un artículo titulado “Del estado de derecho al estado de seguridad” (Le Monde, 23 de diciembre de 2015). Sostiene que la prolongación del estado de emergencia a raíz de los atentados en Francia es parte de la transformación del Estado que estamos presenciando: “Es crucial, primero que nada, desmentir el propósito de las mujeres y hombres políticos irresponsables, según los cuales el estado de emergencia sería un escudo para la democracia”.
Recuerda que el estado de emergencia fue el dispositivo mediante el cual los poderes totalitarios se instalaron en Europa en las décadas de 1920 y 1930. “Cuando la gente se sorprende de los crímenes que pudieron cometerse impunemente en Alemania por los nazis, se olvida de que estos actos eran perfectamente legales, porque el país estaba sometido al estado de excepción y las libertades individuales estaban suspendidas”, reflexiona Agamben.
La cuestión es tanto más grave cuando las democracias occidentales están caminando hacia un “Estado de seguridad”, porque en la coyuntura actual “las razones de seguridad han tomado el lugar de aquello que se llamaba, en otro tiempo, la razón de Estado”. Invocando a Hobbes, argumenta que “el contrato que transfiere los poderes al soberano presupone el miedo recíproco y la guerra de todos contra todos: el Estado es aquello que viene precisamente a poner fin al miedo. En el Estado de seguridad, este esquema se invierte: el Estado se funda duraderamente en el miedo y debe, a toda costa, mantenerlo, pues extrae de él su función esencial y su legitimidad”.
La actual política de seguridad no aspira a impedir los actos terroristas, algo prácticamente imposible, “sino a establecer una nueva relación con los hombres, que es la de un control generalizado y sin límite”. Como la seguridad trabaja con el miedo, no se trata de impedir el terrori sino de administrarlo. “Se ve así a los países proseguir una política extranjera que alimenta el terrorismo que se debe combatir en el interior y mantener relaciones cordiales e incluso vender armas a Estados de los que se sabe que financian las organizaciones terroristas”.
Ante el paradigma de la seguridad caen la certeza judicial como criterio de verdad, por los informes policiales y los medios que dependen de la policía. La despolitización de los ciudadanos cierra el círculo del deslizamiento hacia un “Estado policíaco” que sería una de las características de los estados actuales. Algo que no deja de sorprender en Europa, que hasta hace poco tiempo se había mantenido al margen de las involuciones democráticas en curso.
UN AÑO FATÍDICO.
Según el LEAP, en Europa “las tendencias progresistas y reaccionarias estuvieron equilibradas hasta setiembre”, pero luego de la oleada inmigratoria y los atentados en París se produjo un brusco giro a la derecha. El miedo es el sentimiento dominante, que está empujando a buena parte de la sociedad hacia posiciones extremas, como lo muestran los resultados del Frente Nacional en Francia y el triunfo en Polonia de “un dinosaurio del mundo de ayer”, en referencia a la victoria del partido ultra conservador Ley y Justicia, que llevó a la presidencia a Andrzej Duda.
La reforma para quitarle poderes al Tribunal Constitucional levantó una oleada de preocupaciones en Bruselas que pidió “respeto al estado de derecho”, ya que las medidas adoptadas afectan la independencia de los jueces. El presidente del Parlamento Europeo, el alemán Martin Schulz, mostró su preocupación por la situación que vive Polonia con declaraciones en las que dijo que la llegada al gobierno de Ley y Justicia “tiene carácter de golpe de Estado” (Deutsche Welle, 23 de diciembre de 2015).
No es el único caso que muestra los desvaríos europeos. Meses atrás militares británicos dijeron que “un gobierno de Jeremy Corbyn podría enfrentar un motín del Ejército si intenta rebajarlos”, en referencia a su propuesta de retirarse de la OTAN o reducir las fuerzas armadas (The Independent, 20 de setiembre de 2015). “Habría renuncias masivas en todos los niveles y se enfrentaría a la perspectiva muy real de un evento que sería efectivamente un motín”, acotó un oficial de alta graduación. En tanto, el primer ministro francés, el socialista Manuel Valls, pronosticó “una guerra civil” en caso de que el Frente Nacional ganara las elecciones (The Telegraph, 11 de diciembre de 2015).
Ni qué hablar de las permanentes amenazas a las propuestas de independencia para Cataluña por parte del rey y la amenaza de utilizar a las fuerzas armadas si se convocara un referendo. El LEAP asegura que “una especie de colusión entre los sectores público y privado está teniendo lugar amenazando las libertades civiles, con el consentimiento de las poblaciones cada vez más aterrorizadas”.
El punto de inflexión fue 2013. Fue el año del golpe de Estado contra el gobierno de Ucrania, cuando la Unión Europea aceptó que grupos armados en la plaza Euromaidan –con evidente apoyo de los Estados Unidos- mataran decenas de civiles y policías hasta forzar la caída del presidente electo Víktor Yanukóvich. Bruselas participó de la conspiración urdida por Washington, con la excusa que los ucranianos querían ingresar a la Unión Europea, cuando en realidad se trataba de instalar un régimen anti ruso en las fronteras de Rusia.
La ofensiva de los neoconservadores estadounidenses contra el presidente Vladimir Putin, así como contra el sirio Bachar al Asad, es en los hechos una apuesta para revertir militarmente su decadencia, bloquear la Ruta de la Seda comercial entre China y Europa y reordenar el mapa de Medio Oriente a favor de Israel. En todo caso, una actitud que Bruselas no hubiera tolerado en otros países.