jueves, 24 de julio de 2014

CAJA MADRID-AZNAR-BLESA: PARA DESCUBRIR LA CORRUPCIÓN HAY QUE TENER UNA PRENSA LIBRE QUE NO TENEMSO EN ESPAÑA (VENEZUELA ESTÁ MÁS LEJOS, NO ES ESPAÑA)






22 julio 2014


Blesa y Aznar: una caja saqueada y la responsabilidad sin aclarar)

Mientras la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) eligió a 40 privilegiados asociados para que viajasen al Mundial de Brasil pagados por Iberdrola, infringiendo así uno de los principales artículos de su Código Ético (considera corrupción recibir dádivas de las empresas sobre las que se informa u opina) y en cambio abronca a Jordi Évolepor su “Operación Palace” y a la revista del corazón “Diez Minutos” por una intranscendente “entrevista imaginaria” con Leticia Ortiz, otros periodistas españoles se juegan sus manos investigando, descubriendo y escribiendo sobre los correos corporativos del banquero Miguel Blesa (Caja Madrid-Bankia). El ex presidente del Gobierno, José María Aznar, ha denunciado a Infolibre, Eldiario, El Economista, El País e incluso al periodista conservador y monárquico Graciano Palomo (El Confidencial) por la difusión de estos correos, mientras que otros medios como 20 Minutos, El Mundo, Interviú e incluso el Partido X, que también los difundieron, no han gozado de momento de ese “privilegio” aznariano. “Espía en el Congreso” reúne todos los correos para ofrecérselos a sus lectores y que puedan juzgar por sí mismos como se llegó a la multimillonaria quiebra de Caja Madrid y Bankia. La prensa los silencia por temor a sufrir las represalias y embates de los poderosos porque como ya decía Larra hace dos siglos, “escribir en España es llorar”. Mucho ha llovido pero poco ha cambiado desde entonces.


(Juan Carlos y Spottorno: el jefe de la Casa Real sale mucho en los correos)

La Federación de Asociaciones de la Prensa(FAPE) no ha salido a defender a los medios de comunicación y a los periodistas que mostraron su valentía y asumieron riesgos al investigar, difundir e incluso comentar los emails de Blesa. Esta es la situación real de la libertad de prensa, de información e incluso de opinión que existe en España, no hay que irse a Venezuela para constatarlo. La FAPE evidencia así el doble rasero con el que mide a sus asociados y su adscripción al régimen de poder que pretende perpetuar su reinado en España sin pasar por las urnas. Y es que el interés público de los correos corporativos de Blesa es palmario: afectados por las preferentes y numerosos partidos políticos los han llevado al Parlamento y a los juzgados porque creen que su contenido es sustancial para conocer la quiebra de Bankia y de Caja Madrid y desvelar qué políticos, consejeros y empresarios se enriquecieron con la bancarrota. De hecho, los magistrados de laSección Tercera de la Audiencia Nacional no han cerrado totalmente la posibilidad de que esta correspondencia electrónica pueda unirse a la causa de las preferentes a través de otros procedimientos. Así, sugieren que los preferentistas reclamen “la incorporación de los correos electrónicos como diligencias de investigación”.


(Aznar y Blesa: una relación fluida y amistosa en Caja Madrid)

Y es que estos emails encierran otros posibles delitos cometidos, como trataba de investigar eljuez Elpidio Silva, procesado por intentar cumplir su lógica función judicial indagatoria. Esta es también la verdadera y terrible situación de la división de poderes en España. Los lectores de “Espía en el Congreso” pueden ahora leer estos correos corporativos de Blesa y Aznar para juzgar por sí mismos.


(A veces Blesa gastaba bromas a Aznar que no le hacían mucha gracia, como cuando le envió esta foto(

En ellos aflora sobre todo un personaje transcendental: el ex presidente del Gobierno, José María Aznar. Hasta 46 correos electrónicos aluden a su persona, se reenvían entre directivos de Caja Madrid y una buena parte de ellos son directos entre Aznar y Blesa o Blesa y Aznar. Hemos suprimido en ellos todos los datos informáticos, teléfonos, faxes, emails, etc… y cualquier alusión a la ideología, religión, creencias, salud, origen racial o vida sexual de sus protagonistas, a pesar de las referencias que pudieran contener. Y a veces resulta problemático: la revista “Interviú”, en un reportaje titulado “Blesa, su amante y la juez Tardón”, informaba de que la magistrada, exconsejera de Caja Madrid, había condenado “al marido de una amiga íntima del banquero”, al que otro juez había absuelto:
(5)
Arias Cañete y Aznar: su buena relación sale a relucir en los correos
Miguel Blesa ordenó al departamento de Seguridad de Caja Madrid que tomara medidas. El 17 de noviembre de 2009, Rafael García-Siso, marido de una empleada de Blesa, Olga de la Cruz, le había mandado otro mail a su correo electrónico, el de la Presidencia de la Caja. “Miguelín: Estaba cantado; ya te dije, meses atrás, que desde queEspe te había puesto el ojo te olía la cabeza a pólvora… Hasta pronto, lince ibérico, hasta muy pronto”. El que hacía alusión al futuro del banquero, presidente de Caja Madrid hasta enero de 2010, y su rivalidad pública con Esperanza Aguirre no era el primer correo que recibía Blesa de ese hombre, que lo acusaba de tener relaciones sexuales con su esposa, consejera de Caja Madrid”, señalan los periodistas Luis Rendueles y Daniel Montero.
(6)
Los correos revelan la relación entre Blesa y Aznar
A pesar de que obran en nuestro poder, hemos renunciado a incluir los emails sobre las aventuras amorosas de Blesa enviados desde su correo corporativo porque nos parecen menos relevantes, pero la magistrada María del Remei Vergés Cortit, titular del juzgado de primera instancia número 46 de Barcelona desestimó la demanda que presentóIñaki Urdangarin por la difusión de sus correos electrónicos relativos a esta materia y contenidos en el “caso Noos”. La juez rechazó la demanda por vulneración del derecho al honor y a la intimidad que el marido de la infanta Cristina interpuso contra su exsocio Diego Torres y siete grupos editoriales (El Mundo, Telecinco, El Confidencial, El Economista, El Semanal Digital, Semana y Pronto) a los que además reclamaba una indemnización simbólica de un euro por difundir informaciones relacionadas con sus e-mails privados.