miércoles, 17 de mayo de 2017

EL PP + EL PP naranjo + EL PP encubierto SE PONEN DE ACUERDO CONTRA LAS CLASES TRABAJADORAS





El CETA en resumidas cuentas lo que pretende es garantizarles a los grandes grupos capitalistas que el Congreso y el Senado españoles no puedan legislar contra sus intereses, eso sí, contra los intereses de los trabajadores (por ejemplo, para hacer que el fondo de nuestras pensiones se lo regalen a los bancos) pueden legislar cuanto gusten a troche y moche.

Pues esto es lo que van a hacer PP, Ciudadanos y PSOE, que no son nuestros representantes, sino nuestros sustituyentes.

Si Podemos estuviera actuando a nivel general como Podemos, los Círculos estarían funcionando, y en los Círculos estaríamos discutiendo de estas y otras cosas, estaríamos decidiendo qué hacer y qué no hacer y otras muchas cosas, entre otras, poniéndole las cosas difíciles si no imposibles, a la muchachería que creen que Podemos es una muchachada y no un Movimiento social que despertó muchas ilusiones y que hay que hacer que se cumplan, verbo cumplir, que el verbo hablar es otra cosa y además  puturrú de viejo.

* * *

Se oponen UP, En Comú Podem, En Marea, EH Bildu, Compromis y ERC

PP, PSOE, C’s y los nacionalistas sacarán adelante el CETA en el Congreso



María F. Sanchez
Cuarto Poder
Protesta contra el CETA
Protesta contra el CETA en octubre del año pasado. / Jacek Turczyk (Efe)


El debate del CETA, el acuerdo de libre comercio de la UE con Canadá que fue ratificado por la derecha y la mayoría de los socialistas en el Parlamento europeo, se traslada al Congreso español. Previsiblemente, PP, PSOE y C’s sacarán adelante el tratado en el Congreso con la oposición del grupo confederal de Unidos Podemos-En Comú Podem y En Marea, así como de Compromís, EH Bildu y ERC. Sus defensores argumentan que el tratado supone un ahorro de miles de millones de euros en impuestos arancelarios al año y que es una gran oportunidad de crecimiento económico para los países de Europa, mientras que sus detractores creen que beneficia únicamente a las grandes multinacionales en detrimento de los derechos de las clases populares.

Para el grupo confederal hay una voluntad deliberada del Gobierno del PP de acelerar el proceso y así evitar una contestación crítica al tratado por parte de la sociedad civil, tal y como ha ocurrido en varias ciudades europeas. En este sentido, creen que primero debería haberse votado en Pleno su solicitud de control constitucional al acuerdo y, en caso de que fracasase, haber fijado una fecha posterior para la votación de la enmienda a la totalidad. Dicho esto, consideran que el CETA no ha sido estudiado y pone en grave riesgo la democracia, los derechos de los trabajadores, el medioambiente y el dispositivo jurídico-político de la Unión Europea para someterse a los intereses de las mismas empresas transnacionales responsables de las crisis.
Sin embargo, el PSOE lo apoyará. No todo los socialistas se manifestaron a su favor en Europa, pero el partido español respaldó en bloque la ratificación en el Parlamento Europeo el pasado mes de febrero. Según fuentes de la formación, su papel en las negociaciones entre Canadá y la UE ha sido clave para garantizar un acuerdo que finalmente respetará la legislación europea y garantizará que se sigan aplicando los altos estándares de calidad para alimentos y medicamentos. En uno de los aspectos más polémicos, el tribunal de arbitraje de protección de las inversiones que dirimirá las divergencias que tengan los Estados y las e