lunes, 17 de septiembre de 2012

¿A ENEMIGO QUE HUYE PUENTE DE PLATA?

(Esperanza Aguirre, protomegagenitoria de la Televisión madrileña para utilización propia tipo Corral La Tía Paca que ancha es Castilla)

  Doña Esperanza Aguirre, azote de Mariano y allá que te voy a coser a puñaladas como me te descuides, Gallardón, a la sazón, gracias a Dios Señor mío Jesucristo, San José bendito y San Isidro labrador, el que plantaba bolígrafos para que le salieran libros escritos, como José María Aznar que no necesitaba escribirlos para tener libros escritos, en el día de hoy, Ex dimitida presidenta de la Comunidad de Madrid, una de las más endeudadas de España, ha puesto punto final a su dilatada vida política en la que se le puede contar heroico costalazo desde helicóptero en el que a ella no le pasó nada, pero el helicóptero resultó jodido; pérdida de los calcetines en avance retroactivo ante el enemigo terrorista indio, abandonando a suerte y verdad al séquito mercantil madrileño al que acompañaba por esas Indias de Dios, que qué coño haría Esperanza Aguirre por la India para hacer negocios con los indios, me preguntaba y me pregunto yo; implicada hasta las cejas que es un primor en asunto ladrillero mediante el cual, tránsfugas de nombre socialistas de por medio, logró hacer que se repitieran unas elecciones que acabó ganando cuando las tenía más perdidas que Cuba para España; destrozadora cual cabra en un sembrado de la sanidad y enseñanza publicas en Madrid y, de afición ferroviaria familiar por cuanto que el AVE de Guadalajara no para en Guadalajara, pero sí para (que al fin y al cabo todo es parar) en la finca de su familia política con mogollón de miles de viviendas (especulata-especulata) en terreno seco y pedregoso, familiar, eso sí, más que nada para que cuando pare el AVE el maquinista no crea que se ha perdido, sino que se halla en territorio amigo, habitado, de la familia política de doña Esperancita Aguirre y etcétera, etcétera… El caso es que doña Esperanza ha dicho que se va de la política, y yo la verdad, con los enemigos no se que se hace, pero yo de mi parte y para curarme en salud, a doña Esperanza por lo reaccionaria que es, yo le quito el puente a ver si se cae y se pega el leñazo, y que menos que un buen retorcijón de tobillo para que se lo cure la sanidad privada a razón de 700 euros por media hora y que hagan buen negocio con ella. Y estos son mis peores deseos para ella y sus beneficiados por su paso por la política de coge el dinero, corre y maricón el último.