sábado, 30 de junio de 2018

SI RODRIGO RATO QUE FUE ALMA, CORAZÓN, VIDA Y CANELA PURA DEL MÁS GENUINO PP FUERA HIJO DE PUTIN, SE LE PODRÍA LLAMAR CON ABSOLUTA JUSTICIA HIJO DE PUTIN


RATO DEBE A LA HACIENDA ESPAÑOLA 1 MILLÓN DE EUROS

Madrid, 28 jun (Sputnik). – El director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) entre 2004 y 2007, Rodrigo Rato, debe un millón de euros a la Agencia Tributaria de España, según refleja una lista de morosos hecha pública por este organismo.
En concreto, la lista refleja que Rodrigo Rato, que fue vicepresidente del Gobierno español y ocupó diversas carteras ministeriales en España, debe a Hacienda un total de 1.002.000 euros.
Precisamente, el ministerio de Hacienda se encuentra entre los que él mismo encabezó cuando era uno de los dirigentes más destacados del conservador Partido Popular, a las órdenes del expresidente del Gobierno José María Aznar.
En febrero de 2017 Rato fue condenado a cuatro años y seis meses de prisión por delitos de apropiación indebida y administración desleal por el uso generalizado de tarjetas opacas al fisco en la entidad financiera Bankia, de la que fue director entre 2010 y 2011.
Además, actualmente tiene abiertas diversas causas judiciales por distintos escándalos tributarios y de corrupción.
Más allá de la figura de Rodrigo Rato, en la lista de morosos de la Agencia Tributaria destacan personajes como el cantante Miguel Bosé (1,8 millones de euros) o el futbolista brasileño Dani Alves (2,6 millones)
En total, la lista de morosos –que solo refleja a personas físicas o jurídicas que deben más de un millón de euros– incluye a 4.318 contribuyentes que deben 15.300 millones al fisco.
De esos 15.300 millones de euros, 14.600 se corresponden a empresas mientras que 760 millones se corresponden al dinero debido por personas físicas. (Sputnik)
*++

NO ES ORO TODO LO QUE RELUCE

CGT acusa a los grandes sindicatos de continuar garantizando los beneficios del capital a costa de la Clase Trabajadora

CGT: “Los sindicatos del régimen, CC.OO. y UGT, jamás tuvieron entre sus objetivos romper con el empresariado explotador ni terminar con el sistema capitalista”
 


La Confederación General del Trabajo (CGT) ha analizado, a través de un comunicado, el IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) entre los sindicatos “mayoritarios” y la patronal.
La CGT tilda el acuerdo alcanzado de “interclasista” y de ser un “pacto al estilo de siempre”, con quienes han sido los ejecutores de todas las políticas de destrucción de los derechos laborales y sociales más básicos desde 1977 y a lo largo de toda la mal llamada “democracia”.
La organización anarcosindicalista ha manifestado que estos sindicatos son cómplices del estado de adormecimiento de la Clase Trabajadora, pues con sus firmas y acuerdos con quienes explotan, precarizan y empobrecen, han conseguido desmovilizar a los trabajadores y las trabajadoras, a la vez que el neoliberalismo practicado por la patronal y el Estado se ha hecho más fuerte. En este sentido, CGT subraya que la clase empresarial ha ido asumiendo todo el control sobre la organización del trabajo a la vez que el neoliberalismo ha logrado imponer la única libertad que pesa o cuenta, la libertad de la competencia y el mercado.
En cuanto a las subidas salariales “pactadas”, CGT apunta que solo sirven como “recomendaciones”. Por un lado la de un salario mínimo (14.000 €) y por otro lado la de dejar de abusar de contratas y subcontratas que solo son un factor de empeoramiento de las condiciones laborales de las personas trabajadoras. En este sentido, CGT ha querido recalcar que esto no es fruto del conflicto mantenido de millones de asalariados y asalariadas, sino que obedece a un mandato del BCE, el OCDE, la FMI y la Comisión Europea que vienen exigiendo desde hace meses.
CGT también ha querido recordar que el nuevo gobierno “socialista” del Estado español no tiene entre sus prioridades la derogación de las reformas laborales que tanto daño han causado a la Clase Trabajadora en los últimos años. Para CGT, la prioridad del gobierno de Sánchez no es otra que la de instar a los “agentes sociales” a pactar un nuevo estatuto de los trabajadores en el que la flexibilidad laboral, el control salarial y los despidos libres sigan siendo la tónica general.

CGT reprocha a los sindicatos del régimen que, tras años desaparecidos, vuelvan ahora a escena, a la llamada de los empresarios y de las clases poderosas, para intentar limpiar su deteriorada imagen y preparar otra traición a la Clase Trabajadora.

Macarena Amores García
Gabinete de prensa del Comité Confederal de la CGT