domingo, 29 de noviembre de 2009

PARA VERGUENZA DE OCCIDENTE (SI ES QUE CABE)


LOS VERDADEROS PIRATAS[1]

En 1991 se hundió el orden político de Somalia, país que sucumbió a una guerra civil empeorada por la intervención estadounidense. El colapso político dejó la sociedad somalí sin defensas, situación que fue aprovechada por navíos procedentes de Europa, Estados Unidos, China y otros países para verter en sus aguas grandes cantidades de residuos tóxicos y radiactivos.
El abuso se hizo visible cuando, en 2005, un tsunami depositó en las playas y costas somalíes bidones corroídos y otras muestras de estos residuos.
Según el enviado de las Naciones Unidas en Somalia Ahmadou Ould-Abdallah, la porquería tóxica acumulada en pocos días por la catástrofe marina provocó úlceras, cánceres, náuseas y malformaciones genéticas en recién nacidos y, al menos, 300 muertes.
Pero las desgracias no terminan ahí. Aprovechando el desgobierno, una multitud de barcos de pesca empezó a faenar en las aguas frente al país, incluidas sus aguas territoriales.
En 2005 se calculó que pescaron allí unos 800 barcos de distintos países, muchos de ellos europeos y, más específicamente, españoles. Se estima que los ingresos generados durante un año por esta pesca extranjera ilegal ascendían a 450 millones de dólares.
El resultado fue la rápida disminución de unas reservas pesqueras que eran el principal recurso para las comunidades de pescadores del país, catalogado como uno de los más pobres del mundo.
Un reportaje de Al Yazira informa de que grupos de somalíes trataron de constituir un cuerpo autodenominado “Guardacostas Voluntarios de Somalia”, reuniendo dinero con el que pagar a la empresa estadounidense Hart Security, que se dedica a entrenar y formar luchadores y mercenarios por todo el mundo –y que, años más tarde, ha actuado como mediadora para el cobro de rescates en aquellas mismas aguas: ¡negocio redondo!–. Al parecer, hubo intentos de esos guardacostas voluntarios de negociar con los buques de pesca extranjeros para que dejaran de faenar o pagaran un impuesto para seguir haciéndolo, intentos que resultaron fallidos. El desenlace final fue lo que hoy se califica como piratería somalí.
En un país plagado de armas, desgarrado por bandas rivales y sometido a una situación económica desesperada, un desenlace así no debería sorprender.
A la vista de lo anterior es legítimo preguntarse: ¿quiénes son, en esta historia, los verdaderos piratas?
Hay en España quien propone que los atuneros españoles (que son sobre todo vascos) lleven militares a bordo para disuadir a los piratas. En el Parlamento vasco, los votos del PP y el PNV han hecho posible el pasado 8 de octubre aprobar una moción en esta línea. El Congreso ya lo había descartado meses antes arguyendo que la legislación española no lo permite. Francia sí lo permite, y hace tiempo que en el Índico los barcos de pesca franceses llevan militares a bordo.
Pero esta diferencia es de detalle: ambos países lograron que el 10 de diciembre de 2008 los ministros de Defensa de la Unión Europea aprobaran la llamada Operación Atalanta contra la piratería somalí, y que se diera luz verde al envío de entre 6 y 10 buques de guerra para “garantizar la seguridad” en el golfo de Adén con el mandato de vigilar las costas de Somalia, “incluidas sus aguas territoriales”.
Estos hechos muestran que el colonialismo no sólo no ha muerto, sino que está tomando nuevos bríos. Y un nuevo aspecto marcado por la crisis de recursos naturales, en este caso la pesca. Las flotas pesqueras de los países ricos, compuestas por buques con capacidad para moverse por todos los mares del mundo, esquilman un caladero tras otro: son las principales culpables de la sobrepesca que desde hace años viene destruyendo la capacidad de regeneración de las especies marinas y preparando un colapso de las capturas a escala mundial.
Las primeras perjudicadas son las poblaciones de los países pobres que dependen de la pesca local: ellas carecen de flotas potentes para pescar lejos de sus costas. El caso somalí es uno de los más sangrantes por las circunstancias políticas internas, pero no es el único.
España está recuperando sus blasones imperiales contribuyendo a empobrecer a uno de los países más pobres del mundo. Al hacerlo no sólo comete una injusticia, sino que práctica una política sin futuro también para sus habitantes. Porque cuando ya no haya caladeros por explotar en ningún rincón del mundo, ¿qué harán nuestros marineros y pescadores?
Es una indignidad aprovecharse de un país desangrado por una guerra civil y luego mandar a los soldados a defender una causa indefendible que no hace más que profundizar la tragedia de ese pueblo. Y si se quiere mirar desde otra óptica, ¿cuánto nos cuesta mantener la dotación de dos buques de guerra, un avión y 395 efectivos de la Marina española que tenemos destacados en la zona?
El caso tiene su moraleja. Un país desarrollado como España no debe, tras agotar sus propios recursos pesqueros, expandirse por los mares del mundo privando a otras poblaciones más pobres de sus medios de subsistencia, porque agrava la situación de esas poblaciones y las empuja a una resistencia que desemboca en aventuras violentas y salidas militares.
La solución hay que buscarla en casa, adaptándose a unos ecosistemas dañados y gestionándolos mejor (por ejemplo, con la piscicultura como alternativa a la pesca), y adoptando medidas previsoras para que nadie se quede sin trabajo y sin fuente de ingresos. Es inquietante que se esté haciendo exactamente lo contrario: optar por la huida hacia delante y por un neoimperialismo ecológico reforzado militarmente que sólo puede redundar en un empeoramiento de la situación.

*
[1] Dominio público blogs.publico.es/dominiopublico Joaquim Sempere
Profesor de Teoría Sociológica y Sociología Medioambiental de la Universidad de Barcelona

sábado, 28 de noviembre de 2009

GRACIAS, JESUSITO DE MI VIDA. LOS POLÍTICOS 10 AÑOS SIN COBRAR.

( María Teresa Fernández de la Vega, diciendo que por allí se va a Madrid -con lo feo que está señalar con el dedo-)

Si hacen como yo: limpios de pecados. Pero limpios, eh. Nada de mariconadas, se lían la manta a la cabeza, se echan al monte, a suerte y verdad, a comer de lo que caiga, y dale que te pego a la oración un día y otro día, y una noche y otra noche, al final, aparece Jesusito todo reluciente y te dice: vale, venga, que te lo concedo pesado, que eres mas pesado que Pepito.
Ya saben, el Pepito aquel que mató la vaca a besos y que por eso, injustamente, se ganó la fama de pesado. Cuando en realidad, es más cierto y verdadero que el mérito de Pepito no fue tanto el de haber matado a la pobre vaca a besos, sino el haberla resucitado besuqueándola después de haberla matado a besos.
Pues, ahí os quiero ver, amadísimo paisanillos míos, aplicaditos a la oración que Dios proveerá, y si por a o b no provee, será por j, o sea, Jesusín, porque esto de la historia funciona así: oración a un lado y otro.
He sido escuchado, y por ello no apretéis a correr, que no pasa nada, alegraos conmigo.
Leía yo pedazos de prensa, y piadosamente decía en mis plegarias: primero tú. Luego escuchaba los pedacillos de noticias que daban unos y otros, y con el fervor propio del caso, cerrando los ojos añadía: eso se lo aplicas a tu padre, hasta que por fín, fue llegado el día (ayer viernes) en que el anteproyecto de la ley de la Pijotada, que no sé por qué, el gobierno de Zapatero ha dado en llamar Ley de Economía Sostenible, seguramente para que desde el título hasta el punto final fuera mentira, pero en esto no quiero entrar, porque yo no me meto en política, lo mío es la oración.
Yo voy al meollo de la cuestión, a lo que Jesusito me ha concedido: a que los políticos desde el momento en que este escrito vea la luz, y hasta que no pasen diez años, diez, los políticos no van a cobrar, por la sencilla razón de que hasta que no pasen diez años, diez, no se empezarán a ver los resultados de la Ley de la Pijotada, según amenazas que nos han hecho la ministra de Economía y Hacienda y la vicepresidenta primera María Teresa Fernández de la Vega al presentarnos dicha Ley.
La economía va bien, no soy quién para discutirlo, la superación de la crisis bien también, y yo muy bien también, gracias.
Y como todo va bien, es lógico que el nivel de paro descienda, pero no lo hace. Y no lo hace no porque el número de parados no haya decrecido (mentira jodida), sino porque como todos los políticos se van a ir al paro durante diez años, hasta que se vea el qué del qué de la Ley de la Pijotada, es lógico y verdadero, porque, ya digo, los políticos se van a ir al paro, para que se cumpla la única verdad que contiene la mencionada Ley, como muy bien señaló la vicepresidenta primera: “que las cifras del desempleo seguirán siendo altas durante los dos próximos años”. Hasta las próximas elecciones para que no le empecemos a dar la tabarra con el problema del paro, y después de esas elecciones, gane Zapatero o el plastilínico Rajoy, el paro seguirá creciendo.
Pero esta última aseveración no la hace ninguna ministra ni me la ha revelado Jesusín, es mismamente mía, como lo están leyendo. Lo juro.
*

viernes, 27 de noviembre de 2009

MAS TRABAJO PARA EL FISCAL

(Mario Conde, ex banquero, ex presidiario y rico, diciendo: con estas manitas, con estas manitas)

A mi no me extraña que en un sistema corrupto como es este nuestro, la corrupción anide por donde le salga de la corruptibulis, donde el propio jefe del Estado, Su majestad el Rey, de pajas puede que ande limpio, pero de polvos no, según algunos libros que van apareciendo, y que según algunos autores, son libros en torno a los cuales se crea una especie de cesura para que el personal no sepa andanzas, aventuras y desventuras del Rey, porque el monarca campechano es da bute, tronco, qué passsa, eso ya lo sabemos, pero que de dónde sale la fortuna del Rey no lo sabemos.
Así, no es de extrañar, y luego pasa lo que pasa, que cualquiera dice, señala con el dedo… y, pelillos a la mar.
Un ejemplo de esta última aseveración se produjo el miércoles pasado, y de una forma tan pública como puede ser la cadena de radio COPE, que algunos llaman la cadena de los obispos, y porque no hay obispas todavía, que si no igual lo dirían. Yo el primero.
Anduvieron a la greña ese miércoles en la COPE el periodista de El País, Carlos E. Cue, y el ex banquero y ex presidiario Mario Conde, uno de los hombres más ricos de España, con lo que queda demostrado el tú roba, roba que algo quedará.
Los ricos no sólo son ricos, son campechanos también, prepotentes y con buena carga de chulería, no barata, porque han robado mucho y nos sale muy cara, pero chulería, que es de lo que se trata.
Y en base a todo ello, pero especialmente a la chulería, Mario Conde empentó algo contra el diario El País, y su periodista, Carlos E. Cue, le dijo:” “Usted que hablaba antes del modelo anglosajón, usted que fue condenado a 20 años por delitos gravísimos, usted que según el Banco de España dejó un agujero de 450 millones de pesetas en Banesto, usted que fue condenado por apropiación indebida de más de 600 millones de pesetas, usted que fue obligado a devolver 7.200 millones de pesetas… ¿cree que en el mundo anglosajón sería una persona que sigue siendo uno de los hombres más ricos del país, que está publicando libros porque tienen cierto éxito y que tiene suficiente prestigio como para ir por las televisiones y las radios dando su mensaje? ¿Cree que en el mundo anglosajón sería posible este fenómeno con una persona condenada a tantísimos años por tan graves delitos?”
[i]
Mario Conde no respondió al periodista de El País, ya he dicho que es muy chulo, y los chulos no tienen por qué responder a nada si no quieren ni sacan beneficio de ello.
No respondió a lo que le dijo el periodista de El País, pero sí, porque es muy chulo, respondió lo que quiso saliéndole por peteneras, y así dijo, acusando sin pelos en la lengua, como debe ser, que parte del dinero por el que había sido engatillado y llevado entre rejas, lo cobró “un miembro del consejo de administración de Prisa y "un señor que trabaja para ustedes en México, Navalón"
Y, aquí te quería coger yo, escopeta, en el Navalón este, en que según Mario Conde, no es un chorizo como él, sino más, porque Mario Conde fue al trullo, más o menos, pero el Navalón no.
Conclusión, el Navalón este tiene que ser procesado o bien Mario Conde por levantar falso testimonio contra él, pero esto si el fiscal quiere, si no, nada. Que tampoco pasa nada.
[i] Elplural.com, 26.11.09

jueves, 26 de noviembre de 2009

¡OJO ! MIERDA VIENE

TRADUCCIÓN AL BIBILITANO DE LA LEY- MILAGRO DE ZAPATERO PARA LA REFORMA DEL SISTEMA PRODUCTIVO.

En Bilbilis, la actual Calatayud, municipio zaragozano a poco más de 80 kms. de la capital, se tiene por costumbre el habla de la lengua castellana, o cristiana, dicho de forma coloquial, a cuyos términos nos ceñiremos para entender el cuento que mañana nos contará Zapatero.
Empezaremos por llamar a la ley de los milagros que mañana nos va a presentar, la ley de la Pijotada.
Mañana, maese Zapatero no se nos va a presentar con chaqueta en tonos marrones y holgadas hombreras, porque no nos va a querer trasmitir sensación de sucesos tristes que hemos de aceptar como cosa irremisible.
Mañana será día de euforia comunicativa (en Calatayud le llaman a esto puta mentira, y en mi pueblo lo mismo, que también allí hablamos el calagurritano), por tanto, lucirá ropa bien ceñida con contraste de colores definidos entre chaqueta, camisa y corbata y bien conjuntados, y el aspecto de Zapatero no será de decaimiento (y si lo es, puto fallo de sus asesores de imagen). La imagen cuando se trata de mentir es fundamental.
Si el lobo cuando se nos quiere comer se nos presentara de lobo, se iba a comer a su puta madre, porque saldríamos todos corriendo. Por eso el lobo cuando nos quiere comer se viste de político, y por eso los lobos tienen tanto dinero en los paraísos fiscales y son tan ricos y cuesta tanto aplicarles la ley común.
Confía Zapatero en el CRECIMIENTO ECONOMICO de la economía española, y en esto no le podemos quitar un ápice de razón. Pero crecimiento económico NO ES DESARROLLO ECONOMICO.
Con el crecimiento económico lo que si se asegura es que los que más tienen sigan teniendo más, y aseguradas las fuentes de crecimiento (apropiación de lo que otros producen) lo que queda asegurado es el procedimiento a través del cual el reparto desigual de la riqueza se perpetua.
En base a la confianza Zapatero va poner a disposición de los Ayuntamientos 5.000 millones de euros (5.000 millones de euros representan determinadas horas de trabajo de quienes trabajan o han trabajado, esto es de los trabajadores, o sea, que no son vaporadas de aire, sino trabajo realizado, frente a la confianza de Zapatero) y, los hechos al día de hoy demuestran, que al menos muchísimos ayuntamientos son de los que más hemos de desconfiar. ¿Y que se hace entonces con esos 5.000 millones de euros en los Ayuntamiento? Ponerlos a disposición de los empresarios autóctonos de esos Ayuntamientos empezando prioritariamente por los