martes, 3 de febrero de 2015

LA MUJER DEL EMBAJADOR DE ESPAÑA EN LA INDIA SE ENTRETIENE CON EL ESPIONAJE MARROQUÍ



No veo mácula de pecado alguno en que la mujer del Embajador en España en la India, señor Arestegui, ex portavoz de Exteriores del PP, en sus ratos libres, mientras su marido el Embajador trastea con sus asuntos, para matar el rato se dedique a mantener relaciones electrónicas (no se si diurnas o nocturnas, eso ya es algo que se me escapa) con la policía política de Marruecos[1], esto es, con su espionaje,  para informarle de esto, lo otro y lo demás allá, dentro siempre, que esto conviene decirlo para no mezclar churras con merinas, de la más prístina y estricta relación mujer de Embajador-Servicios secretos policía política marroquí, y sin mediación o trasiego de dinero Servicios secretos policía política marroquí-mujer de Embajador.

Yo no entro en esa cosa que dicen de que la mujer del César además de buena ha de parecerlo. Yo no entro en eso, porque de cesarismo ando flojo. No obstante, oiga, a mi me parece que la mujer del César es una puta y me la pueden vestir como quieran que puta se queda, tal que la mona, que pueden ustedes argüir cuantos eslóganes propagandísticos quieran a favor de las políticas del gobierno de Rajoy (con base en las políticas del PSOE), que la miseria de millones de españoles se deben a ellas, y que si llegara a ganar las elecciones la miseria y el dolor quedarían garantizados con tendencia a su perpetuación.

En resumidas cuentas, que la mujer del César es una puta (y si no, no haberse metido a mujer de César), que la mona es mona, que las políticas de Rajoy han sido y son (y serán si ganan las elecciones) las responsables de la miseria de millones de personas en España. Y en lo tocante a la mujer del Embajador de España en la India, pues no digo que haya de ponérsela bozal, que no hay necesidad de exagerar en esto, pero si unos guantes de boxeador cuando se acerque al teclado de su ordenador para que no tenga relaciones ni tentativas de ellas con el espionaje marroquí. Quien quiera espías que se los compre.



[1] Diario El Mundo. La mujer de Arestegui ayudó al servicio secreto marroquí. 02.02.2015

*++

ESPAÑA, LA PATRIA AMADA. UNOS MUEREN POR ELLA, OTROS PASAN HAMBRE EN ELLA Y ALGUNOS SE ENRIQUECEN A COSTA DE ELLA



Las empresas españolas se hacen fuertes en el mercado de los ejércitos a la carta

 LOS NUEVOS MERCENARIOS "MADE IN SPAIN"

Rebelión
10.01.2009

Las compañías militares privadas han ido aflorando en el mercado español. Formadas por ex militares, ofrecen todo tipo de servicios a empresas y gobiernos en las zonas más conflictivas del mundo.

Las compañías militares privadas se han consolidado como un nuevo actor en los conflictos bélicos. Una muestra de ello es la presencia masiva de contratistas privados en Iraq junto a las tropas de ocupación norteamericanas. Para el catedrático de Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales, Francisco Javier Quel López, la aparición de estas empresas “se enmarca en un proceso de privatización iniciado a principios de los ‘90 que afecta a la salud o al sistema penitenciario”. Así, se produce “la externalización de los servicios básicos del Estado en relación a la Defensa” que supone “un cambio de estructura de los ejércitos”. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos reconoce que “los conflictos armados, el terrorismo, el tráfico de armas y las operaciones encubiertas de terceras potencias, entre otras cosas, fomentan la demanda de mercenarios en el mercado mundial”.

El suboficial de la Armada española en la reserva y presidente de High Security Solutions, David Rivas reconoce en un artículo publicado en la revista digital Athena Intelligence que “se trata de una industria muy compleja a nivel legal, administrativo, logístico y operativo, lo que requiere profesionales con años de experiencia en el sector y sólidas redes internacionales de apoyo, basadas en la confianza del cliente, mayoritariamente gobiernos democráticos legalmente establecidos”.

Externalización de servicios 
Rivas opina que “la externalización de servicios por parte del Ministerio de Defensa en España es un hecho relativamente reciente y se ha caracterizado desde sus inicios por la reticencia a admitir personal civil que trabaje con el militar, y especialmente dentro de instalaciones militares”. “Los Estados son reacios a regular estos asuntos”, afirmó el catedrático Francisco Javier Quel López durante su intervención en las IV Jornadas de Seguridad y Defensa celebradas en la Universitat de València. “España no ha entrado a regular esto”, añade. “Es preciso que determinados servicios no se privaticen”, puntualiza. “El ánimo de lucro hace poco eficaz a estas empresas y además en la práctica no se ha probado que sean más eficaces que los ejércitos regulares”, explica. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos pidió en una resolución en 2003 a todos los Estados “que ejerzan el máximo de vigilancia contra todo tipo de reclutamiento, entrenamiento, contratación o financiación de mercenarios por empresas privadas que ofrezcan servicios internacionales de asesoramiento militar y de seguridad, y que prohíba concretamente que tales empresas intervengan en conflictos o acciones armadas para desestabilizar los regímenes constitucionales”. Entre las ventajas de la utilización de estos ejércitos privados, Darío Azzellini, autor de El Negocio de la Guerra, señala el vacío legal al respecto: “Formalmente son civiles, no pueden ser juzgados por la Justicia militar. Al mismo tiempo, en sus contratos se les asegura que no pueden ser sometidos a la justicia civil de los países en los que actúan. Prácticamente se crea un campo de impunidad”.


HALLMARK SECURITY SOLUTIONS S.L., DE IRAQ A MÉXICO
High Security Solutions es la marca comercial de Hallmark Security Solutions S.L., una empresa de capital mayoritario español, dedicada a los servicios de protección en viajes y transportes (generalmente a países conflictivos), protección de instalaciones (seguridad aeroportuaria y marítima, industria del petróleo), servicios de defensa y seguridad nacional e inteligencia. También ofrecen formación y servicios a gobiernos. Para ello buscan personal de entre 25 y 40 años, con al menos tres años de experiencia militar en unidades operativas, buen nivel de inglés o francés, de nacionalidad española (o de otro país de la UE), australiana, canadiense o estadounidense y sin antecedentes penales. Con oficinas en Venezuela, Reino Unido, Estados Unidos, Canadá, Chile y Kurdistán iraquí, Hallmark Security Solutions (HSS) es una de las principales compañías militares privadas del mercado español. Sus oficinas centrales están situadas en la calle Antonio López de Santander. Constituida en 2006, la empresa afirma que su equipo directivo “está formado por personal procedente del sector militar y relaciones internacionales”. Su presidente es David Rivas, un suboficial en la reserva de la Armada española que ha participado en diversas operaciones en Jordania, Iraq y Haití con la empresa norteamericana Hike Stalk Shoot International Inc., de la cual fue director de operaciones en Latinoamérica. Según los datos que constan en el Registro Mercantil, el 8 de Junio de 2006 fue nombrado administrador único de Hallmark Security Solutions S.L. Rodrigo Humberto Monroy Frausto.

Código ético 
Según su “declaración de principios éticos y legales”, la empresa “no prestará servicios de alta seguridad, protección, inteligencia o defensa a aquellos gobiernos, instituciones, organizaciones públicas o privadas o particulares que estén condenados por delitos relacionados con el narcotráfico, el terrorismo, crímenes contra la humanidad, racismo o xenofobia, delitos contra la libertad religiosa o de pensamiento, falta de respeto a las libertades y derechos fundamentales de las personas, delito de traición, espionaje político o malversación de fondos públicos”. También añade que la empresa prestará “servicios de Defensa sólo a gobiernos legalmente constituidos y reconocidos”.


Algunos clientes contrastan con el código ético de la empresa. Es el caso, por ejemplo, de las Fuerzas Especiales del Ejército jordano o del Grupo Cisneros, conocido por su implicación en el golpe de Estado de abril de 2002 contra el gobierno democrático de Hugo Chávez en Venezuela (cabe señalar que la empresa cuenta también con clientes de la órbita del gobierno en Venezuela como la Policía del Estado de Carabobo o el Cuerpo de Investigaciones Científicas y Criminalísticas, éste último dependiente del Ministerio del Poder Popular). HSS asegu