viernes, 7 de mayo de 2010

EL PAPANDREU CAE EN SU PROPIA TRAMPA

(Homenajeando a las tres primeras víctimas mortales originadas en Grecia por los disturbios sociales que está creando la especulacion financiera capitalsita)

La reacción social que las medidas aplicadas por el gobierno griego contra su propio pueblo, siguiendo el dictado de los que mandan efectivamente en la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional, atendiendo todos ellos a los intereses del capital financiero, ha costado ya la vida a tres personas, y antes este triple asesinato, consecuencia del desorden social, político y económico originado precisamente por el gobierno griego, UE y Fondo Monetario Internacional, el Papandreu nos aparece como escandalizado, demagógicamente escandalizado, podríamos decir, anunciando “que los culpables será detenidos”, que “la violencia engendra violencia y que "ni la violencia ni las piedras nos sacarán de la recesión, sino que nos crearán un mayor problema" Y, se queda tan Pancho el hombre después de esto.
No ha dicho ni hay que esperar que diga una palabra sobre las verdaderas causas que han originado los disturbios sociales que ahora mismo se están produciendo en Grecia: la explotación de la inmensa mayoría de la sociedad griega por parte de unos poquitos, a cuyo servicio está el propio Papandreu, la organización UE y el Fondo Monetario Internacional y que para mantener el predominio de esa exigua minoría sobre la inmensa mayoría de la sociedad griega necesita incrementar los niveles de explotación y agudizar la explotación a la que ya estaban sometida, contra la que se rebela la sociedad griega.
El Estado que no es un órgano de administración, como habitualmente se le denomina, sino el aparato jurídico político que tienen las clases dominantes para hacer cumplir sus intereses por encima de cualquier otra consideración, es el que se reserva de forma exclusiva todos los resortes de la violencia a través de sus diferentes organizaciones armadas y demás instituciones políticas y judiciales necesarias para que esa violencia pueda resultar legitimada para mantener las normas y orden de valores en el que se asienta la validación de los intereses de las clases dominantes que siempre son una minoría.
De manera que dándole la razón al Papandreu de que la violencia general violencia, nos encontramos con que el primer generador de violencia es el propio Estado, y por tanto, será al Estado actual al que habrá que irle buscando las cosquillas para que deje de ser violento, es decir, del Estado como instrumento político-represivo al servicio de la clase dom