jueves, 14 de enero de 2010

PUERTO PRINCIPE

(Habitantes de Puerto Príncipe antes del terremoto, disfrutando del progreso en época de vacas gordas. Pero muy gordas, gordísimas o más)

Puede decirse que Puerto Príncipe hasta que llegaron los españoles vivían como Dios les daba a entender, que debía ser muy bien, pero había que civilizarlos y, sobre todo, salvarlos.
Los Reyes Católicos eran así, como todos los reyes, que se lían a salvar gente y no dejan títere con cabeza, porque obtener riquezas es cosa muy trabajosa, requiere mucho trabajo, y por eso los Reyes Católicos que no eran peores que otros reyes ni más salvajes que cualquier banco moderno de los actuales, decidieron que era cosa querida por Dios y que los amerindios, los propios del lugar, debían trabajar y estar prestos a presentarse ante Dios en el momento más inesperado, porque al que se cantera les cortarían la cabeza, y cuando un rey dice algo no es cosa de tomárselo a chirigota.
Así que, algunos españoles, no todos los españoles (yo por ejemplo no estaba) los amerindios empezaron a enterarse de lo que costaba un peine y lo desalmados que fueron los buenos compatriotas míos que les fueron a enseñar el camino de la miseria y la opresión y, por supuesto, el otro camino en dos partes (por una parte el cuerpo y por otro la cabeza) que nunca puede faltar en la buena práctica cristiana oficial: el de vía directa que les conduce sin intermediario alguno al cielo.
Sentados los reales de los Reyes Católicos en 1503 a través del gran patriota español, Nicolás Ovando, se puso fin al gobierno indígena matando a unos pocos después de emborracharlos (cuando se es un hijo de puta el vino no puede faltar, si yo lo entiendo), y por esas cosas que pasan que yo te digo una cosa, tú a mi otra, me das un empujón yo a ti una patada en los riñones…, en fin, que nos calentamos, resultó que, por los colonos españoles, las enfermedades, y porque Dios quiso, eso también, en La Española, donde Haití ocupa una pequeña parte de la isla, junto a la actual República Dominicana, perdió un millón de habitantes entre 1492-1507.
Y esto que solo es un apunte histórico, aparent