martes, 11 de noviembre de 2014

NO ES CORRUPCIÓN EN EL REINO, ES EL REINO CORRUPTO


Las ‘casualidades’ genéticas y profesionales que se dan en torno al caso de la ‘caja B’ del PP
Los Genoveses: Un repaso a las increíbles coincidencias que van a llevar a que los imputados y posibles imputados ‘populares’ sean juzgados por personas que conocen de antiguo

EL PLURAL.COM
 10/11/2014

En resumen resumido, estas interrelaciones familiares, académicas, corporativas, profesionales y económicas se resumen bien a lo largo de la tesis que Mariano Rajoy explicitó en los años 80 cuando defendió sin pudor ni vergüenza, el determinismo biológico como explicación de las desigualdades sociales. Además de sus orígenes franquistas, somos conscientes que recordárselo les pone de los nervios, estas cúpulas desde su infancia se crían juntas y en muchos casos van y se casan entre ellos. Al igual que hicieron sus padres y sus abuelos, han ido o van a los mismos colegios y universidades católicas, apostólicas y romanas. Unos, como antes sus mayores, se hacen funcionarios de cuerpos minoritarios (abogados del Estado, miembros de la carrera judicial y fiscal, técnicos comerciales, etc.) donde casualmente los ecuánimes tribunales de oposición no siempre lo son como debieran serlo; otros se hacen empresarios o heredan negocios y despachos familiares, y algunos finalmente, pasan a dirigir entidades financieras.Desde hace años, todos aquellos que nos hemos acercado por curiosidad malsana a los clanes genoveses hemos ido descubriendo que, a pesar de los grande que es España y sus circunstancias, las cúpulas que los dirigen en sus diferentes ámbitos geográficos están relacionadas entre sí y, entre unas cosas y otras, por su forma de actuar y relacionarse se parecen más a unaUnión Temporal de Empresas (UTE) que a un Partido Político denominado Partido Popular (PP).

Y así, gracias a esta breve introducción que os acabamos de exponer y que llevamos años denunciando, pasamos a entrar en un tema de plena actualidad para abordarlos desde una perspectiva distinta a la estrictamente periodística que se limita a resumir e informar de lo que va sucediendo a nuestro alrededor.

Nos referimos a las múltiples casualidades tan casuales que se han ido dando cita en torno a la denominada Caja B del PP, descrita con todo lujo de detalle en los “Papeles de Bárcenas” y de manera más resumida en numerosos autos de juez Ruz, informes de la UDEF, de la AEAT y testimonios variopintos.

Y es que como decíamos anteriormente, parece mentira que con los grande que es España, el Partido Popular, la Audiencia Nacional, la abogacía hispana, la CEOE, etc. sea posible juntar tantas conexiones entre sus principales actores y protagonistas. Vayamos por partes.

En primer lugar, cual casualidades del destino, nada más llegar el Gobierno de Rajoy a los Ministerios más afectados por el Caso Gürtel / Bárcenas / PP / Caja B, se liaron la manta a la cabeza y no dejaron títere con cabeza.

Cambios casuales en la ONIF y en la UDEF

Así por ejemplo, en una operación de patada a la puerta, bajo la atenta mirada del astuto Montoro, visto y no visto, cesaron a los máximos responsables de la ONIF que casualmente estaban investigando las apaños fiscales y tributarios de los imputados en el sumario 275/08. También, visto y no visto, fueron sustituidos por nuevos responsables entre los que figuraban el actual Director de la AEAT y la inefable Pilar Valiente, ex Presidenta de la CNMV, cesada por el Caso Gescartera. A partir de aquí, la mancha de los cambios se ha ido extendiendo hasta llegar a las puertas del juzgado de Ruz.

Simultáneamente, el talibán de sacristía con rango de Ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz y su terminal en la policía con rango de Director General, entraron a fondo en la UDEF, la encargada de investigar la trama de donantes, donaciones, cuentas en el extranjero, etc., para, igualmente, no dejar títere con cabeza. Los cambios han sido tantos y tan frecuentes que ni ellos mismos se acuerdan a quien han cesado y a quien han nombrado. También se han tenido que parar ante la puerta del juez Ruz. Ya solo queda en activo un reducido número de buenos profesionales con rango de inspectores, subinspectores y oficiales del CNP que ciertamente son los mejores conocedores de los entresijos del sumario. Algunos de ellos  como en el caso de la Comunidad Valenciana, además han sido amenazados con querellas y otras lindezas parecidas.