miércoles, 2 de enero de 2008

¡SEGURO QUE ESTAMOS EN EL 2008 DEL XXI Y NO EN EL SIGLO XIX?

Mientras el Rey levanta su copa en Afganistán con los militares del Ejército español, y de paso, ya que estaba por allí, se da un bureo por Arabia Saudí para ver que tal me van a mí los petróleos por allá, los políticos Aragoneses andan jugueteando aquí a eso de la política, al brindis navideño; al ahora sí que sí; a la gallinita ciega y al planeamiento del mareo de la perdíz, para ver como nos la dan con queso otra vez, al tiempo que le preparan recursos públicos (sacos sobre sacos de millones de euros) a los tíos esos del Gran Escala, o de la Gran Cascada.
No sé muy bien como se tiene que escribir esa enorme zancochada de los "escalímetros" esos con el cuento de la inversión privada de 17 mil millones de euros para hacer decenas de casinos en el desierto de Los Monegros (¡ni que se hubieran vuelto tontos de remate los grandes capitalistas para arriesgar dinero de sus propios bolsillos).
Mientras todo eso acontece, que reina el Rey, brinda y mira por mis negocios, en tanto que los politicos aragoneses no prestan atención a los problemas domésticos, pero se las van averiguando el uno como alcanzar la gloria política en el gobierno central, el otro como seguir teniendo por el mango la sartén autonómica, y la mayoria de ellos, bien por cobardía personal, por ignorancia tambien personal o por simple amancebamiento de bolsillos, marchan en apretado haz al alegre son de "dame la manita Pepe Luis", para ver como se pone a disposición del Gran Escala ese los 17 mil millones de euros que se han encoñado en llevarse, lo cual supone mas hipoteca política y económica para Aragón, los vecinos de Aliaga, Teruel, a pesar de las instituciones aragonesas que las hay, de las representaciones políticas, que las tienen, y de esto y lo otro, que también lo tienen, han de movilizarse personalmente en la recogida de firmas, a favor de que una empresa allí establecida (que eso es desarrollo económico)pueda realizar sus actividades (cosa de huevos según me vengo barruntando), porque lo único que no tienen los vecinos de Aliaga, al igual que yo, son políticos dedicados a la defensa real de los intereses de quienes les han elegido.
La base argumental de los vecinos de Aliaga para que la empresa en cuestión pueda realizar sus actividades en el pueblo, aparecen en el documento que sigue y que se transcribe literalmente, para que quien tenga oídos oiga y quien cobre por ser político se deje de gilipolleces y trabaje:
"La Declaración
Por el desarrollo industrial sostenible de Aliaga y por la defensa de la planta de cogeneración y el proyecto de recuperación de CO2.
Introducción
Históricamente Aliaga ha sido una localidad próspera. Su crecimiento siempre ha estado motivado por la capacidad de emprender nuevos proyectos de sus habitantes, vinculados a los recursos propios de la zona. Ahora, Aliga tiene por delante nuevos retos: el impulso del turismo geológico y rural, el desarrollo de nuevos proyectos industriales, la consolidación de la calidad de vida de sus habitantes y la construcción de un futuro estable para nuestros jóvenes.
Sin embargo, existe el peligro de que uno de estos proyectos y, a su vez, una oportunidad para nuestra localidad, se pierda para siempre. Es el caso de la Central de Cogeneración de Aliaga (Cinca Verde), un proyecto industrial sostenible, innovador en Europa, que ahora puede perderse por la oposición de unos pocos particulares externos a nuestra realidad, que han basado sus críticas en un análisis impreciso y superficial de las posibilidades de futuro de este proyecto.
Esta planta emplea a 11 trabajadores de forma directa, más los servicios que se han desarrollado alrededor de esta industria sostenible y las oportunidades de futuro.
La realidad de la planta de cogeneración de Aliaga:
La Planta de Cogeneración de Aliaga que está funcionando desde 2002, tiene en proyecto cumplir con el protocolo de Kioto, desarrollando una planta de recuperaión del 100% de las emisiones de CO2 a la atmósfera.
Es un proyecto industrial sostenible innovador ya operativo en El Grado (Huesca) y en Les (Valle de Aran), cuenta con la ISO 22000 de Gestión de la Seguridad de Productos Alimentarios. Esta es la primera empresa ligada al sector de producción de energía eléctrica que recibe tal acreditación, y que se suma a su apuesta real por la calidad y gestión medioambiental que ya posee con la ISO 9001 y ISO 14001.
Por su parte, Aliaga tiene el derecho natural y la obligación de aprovechar los recursos y avanzar en el desarrollo socio-económico en equidad al resto de municipios de comunidades españolas.
No queremos, ni debemos, de forma irresponsable, dar la espalda a las oportunidades de inversión y desarrollo de nuestro entorno. El desarrollo industrial, auspiciado y regulado por las normas y dictámenes de seguridad y protección del entorno y medioambiente, deben ser impulsados por todos.
Finalmente, la paralización de proyectos industriales invita a la despoblación y al abandono de nuestras raíces.
Por todo ello, solicitamos en esta DECLARACION, el apoyo de todos los vecinos y visitantes de la comarca con la finalidad de exponer nuestra VISION a FAVOR DEL IMPULSO INDUSTRIAL SOSTENIBLE DE ALIAGA.
Nuestra visión: el impulso industrial de ALIAGA
1 ES PERFECTAMENTE COMPATIBLE con el proyecto y los esfuerzos para impulsar el DESARROLLO TURISTICO DE ALIAGA.
2 ES PERFECTAMENTE COMPATIBLE con el RESPETO del ENTORNO MEDIOAMBIENTAL DE ALIAGA.
3 ES UN FACTOR CLAVE para el desarrollo de nuevas OPORTUNIDADES LABORALES en ALIAGA y debe dinamizarse la oferta de puestos de trabajo directos e indirectos.
4 Asienta población, favorece nuestra calidad de vida, nuestros serivicios, nuestros comercios, nuestra escuela y mantiene nuestras raíces y tradiciones.
5 Debe ser una PRIORIDAD para los responsables del desarrollo económico de las administraciones locales, provinciales y autonómicas de Aragón.
6 Es una necesidad irrenunciable para garantizar el futuro de los ciudadanos que viven y residen los 365 dias del año en esta localidad.
7 Por todo ello, NO PARECE RAZONABLE, que la Planta de Aliga, que cuenta con el apoyo de la mayoría de los vecinos, entidades reguladoras y agentes del sector, SE CUESTIONE por la oposición de unos pocos particulares.
Nuestro apoyo
Por todo ello mostramos nuestro apoyo a esta DECLARACION:"
(Sigue un folio con formato para los datos personales y firmas de apoyo a la anterior DECLARACION transcrita)

"JUAN CARLOS I" AL MAR

Observará el lector a poco que preste alguna atención, la alegría, el gozo evangélico que me invade e inunda, cuando me llega a la cabeza que el próximo día del Señor, diez de marzo, al “Juan Carlos I” lo echan al mar (¡jalá sunda comumpeñasco!).
Y es que a mí, que Su Majestad (la Suya, no la mía) sea un revolucionario de la democracia, como le ha calificado el advenedizo ecologista de última hora. Al Gore, me la trae más bien floja, y como nos pongamos en plan quisquilloso, ni floja me la trae, porque Su Majestad tiene que ver tanto con la revolución y con la democracia como yo con Las Ursulinas de Monte Plano en Santa Manifestación Episcopal contra el PSOE en la Plaza de Colón de Madrid.
Me preocupa más, bastante más, que nuestros jefes, los que nos mandan comer conejo porque el sueldo no nos llega para más, y los que aspiran llegar al poder para seguir mandándonos comer otro conejo, que en realidad, más que jefes son Encargados Generales de Obras y Capataces de los grandes capitales que se disputan el poder entre ellos, nos preparen puta madre para la guerra, siendo la población española pacífica por antonomasia, como todas las poblaciones, cuando no se le pone un cabezón delante para ser seguido con una escopeta en una mano y una goma de borrar libros en la otra.
Porque, me digo yo a mi mismo, que los barcos de guerra son para la guerra, y eso y no otra cosa es el “Juan Carlos I”: un mata gente, un barco de guerra de 230,8 metros de largo (eslora lo llaman los marinos) por 32 metros de ancho (manga le denominan los marinos) que es capaz de transportar 46 carros de combate de los más gordos (también para la guerra) y 1.442 personas, de ellas, 902 entre soldados y soldadas, que de todo va habiendo en la guerra del Señor.
El velero bergantín