lunes, 21 de abril de 2014

AUTOPISTAS ESPAÑOLAS: UNA VARIANTE DE COMO NOS ROBAN NUESTROS DIRIGENTES: PP O PSOE

Las autopistas de los bancos y para los bancos, por tanto no son españolas, sino de los bancos y para los bancos, eso sí, pagadas por los españoles cuando se construyen, pagadas por los españoles cuando las utilizan, y vueltas a pagar cuando los bancos dejan de ganar, no están ni en Venezuela, ni en Cuba, ni en Corea del norte, por tanto no son los gobiernos venezolano, cubano o norcoreano, los que han robado, roban y pretenden seguir robando al pueblo español, tanto el actual del PP y los anteriores del PSOE, que tanto da Isabel como Fernando porque los dos nos han robado, nos roban y pretenden seguir robándonos. Lea quien sepa conducir para las próximas elecciones emepzando pro las europeas.


*

Treinta años después, el Estado vuelve al rescate de varias autopistas en quiebra
Autopistas: las constructoras siempre ganan

Rebelión
21-04-2014 
“Ya no somos el viejo país atrasado que se queja, sino un país moderno y próspero”, clamaba José María Aznar en 2003 durante la inauguración de la Radial 2, una de las cuatro autopistas de peaje que rodean Ma­drid y una de las nueve que hoy se encuentran en quiebra o al borde de la misma, con deudas de 4.600 millones de euros. 2003 fue también el año en que la Empresa Nacional de Autopistas (ENA), nacida de la nacionalización de tres autopistas de peaje de Galicia, Asturias y Na­varra, rescatadas en 1984 después de su quiebra, volvió, una vez sanea­das las cuentas, a manos privadas.

Hoy, 30 años después de la primera quiebra, once después de la privatización de ENA, la historia se repite. Como ya ocurrió en 1984, el Gobierno rescatará las autopistas en bancarrota, esta vez tras hacerles una quita del 50% de la deuda.

El resto, unos 2.400 millones de euros que las empresas concesionarias aún deben a los bancos tras la quita, serán asumidos por el Estado a través de un ‘banco malo’ de autopistas, una nueva ENA, que pagará a las entidades financieras a través de bonos a 30 años. Lo que, segú