jueves, 23 de febrero de 2017

APOYO ABSOLUTO A LOS ESTIBADORES. ELLOS NO TIENEN POR QUÉ GANAR MENOS. SON LOS TRABAJADORES, EN GENERAL, LOS QUE TIENEN QUE GANAR MÁS, PUESTO QUE SON LOS QUE HAN CREADO Y CREAN LA RIQUEZA QUE NO DISFRUTAN (URDANGARÍN NO ES ESTIBADOR, SINO DISFRUTADOR NETO DE RIQUEZA QUE-NO-PRO-DU-CE)



Yo no sabía cuanto ganaban los estibador. Ahora tampoco lo se con exactitud. Pero por mucho que ganen, seguro que gana menos que Manuel Pizarro; Aznar; Almunia; Blesa; Rodrigo Rato y una larga chorizada de gente que sin aportar nada positivo para el disfrute de la sociedad se enriquecen y siguen, siguen, siguen. Por ejemplo, Mariano Rajoy es rico y no trabaja para aportar bienestar a la sociedad, cosa molongona, no?

Sin más datos, estoy a favor de los estibadores, porque son trabajadores, y si reciben un sueldo por su fuerza de trabajo, quiere decir, que el valor creado con su fuerza de trabajo es superior al valor que reciben en concepto de salario, cuya diferencia se la queda alguien para enriquecerse a costa del trabajador.


* * *

[Si ganan ellos, ganamos todos] El gobierno pretende aprobar ya la reforma antiobrera de la estiba y los estibadores anuncian un plan de huelga



Por Kaos. Lucha de clases
23.02.2017
Cualquier lucha de un colectivo de trabajadores en defensa de sus puestos de trabajo merece nuestra solidaridad de clase. Si además ese colectivo ha sido históricamente un ejemplo de lucha y de coordinación internacional arrancando salarios y derechos que son un referente para el resto de la clase trabajadora, esa solidaridad se convierte en una lucha del conjunto de la clase obrera contra su explotación.



















El gobierno español, al amparo de la normativa antiobrera de la Europa del Capital, pretende imponer al colectivo de trabajadores de la estiba portuaria su despido masivo -pagado además con dinero público- y la precarización del empleo, para regocijo y beneficio de la patronal del sector.

Cualquier lucha de un colectivo de trabajadores en defensa de sus puestos de trabajo merece nuestra solidaridad de clase. Si además ese colectivo ha sido históricamente un ejemplo de lucha y de coordinación internacional arrancando salarios y derechos que son un referente para el resto de la clase trabajadora, esa solidaridad se convierte en una lucha del conjunto de la clase obrera contra su explotación.

Asistiremos estos días a una intensificación de la campaña mediática, tanto del gobierno como de la patronal, contra el colectivo:  privilegiados, salarios abusivos… Nuestro deber es estar con ellos: si ellos ganan, ganamos todos, puesto que con su triunfo estaremos en mejores condiciones para reconquistar los viejos derechos, tanto laborales como sociales, que nos han ido arrancando en las últimas décadas.

Colectivo Kaosenlared
 


Fomento aprobará la reforma de la estiba sin consenso y con una huelga convocada en los puertos

Sindicatos y patronal de estibadores suspenden la negociación hasta la próxima semana
El Ministerio de Fomento aprobará la reforma de la estiba en el Consejo de Ministros de este viernes, según confirmaron a Europa Press en fuentes del Departamento, con lo que lo hará sin el pretendido consenso del sector, toda vez que la patronal y los sindicatos de estibadores han suspendido hasta la próxima semana las negociaciones que mantienen para tratar de acordar determinados aspectos de esta reestructuración del gremio.

El Gobierno aprobará asimismo el Real Decreto Ley de la reforma de la estiba mientras los sindicatos del ramo tienen convocado un calendario de tres semanas de huelgas en los puertos a partir del próximo 6 de marzo.

“Es la única forma que tenemos de defendernos y manifestar nuestro rechazo al Real Decreto Ley de Fomento”, aseguró Antolín Goya, coordinador de la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar, principal sindicato de estibadores, al termino de la reunión con la patronal de este miércoles.

Además de a los paros, Goya apeló también a la “responsabilidad” de los grupos parlamentarios del Congreso, dado que la reforma tiene que ser validada por la Cámara Alta tras su aprobación en Consejo de Ministros.

Así, les pidió que, en ese supuesto, rechacen el texto o bien incorporen al mismo, vía enmienda, las reivindicaciones de los estibadores o los acuerdos que pueda lograr en su negociación con la patronal.

De su lado, el Ministerio de Fomento “animó” a que prosiga esta negociación entre trabajadores y empresas, a pesar de la aprobación de la ley de reforma. En un comunicado, el Departamento que dirige Íñigo de la Serna insistió en que la negociación colectiva es el ámbito donde se pueden dirimir reivindicaciones del sector que no tienen cabida en la ley, y recordó que tienen un plazo de un año para acordarlas una vez se apruebe el texto legal.

No obstante, esta negociación entre patronal y sindicatos presenta actualmente una “situación de bloqueo absoluto”, según indicó Antolín Goya tras el encuentro de este miércoles, el segundo celebrado con el mediador designado por el Gobierno, el presidente del Consejo Económico y Social (CES), Marcos Peña.

LA PATRONAL DUDA DE ASUMIR TODOS ESTIBADORES.

Además, Goya desveló que en la reunión “se puso de manifiesto” uno de los “mayores temores” que el Real Decreto Ley de Fomento genera a los estibadores en cuanto a la de destrucción del empleo.

Según relató, la patronal Anesco indicó que no puede comprometerse a subrogar a todos los 6.150 estibadores que actualmente se encargan de la carga y descarga de mercancías en los puertos. La organización empresarial solicitó unos días para “calcular, puerto por puerto, con cuantos trabajadores pueden quedarse y a cuantos se despedirán”. De ahí que las negociaciones quedaran suspendidas hasta el próximo martes.

Por todo ello, los sindicatos, además de los paros, mantienen su principal reivindicación, que la reforma incluya una garantía del empleo del actual colectivo de estibadores.

Asimismo, siguen reclamando al Ejecutivo que aplace de nuevo la aprobación del Real Decreto Ley por el que se reformará el sector hasta que haya un acuerdo entre las partes, y que vuelva a sentarse en la mesa de negociación.

POSICIÓN “DICTATORIAL” DEL GOBIERNO.

Goya considera a Marcos Peña una “buena elección” como mediador, pero recordó que “no tiene capacidad de incidir en el texto legal de la reforma”. “Por ello debe haber un representante del Gobierno en la negociación, alguien que garantice que lo que se acuerde puede figurar en la ley”, incidió.

“Es absolutamente necesario que el Gobierno cambie su actitud dictatorial y sea capaz de presentar una reforma que se adapte a lo que pide la UE, pero también respete el empleo e incluso que se respete la negociación colectiva”, añadió, al asegurar que no queda claro que esta negociación quede garantizada con la actual redacción del Real Decreto Ley.

Fomento pretende reformar el sector de la estiba para adecuarla a la normativa europea y evitar una sanción que, según el Ministerio, el Tribunal de Justicia de la UE está a punto de fallar contra España.

Para ello, con su Real Decreto Ley articula un periodo de tres años para que desaparezcan las sociedades de gestión de estibadores portuarios (sagep), firmas que actualmente monopolizan el sector porque de ellas dependen todos los estibadores y controlan su contratación por parte de las empresas que operan en los puertos.


http://www.coordinadora.org/noticias/nacional/14765-fomento-aprobara-la-reforma-de-la-estiba-sin-consenso-y-con-una-huelga-convocada-en-los-puertos


*++

ENSEÑANZA: EDUCAR ES LO CONTRARIO DE AMAESTRAR



Comparecencia de Agustín Moreno ante la subcomision del Congreso
Propuestas para un pacto educativo

Rebelión
Cuarto Poder
23.02.2017


Sabemos que el proceso no va a ser fácil. Hay incluso quien dice que un “pacto educativo de todos” es prácticamente imposible si lo negocian solo los partidos políticos aunque sea en el ámbito parlamentario. Y dan razones de peso. Por un lado, la experiencia de los intentos anteriores para este mismo fin demuestra que la intransigencia de sectores conservadores, religiosos y privados impidieron alcanzar a un acuerdo.

Por otro, la existencia de dudas más que razonables: ¿Es posible un pacto con quienes apuestan por una escuela excluyente a través de reválidas, itinerarios y otros mecanismos de segregación?, ¿con los que replantean la gratuidad de la educación con copagos y tasas exorbitantes?, ¿con los que reducen el peso y la calidad de la educación pública en beneficio de la privada-concertada?, ¿con los que han dejado la participación de las familias, profesores y alumnado en algo testimonial?”

Quizá la única manera de superar las dificultades para alcanzar un acuerdo educativo sea fijar los principios y finalidades básicas que debe tener la educación. Y establecer un proceso participativo de todos los agentes implicados: comunidad educativa (familias, alumnado y profesorado), partidos políticos, sindicatos, entidades y expertos, mareas, etc.

La importancia de la educación es múltiple. Su finalidad es conseguir el amor y el gusto por el saber, el desarrollo integral y moral de las personas, la formación de ciudadanos críticos y comprometidos con la mejora de la sociedad en la que viven, la igualdad de oportunidades y la equidad social. Además, el sistema educativo debe contribuir a propiciar una salida de la crisis y un nuevo modelo productivo basado en una mayor cualificación y en el empleo decente de los trabajadores.

Hacer efectivo el derecho a la educación en condiciones de igualdad requiere fortalecer la enseñanza pública. Una empresa de tal envergadura solo pueden hacerla realidad los Estados para garantizar una escuela para todos de calidad y de forma gratuita. La educación es el cimiento de una sociedad y el Estado democrático no puede dejarla en manos de empresarios que fundamentalmente buscan hacer negocio con ella.

Un sistema de educación democrático debe ser consecuencia de un acuerdo social, político y territorial alcanzado a través de un proceso democrático en el que participe la comunidad educativa y todos los interlocutores necesarios. No se pueden pactar unas pocas medidas de maquillaje: la comunidad educativa y la mayoría de fuerzas políticas están pidiendo la derogación de la LOMCE. Una ley que dé estabilidad al sistema educativo necesita participación, debates y consensos que consigan cambiar la dinámica que han tenido las últimas leyes. Por eso, más allá de los formalismos y las audiencias, les pedimos que arbitren la manera de asegurar una participación real en las negociaciones de la comunidad educativa.

Tanto en el contenido como en el procedimiento es un punto obligado de partida el “Documento de bases para una nueva Ley de Educación, Acuerdo social y político educativo, elaborado por una amplia representación de las fuerzas sociales y políticas, colectivos y mareas por la educación pública. Las líneas básicas no pueden ser otras que concebir la educación como un derecho público y un bien común. Debe asegurarse una escuela pública de todos y para todos, con una financiación del 7% del PIB, porque la educación tiene que estar al servicio de la sociedad y no del mercado.

Nosotros queremos creer en ustedes, señorías, en su buen trabajo, en que van a colocar la educación pública como la primera p