viernes, 26 de enero de 2018

DESDE UNA ÓPTICA MILITAR: LA ESPAÑA Y CATALUÑA DE CASI AYER, HOY (y a lo mejor mañana)


Catalunya: la línea divisoria

Manuel Ruiz Robles / Portavoz del colectivo de militares demócratas Anemoi, capitán de navío de la Armada, vocal de la Junta Directiva de la Asociación Civil Milicia y República ACMYR.
22-01-2018

yugos os quieren poner
gente de la hierba mala
Miguel Hernández (1910-1942)


El bloque monárquico

Durante la dictadura franquista el Reino de España encarcelaba, torturaba y ejecutaba a ciudadanos demócratas en nombre del imperio de la ley.

Durante la democracia neoliberal el Reino de España continúa aplicando medidas coercitivas extremadamente violentas frente a los procesos sociales que le son adversos.
Lo vienen haciendo desde su refundación en junio de 1977 mediante torturas; secuestros; ejecuciones extralegales; colaboración militar con dictaduras sanguinarias; golpes de estado; multas; embargos; presos políticos; violencia masiva sobre una población civil, pacífica e indefensa; impunidad de crímenes contra la humanidad; leyes regresivas; agitación nazi; persecución de denunciantes; etc. (*)

Su núcleo político activo lo constituye el bloque monárquico.

La Ley de Amnistía

La llamada Ley de Amnistía mantiene vigente la impunidad de los asesinos. Restos humanos, procedentes de las víctimas del terror franquista, permanecen en las cunetas diseminados por todos los rincones de la geografía nacional, sin que ningún Juez se persone y ordene su exhumación. Ello es una prueba evidente del carácter ilegítimo y criminal del régimen del 78, nacido de una transición política impuesta por los poderes que sustentaron la dictadura.

La citada Ley preconstitucional ha sido utilizada como pretexto para paralizar la investigación judicial sobre los crímenes del franquismo iniciada por el juez Baltasar Garzón, que acabó costándole su puesto de trabajo y la expulsión de la carrera judicial.
Quienes la defienden, como una pretendida conquista democrática, mienten.

Ley de Amnistía y UMD

Dicha ley amnistió delitos de sangre, incluidos los crímenes contra la humanidad del franquismo, quedando excluidos los militares de la Unión Militar Democrática UMD, condenados en Consejo de Guerra. Esta organización de militares había sido auto-disuelta el 26 de junio de 1977, días después de las elecciones del 15 de junio. Una organización cuya única actividad “subversiva” consistió en difundir en el seno de las Fuerzas Armadas valores democráticos, que más tarde recogió la constitución de 1978.

La ley fue aprobada por una mayoría arrolladora del Congreso de los Diputados. Los diputados socialistas Carlos Sanjuán (andaluz) y Julio Busquets (catalán) se abstuvieron. Ambos habían sido dirigentes de la auto-disuelta UMD, fundada y liderada por el respetado comandante Luis Otero.

En aquellos años 70 del siglo pasado conocí al comandante Carlos Sanjuán, que fue mi inmediato superior jerárquico en la citada organización clandestina. También tuve ocasión de conocer al capitán Julio Busquets, que vino a mi domicilio unos días antes del golpe borbónico del 23-F, en donde intentamos analizar la grave situación militar por la que atravesaba el país. Julio aprovechó la visita para dedicarme su libro “El militar de carrera en España” y acordar una reunión con el diputado socialista Luis Solana, miembro de la comisión de Defensa del Congreso.

La reunión tuvo lugar a puerta cerrada, en un despacho privado. En ella me encontré con el comandante Miguel Bouzay un coronel cuyo nombre no recuerdo. Alerté de la inminencia de un golpe militar; un rumor ampliamente generalizado a pie de calle. Luis Solana afirmó que no existía riesgo alguno, que no había nada de lo que yo decía. Julio Busquets permaneció en silencio durante toda la reunión, muy serio, con semblante preocupado. Días después se producía el golpe del 23-F, desvelado por Diario16, y salía a la luz la famosa lista del gobierno del general Alfonso Armada.

La UMD fue una organización fuertemente centralizada, formada por pequeños grupos totalmente estancos entre sí. Una vez auto-disuelta, en junio de 1977, algunos compañeros nos mantuvimos en contacto varios años, liderados por al actual coronel Luis Otero, llevando a cabo una intensa actividad de información anti-golpista, que se prolongó hasta mediados del año 1986. Esta actividad se complementó con artículos de opinión que escribimos y publicamos en Diario16, en donde nuestro compañero el capitán Fernando Reinlein, que había sido uno de los dirigentes de la UMD, ejercía como periodista, dándonos todo su apoyo.

Conocí en septiembre de 1977 al comandante de Infantería de Marina Miguel Bouza, recientemente fallecido siendo ya coronel, al que me unió una entrañable amistad por su actitud democrática; muy respetado en la Armada por su gran profesionalidad e inteligencia. Había liderado un pequeño grupo de Oficiales de Marina en la UMD. También conocí en esa fecha al entonces teniente de navío Antonio Maira, compañero con el que he compartido y comparto muchos puntos de vista sobre la transición y la actual crisis de Estado. Ha sido promotor y cofundador de Colectivo Anemoi, en febrero de 2013, aportando su gran arrojo, experiencia y talento político.

Antonio lideró en Cádiz un pequeño grupo de Oficiales de la Armada, en aquellos años agitados, entre los que se encontraba el alférez de navío Manuel Pardo de Donlebún, hoy capitán de navío, cofundador del Colectivo Anemoi.