sábado, 9 de mayo de 2015

TELEFÓNICA. LOS TELEFÓNICOS JEFES SALEN DE LA CRISIS ROBANDO A MANOS LLENAS DE UNA EMPRESA QUE ERA DE TODOS LOS ESPAÑOLES


TELEFÓNICA Y SU CADENA DE EXPLOTACIÓN
Brais Benítez / 03.05.2015
Sociología Crítica
La Marea
Jornadas laborales de hasta 12 horas diarias, de las cuales sólo cotizan cuatro; trabajo de lunes a domingo y un salario que apenas alcanza los 800 euros al mes, a los que hay que descontar el gasto en carburante y aparcamiento derivado de los desplazamientos para instalar ADSL y fibra óptica o para efectuar reparaciones. Éstas son las condiciones de trabajo que padecen miles de empleados en todo el Estado del eslabón más débil de la cadena de contratas y subcontratas sobre las que se apoya Telefónica para maximizar beneficios: 3.178 millones de euros en 2014, 4.593 millones un año antes.
Tras años de progresiva precarización de las condiciones laborales en la multinacional de telecomunicaciones –y 50.000 empleos fijos menos– desde que el gobierno de Felipe González pusiera las bases para su privatización en 1994 y Aznar la culminase dos años después, la reducción de precios del nuevo contrato ha desatado la batalla: por primera vez, miles de trabajadores y trabajadoras que están subcontratados o trabajan como autónomos para diferentes empresas se han unido en una huelga indefinida para luchar contra su empleador final. “A pesar de llevar tantos días en paro la gente cada vez tiene más ánimos, porque para cobrar un salario de 600 euros es preferible aguantar hasta el final”, expone José Luis Amaro, trabajador de una subcontrata y miembro del comité de huelga de la Comunidad de Madrid.
La coordinación entre los trabajadores tiene un especial valor dada la atomización entre los empleados. Para un mismo trabajo, hay quienes están en plantilla de Telefónica, quienes trabajan para