martes, 5 de mayo de 2009

PARA VERGÜENZA DE POLÍTICOS ARAGONESES E INTELECTUALES DE POSTIN

(Cortes de Aragon, primeros responsables oficiales de las condiciones de vida de los aragoneses)


Uno es del siglo pasado, lo reconozco. Y, claro es, no soy moderno.
Se sabe, y no porque yo lo haya descubierto, que lo moderno de hoy mañana es antiguo, o que lo moderno de ayer hoy es antiguo, así que, no habiendo sido nunca moderno dificilmente podría hacerme antiguo.
Soy, sí, no tengo porque negarlo, joven desde hace muchos años, en el caso de que ser joven fuera tener los ojos abiertos y estar dispuesto siempre, y en la medida que uno pueda, a enderezar lo que se ve torcido.
Así, pues, siendo del siglo pasado y no habiendo pasado la modernidad por mí, puedo decir una vez más lo que ya venía diciendo desde el siglo pasado sin que ello sea ni viejo ni antiguo: que esta sociedad nuestra basada en el modo de producción capitalista, camina a marchas forzadas hacia el fascismo.
Por fascismo entiendo hoy lo que ya entendía entonces: unilateralidad y simpleza mental, que tampoco es descubrimiento mío. Lo había dicho Ortega y Gasset, también en el siglo pasado, en el primer tercio.
Y viene a cuento este artículo, porque ha sido hoy, cuando en una conocida emisora de radio, Radio Zaragoza, he podido escuchar una noticia y dos opiniones, una de un hombre y otra de una mujer, y después de considerar los mensajes que encerraban me ha llevado a pensar, que si estos políticos actuales tuvieran una ligera brizna de vergüenza, deberían hoy estar todos de patitas en la calle por decisión propia, esto es, por dimisión, dada su incapacidad manifiesta de solucionar problemas, y como consecuencia, haber sido incapaces de trasladar a la sociedad que un ser humano es bastante más que un bolsillo colgado de un estómago.
La noticia aludida ha sido que una empresa de fuera de Zaragoza ha llegado a esta Ciudad y ha contratado determinadas obras a cambio de no cobrar los días no laborables que trabaje, esto es, a cambio de que sus trabajadores ese día no lo cobren.
Y, a mi esto me aparece bien, si hay seres tan envilecidos, con una nula conciencia de ser personas, que no cobren por su trabajo que no cobren, pero el empresario que ha hecho esa propuesta debe ir directamente a la cárcel, junto a todos los que de una manera u otra hayan podido intervenir en que la tal empresa haya conseguido la obra en cuestión, sin ninguna excepción.
Una de las opiniones que he mencionado, la del hombre, era un trabajador que se quejaba amargamente de que fuera una empresa de fuera la que viniera a Zaragoza con rebajas salariales para poder contratar obras, cuando, oh, sorpresa, esa misma rebaja la podría hacer, según este trabajador, cualquier otra empresa zaragozana. Y así, decía este hombre (por ponerle un nombre para entendernos), que él ya había hablado con su empresario para que no lo echara a la calle y le pusiera el sueldo que le diera la gana al empresario.
Argüía a su favor este trabajador, para justificar su bajeza como ser humano, que tenía que pagar la hipoteca, y no sabe este simple, que es mas simple que el mecanismo de una cuchara, que por actitudes de vileza como la suya, otros trabajadores, desde luego más dignos que él y con las mismas necesidades que él, podrían