martes, 22 de marzo de 2011

SEGÚN Y CÓMO Y QUIEN ME PAGUE Y LO QUE ESPERE LLEVARME AL BOLSILLO

(Las bombas de nueve de los veintiocho paises que forman la OTAN y que caen sobre el pueblo libio, sólo matan a Gadafi y sus gadafines)




Leo en la prensa que los intelectuales españoles están a favor de la nueva guerra contra el pueblo Libio (porque todas las guerras son contra el pueblo que es el que la paga y la sufre, mientras sus dirigentes se meten la manguera del chupe en la boca) que tienen recién liada algunos españoles (no toda España, po favó), junto a otros “algunos” europeos, americanos del norte y árabes (y no la comunidad internacional, po favó).
Y para mi que en esto de los intelectuales hay un error de fondo, porque intelectual es quien utiliza el intelecto, y no hay nadie que lo use tanto y de forma tan vital como los peones de albañil, porque con tan sólo un error, tan sólo con un mal paso dado fuera del andamio: sin peón que nos quedamos, peón aplastado contra el suelo que nos queda. Y esto no es ocurrencia mía, sino de don Miguel de Unamuno que sabía mucho sobre intelectuales.
Otro que andaba algo puesto también en lo tocante a intelectuales era don José Ortega y Gasset, el que venía a decir, que decir lo que todo el mundo dice no tiene gracia, puesto que lo dice todo el mundo, y que por tanto la función del intelectual consistía en adelantarse a su tiempo, es decir, a decir lo que por venir estaba.
Así que no creo yo que los peones de albañil españoles, que son las más intelectuales de todos, estén muy de a