jueves, 27 de febrero de 2014

QUÉ HAY EN JUEGO EN UCRANIA

Qué hay en juego en Ucrania / Olga Rodríguez


Olga Rodríguez  / eldiario.es
 Sociología crítica
 2014/02/25

EE.UU. ha intervenido activamente diseñando el cambio de Gobierno en Ucrania, y así lo refleja una filtración reciente | Washington ha subrayado la importancia de los 5.000 millones de dólares invertidos en Ucrania para obtener las “aspiraciones europeas” del país | El gas ruso, la geopolítica y los intereses de la OTAN hacen de Ucrania un escenario clave.     
Ucrania está marcada por una profunda corrupción que inunda todos los aspectos de la cotidianidad de sus habitantes. 

“Si quiero tener garantías de que voy a cobrar una ayuda por desempleo, sé que debo sobornar a alguien”, me contaba recientemente una mujer ucraniana.

Corrupción y pobreza

El pago de dinero negro a algún funcionario para obtener una ayuda estatal, una pensión o un visado que permite la entrada en países de la Unión Europea es algo habitual en este país reinado por una oligarquía que apuesta por Occidente o por Moscú en función de sus intereses.

La pensión media es de unos 140 dólares al mes. El sueldo medio mensual es de unos 290 dólares, una cantidad claramente insuficiente en una nación donde hasta el médico pide una “recompensa” por sus servicios. Además, el país experimenta una enorme brecha entre ricos y pobres. 

Por eso no son pocos los ucranianos que viajan a la UE en busca de salarios con los que poder mantener a su familia. Según datos de la Organización Internacional para las Migraciones, en septiembre de 2011 el 14,4% de los ucranianos -es decir, 6,5 millones- eran emigrantes, y la población se estaba reduciendo en 330.000 cada año a causa de la marcha de personas en busca de trabajo en terceros países.

Esta situación económica y social, mezclada con la corrupción y con el poder de una oligarquía que goza de gran impunidad, es clave para entender el caldo de cultivo en el que se generan las protestas. Muchos ucranianos tienen razones más que suficientes para protestar y para desear un cambio real en su país. El riesgo que corren es pensar que la Unión Europea será la solución a sus problemas.

La oferta europea 

Por otro lado, la UE nunca ha ofrecido a Ucrania un acuerdo de integración, sino un simple pacto de “asociación y libre comercio”. Dicha oferta, que se iba a firmar el pasado noviembre, fue finalmente rechazada por el Gobierno de Yanukóvich, lo que provocó la organización de las protestas en Kiev, convocadas por la oposición política. Yanukóvich argumentó que dicho acuerdo pondría en peligro sus relaciones comerciales con Rusia y pidió a cambio una compensación económica que la UE se negó a entregar. 

La oferta de la Unión Europea a Ucrania contemplaba la eliminación de aranceles y de barreras comerciales a los capitales de la UE. Iba acompañada de la promesa de “ayudas económicas” a cambio de que Ucrania adoptara una serie de duras reformas dictadas por el Fondo Monetario Internacional, organismo que está obligando a países como España a bajar sueldos, aplicar recortes y eliminar o reducir ayudas y subsidios. 

Ucrania es además un importante socio comercial para Rusia, país al que destina más de un cuarto del total de sus exportaciones. El Acuerdo de Asociación propuesto por la UE habría abierto el mercado ucraniano a la Unión Europea: los productos comunitarios habrían podido entrar sin aranceles en un mercado con 45 millones de consumidores potenciales, perjudicando a los productos ucranianos, sin capacidad para competir frente a los de la UE.

En noviembre, tras el rechazo de