lunes, 23 de junio de 2014

UNIÓN EUROPEA: ¿QUIÉN LA QUIERE COMO ESTÁ?

Ucrania: se profundiza la guerra, se incrementa la resistencia popular antifascista 

Alberto Cruz 

Sociología Crítica

  2014/06/19
La guerra ya es abierta en Ucrania. Vístase como se quiera, de una parte está la Ucrania fascista –representada por la junta filonazi de Kiev, respaldada por quien se presenta como nuevo presidente, Piotr Poroshenko, y ambos no hacen nada sin el beneplácito y los planes de Occidente, especialmente de EEUU- y de otra la Ucrania antifascista que hay que situar principalmente en las proclamadas repúblicas independientes de Donetsk y Lugansk. Desde la elección de Poroshenko, el 25 de mayo, la guerra ha adquirido un nivel desconocido: bombardeos de la fuerza aérea, ataques con artillería pesada, helicópteros de combate, tanques, francotiradores y tropas de asalto fascistas están afectando a diferentes ciudades como Slaviansk, Kramatorsk y a barrios de Donetsk, la quinta ciudad más grande del país.

Junto a esta constatación, otra: cada vez es más evidente la internacionalización de la guerra. Mientras que la junta filofascista de Kiev cuenta con el apoyo de mercenarios occidentales y nazis polacos y lituanos, la resistencia antifascista cuenta con el apoyo de chechenos. Pero hay un dato nuevo: las constantes revueltas en el ejército ucraniano negándose a cumplir las órdenes represivas y que en unos primeros momentos hicieron que la ofensiva de Kiev contra el Donbáss fuese muy limitada se han paralizado ahora, especialmente en la aviación, con la presencia cada vez más segura de pilotos georgianos. Entender lo que ocurrió en Georgia en 2008 y su intento de parar la secesión de Osetia del Sur y Abjasia, lo que llevó a la intervención rusa, es vital para entender lo que está sucediendo ahora en Ucrania y el por qué Rusia está aguantando todo lo que puede ante la extensión de la guerra contra los pro-rusos.

Esta internacionalización de la guerra ha dado un vuelco a la situación y provocado un aumento sustancial del número de muertos entre la resistencia dado que los ataques contra sus ciudades ya son abiertos. Hasta este momento los pilotos ucranianos se habían negado a bombardear las ciudades del Donbáss, por lo que la tesis de la presencia de georgianos cobra cada vez más fuerza. El dato no es baladí. Demuestra que el acierto de la resistencia al derribar un helicóptero ucraniano el pasado 29 de mayo, en el que iba el general que reorganizó la Guardia Nacional incluyendo en la misma a los batallones nazis del Maidán, fue un duro golpe para la junta filonazi, quien busca desesperadamente la revancha y sabe que sólo es posible con la contratación de mercenarios y la cada vez mayor presencia de nazis, que no dudan en ejecutar a los soldados que se niegan a disparar contra sus conciudadanos.

Pero eso, al mismo tiempo, hace emerger las contradicciones en la Ucrania “pro-occidental”. Se están extendiendo las manifestaciones, pequeñas aún, en toda esa parte del territorio contra la guerra en apoyo de los destacamentos militares que se niegan a cumplir las órdenes. Este ha sido el caso de Volhinia, Rivne, Lviv y Poltava. Un vídeo de la revuelta militar en esta última ciudad de puede ver aquí (1). En Volhinia soldados del tercer batallón de la 51 Brigada se negaron a ser utilizados en operaciones de combate y contaron con el apoyo de 200 madres y esposas expresando que su postura era una muestra de protesta clara porque ya seis de sus compañeros de armas habían muerto en operaciones en Donetsk; en Rivne fueron soldados de la 24 Brigada Mecanizada; en Lviv los familiares de los reclutas cortaron árboles e hicieron barricadas para bloquear la autopista Lviv-Fratovets e impedir el traslado de los jóvenes al Donbáss. Es un hecho: está creciendo la frecuencia de las rebeliones de soldados ucranianos que se niegan a combatir.

Quienes tenían alguna esperanza en que Poroshenko hiciese algún movimiento para parar la guerra tras ser proclamado presidente se han llevado un chasco. Incluso en Rusia se pensaba que era el menos beligerante de todos los candidatos. Pero su discurso de toma de posesión no deja dudas: el ucraniano será el idioma único aunque “permitirá” el ruso, acuerdo de asociación política y económica con la UE, “consolidación de las fuerzas patrióticas [es decir, aceptación de los fascistas] en favor de una Ucrania en la EU”, “la gente ya ha hablado cuando la revolución [en referencia al Maidán] y rechazando la agresión [en referencia a Rusia]”.