viernes, 13 de agosto de 2010

AMIGOS PARA SIEMPRE

CON TODO MI AFECTO Y CONSIDERACION DEBIDA, UNA BROMA, A QUIENES DELICTIVAMENTE HACEN QUE LA SOCIEDAD ESTE MAL Y PEOR QUE SE PONDRA

(2/2)
Artículo Uno de Uno. Dado que no se es tonto del todo, sino bromista, y se es consciente de la escasez de caudales en la que queda el Estado (pero solo por unos momentos) en el momento de la promulgación del presente decreto (¡que es que ya está en vigor!, no me distraigan) para mantener todo su aparato productivo, desde ayer, el tío del botón de la máquina de hacer dinero se ha vuelto loco, y como tal, desde ayer (se insiste en este punto), lleva dándole al botón para crear el dinero necesario hasta su equivalente a la riqueza real del Estado Español, cuyos dineros ya están siendo transportados en camiones, furgonetas y carretillos de mano a la Banca Pública que no hay que crear, porque ya estaba creada.
Sólo es menester, que el sabio Felipe González, tarea en la que nos consta ya está liado, devuelva al Estado la misma Banca Oficial que regaló a sus amigos banqueros privados, al coste para el Estado de cero pelotero unidades dinerarias (¡y ligerito, Felipe que esto urge!).
Artículo Uno de Uno. Queda abierta la veda para que empresarios que trabajen en sus empresas, trabajadores todos que lo deseen y demás gentes de buen vivir, puedan acudir a la Banca Oficial (que Felipe González ya ha devuelto al Estado y dejado las cosas en su sitio) con sus correspondientes proyectos para producir aquello que sea necesario socialmente, a fin de que la misma, estudiados los proyectos pertinentes financie los mismo con el nuevo dinero coloreado. y facilite los recursos financieros necesarios (¡y a tomar por el culo l