lunes, 24 de diciembre de 2018

FRANCIA, QUIEN SE MOJA, PECES. CON CAPOTE GRANA Y ORO, A LO MÁS QUE SE PUEDE LLEGAR ES QUE QUIEN TIENE VOTOS DE CASTIDAD LABORAL, SANTIAGO ABASCAL, AY MI SANTIAGO, DE VOX, LLEGUE AL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS


Francia. La ofensiva neoliberal de Macron desestabilizada

Sobre el movimiento de los chalecos amarillos


Patrick Le Moal
Viento Sur
22.12.2018

En Francia vivimos una situación inédita: un impetuoso movimiento social, inventivo e incontrolable. In extremis, con esta movilización de los chalecos amarillos estamos festejando el 50º aniversario de las luchas de Mayo 68. Ahora bien, las características de su movilización muestran hasta qué punto las condiciones de la lucha de clases se han modificado a lo largo de estos 50 últimos años. Se trata de una conmoción, hemos entrado en el siglo XXI.

Este movimiento, que no lo impulsó ningún partido ni sindicato sino que emergió a partir de las redes sociales, con su dimensión nacional y su determinación ha desestabilizado la apisonadora neoliberal de la start up Macron.

Comenzó con la firma de una petición que se extendió como la pólvora a nivel nacional y obtuvo un apoyo masivo de la gente. Nada que ver con un trabajo paciente e incluso informal de las organizaciones sociales, para movilizar. Y una vez iniciado, no ha parado y se ha radicalizado con mucha rapidez.

La movilización y la respuesta del gobierno

La primera convocatoria fue para el 17 de noviembre, día que se establecieron 2500 bloqueos de rotondas en cientos de localidades, en las que participaron al menos 300.000 chalecos amarillos.