jueves, 25 de mayo de 2017

SUERTE, "JORNADA", QUE PROBLEMAS Y HAMBRE NO FALTARÁN

 


El diario se publicará en papel y pondrá el acento en la vida cotidiana y luchas de las clases populares
Jornada: un periódico cooperativo, de base popular y en catalán

25.05.2017


Nace con modestia, sin ánimo de dar lecciones. Los periodistas del periódico Jornada, nuevo diario en formato papel y digital, cooperativo, de base popular y escrito en catalán, no niega el buen trabajo que realizan muchos redactores de los medios de comunicación convencionales. Pero buena parte de estas cabeceras se hallan en manos de grandes empresas. En los últimos años ha florecido una pluralidad de iniciativas económicas, sociales y culturales “alternativas” a los discursos oficiales. ¿Por qué no extender este tipo de proyectos a los medios de comunicación, de manera que puedan visibilizarse todos los días en los quioscos? Es la pregunta que se hizo el grupo promotor en el verano de 2016, y que ha dado alas al periódico Jornada, presentado el 24 de mayo en la Cooperativa Aragó Cinema de Valencia. En otoño dieron el siguiente paso, al comenzar con el estudio de mercado y viabilidad económica. Con el panorama ya más despejado y los pies en tierra firme, el grupo inicial decidió dar un paso al frente con la cooperativa.

Integran la redacción 28 personas (todos ellos con contrato y socios de la cooperativa), lo que incluye a los periodistas, la gerencia económica, el área comercial y la mercadotecnia. Quieren avanzar poco a poco, “de momento ir creciendo más en colaboradores que en estructura”, afirma la directora Laia Altarriba, que previamente ha trabajado en los periódicos Ara, Gara y Berria y ha sido directora del Anuari de l’Espai Català de Comunicació. “Necesitamos medios de base popular capaces de llegar a las grandes audiencias”, es su declaración de principios. También, como afirmó en una entrevista en Ona Mediterrània: “Queremos un medio de toda la gente inquieta que considera que este mundo es injusto, desigual y se ha de poder cambiar”. El periódico saldrá diariamente a los quioscos con excepción de los lunes, con la idea de ajustar los costes y de que los periodistas tengan una jornada de descanso. Está previsto que de martes a viernes cuente con 24 páginas, 32 el sábado y 40 el domingo.

Uno de los retos consiste en disponer de una significativa comunidad de suscriptores, dado el actual declive de la venta de prensa en los quioscos. Entre febrero y abril de 2017, el diario Jornada alcanzó el primer centenar de socios promotores (hoy ya son 150). La viabilidad de la iniciativa depende, según calculan los promotores, de llegar a los 8.000-10.000 suscriptores, que abonen 25 euros mensuales por la suscripción diaria y 12 euros al mes por la correspondiente al fin de semana. Ahora se trata de reunir, hasta el verano, un mínimo de 200.000 euros, que se agregarían a los 100.000 euros ya obtenidos. En los meses de septiembre y octubre está prevista una campaña de suscriptores. “Pero 300.000 euros no resultan suficientes para arrancar”, matiza Laia Altarriba. De ahí que no renuncien a las subvenciones de las instituciones públicas (por ejemplo, las ayudas a la prensa en catalán), la contratación de “paquetes” de suscripciones o solicitar un préstamo a la banca ética. Si las previsiones se cumplen, el periódico podría estar en la calle el próximo mes de noviembre.

Una de las claves para el lanzamiento son las campañas informativas, en las que se explica el contenido y objetivos del nuevo medio. Ayer se presentó en Valencia, el 25 de mayo en Barcelona y el día 26 en Palma de Mallorca. La directora explica otra de las ideas centrales: “Que el periódico sea riguroso, esté bien hecho, sin sensacionalismo ni noticias ‘basura’, y que hable de la vida cotidiana de las personas”. La nota informativa difundida durante la presentación del periódico hace hincapié en el último aspecto. Señala que las portadas de los grandes diarios dan la palabra y la imagen a líderes políticos, dirigentes empresariales y futbolistas de ensueño, mien