viernes, 25 de abril de 2014

EL JUICIO POLITICO Y MANIPULADO DEL JUEZ ELDIPIO SILVA POR LA JUSTICIA DEL REINO DEL REY

Unespiaenelcongreso  
23 abril 2014
 
Blesa, en el banquillo... pero acusando al juez que lo encarceló
Blesa, en el banquillo… pero acusando al juez que lo encarceló

Para quien no haya podido seguir en directo la segunda jornada del juicio contra el magistrado Elpidio Silva –acusado de prevaricación por encarcelar al banquero Miguel Blesa (Bankia y Caja Madrid)–y solo se informe por una buena parte de la prensa digital o de papel o por las televisiones o radios, no podrá salir de su asombro: el culpable es el juez y la víctima el banquero. ¿El mundo al revés? Esta es la crónica de una manipulación anunciada que jamás se podrá leer en España -donde aún imperan la censura y  las directrices políticas –que jocosamente los periodistas llaman resignadamente “doctrina”– en unos medios de comunicación arruinados y sostenidos por la publicidad del Gobierno y los créditos bancarios irrecuperables– y que tendrá su continuidad hasta el próximo lunes.

Elpidio Silva y su ex abogado Cándido Conde Pumpido, obligado por el tribunal a defenderle. Insólito.
Elpidio Silva y su ex abogado Cándido Conde Pumpido, obligado por el tribunal a defenderle. Insólito.

La segunda sesión del juicio al magistrado Elpidio Silva, candidato del Movimiento RED que encarceló al banquero Miguel Blesa, responsable de la quiebra de Bankia, del fraude de las preferentes y de uno de los agujeros financieros más profundos de la Unión Europea, fue lo único que no defraudó: retransmitido por “streaming” desde Eldiario.es y a pesar de las interferencias, interrupciones y deficiencias del sistema de audio de la sala, cientos de miles de ciudadanos pudieron comprobar con sus propios ojos la pantomima: los jueces Arturo Beltrán y María Tardón, el fiscal Manuel Moix y los abogados de Miguel Blesa y de Díaz Ferrán (presidente de los empresarios hoy en la cárcel por estafa) encabezados por Carlos Aguilar, la emprendieron contra un juez acusado de prevaricación que además carecía de abogado y solo podía hablar cuando interrumpía la farsa.

María Tardón
Los jueces María Tardón y Arturo Beltrán: concejala del PP, asambleísta de Caja Madrid y magistrado militar: una opereta

Ciudadanos expulsados del juicio, protestas en la calle contra Blesa y gritos en favor del juez, pero una buena parte de los periodistas españoles alineados contra el magistrado que osó encarcelar al símbolo de la corrupción en España. Parecía una consigna emanada desde el régimen, pues todos los partidos guardan un sospechoso silencio ante el atropello judicial, salvo “Podemos” de Pablo Iglesias, y la Izquierda Unida de Cayo Lara.
Ante observadores internacionales del Parlamento Europeo reclamados por Elpidio Silva y su abogado Cándido Conde Pumpido, el espectáculo de como se pretende degradar a un magistrado que tuvo la osadía de encarcelar a un banquero corrupto en España, registró este miércoles un reguero de sorpresas:

Abogado y fiscal
El abogado de Blesa, Carlos Aguilar, y el fiscal Moix: un pasteleo bochornoso

Una magistrada (María Tardón) fue denunciada por el periódico Infolibre por haber pertenecido a la Asamblea de Caja Madrid (la que aprueba las cuentas del banco), además de desvelar que fue teniente de alcalde de Madrid con el PP; un investigador de la Guardia Civil denunció que “alguien” (solo es posible que fuera del Ministerio del Interior) le sopló a Blesa que su teléfono estaba intervenido, el acusado (Elpidio Silva) no podía nombrar nuevo abogado ni declarar o preguntar a nadie si no lo hacía interrumpiendo. Y aún así, muchos periodistas se pusieron en contra suya al emitir sus crónicas, reprochándole esa actitud, como puede comprobarse en varios de los titulares registrados al término de la sesión (13.30 horas). “Era lógico que estuvieran interceptadas mis comunicaciones”, se justificó sin rubor Blesa cuando le preguntaron por el “soplo” de sus “pinchazos” telefónicos.

El juicio resulta una pantomima para cualquier espectador desapasionado
El juicio resulta una pantomima para cualquier espectador desapasionado

Fueron los agentes de la Guardia Civil quienes corroboraron que fueron ellos quienes indicaron al juez Silva que habían descubierto indicios de criminalidad en la compra del City National Bank of Florida y en el crédito que Blesa le concedió a su amigo el empresario Díaz Ferrán y que nunca devolvió (22,5 millones de euros). Elpidio Silva solo pudo decir, frente al magistrado Beltrán que le impedía hablar, que el testimonio del sargento de la benemérita que investigó el “caso Blesa” tenía un gran valor aunque al banquero y a sus abogados “no les gusta lo que manifiesta porque dice la verdad”. La pantomima de juicio, que Elpidio Silva ha denunciado por su manifiesta nulidad procesal, llegó al extremo que su abogado, Cándido Conde Pumpido, imploró salir de la sala porque estaba “entre la espada y la pared”: Silva pidió apartarlo del proceso por las “presiones” y “amenazas” sufridas y el presidente de la sala, Arturo Beltrán, le obligaba a quedarse y defenderlo sin su consentimiento.

Blesa se presenta como víctima
Blesa se presenta como víctima

También los espectadores y el público asistente pudieron comprobar el “pasteleo” entre el fiscal Manuel Moix, el banquero Miguel Blesa y sus abogados, hasta el punto que Elpidio Silva rogó que el representante público “deje de guiar al testigo” Blesa con sus inocentes preguntas que le servían en bandeja las cómodas respuestas, como los cortesanos hacían con el manirroto rey Fernando VII cuando jugaba al billar. El banquero, por su parte, no se recataba en leer una “chuleta” cuando era preguntado por cuestiones que probablemente sabía de antemano.
El magistrado Beltrán expulsó además de la sala a una preferentista a la que multó además con 100 euros. “¡Pero si no tengo ni para comer!”, señalaba la pobre señora, a la que el banco de Blesa había estafado sus ahorros. “¡Esto es insólito en un tribunal español!” alegó Elpidio Silva, mientras el fiscal Moix se reía y le acusaba de “demagogia” y el abogado de Blesa, Carlos Aguilar, imputado también en otras causas judiciales, se mofaba del juez y le llamaba “individuo”.

Titular de El Diario.es de Nacho Escolar
Titular de El Diario.es de Nacho Escolar

El servilismo del fiscal Manuel Moix hacia Blesa llegó incluso a la hilaridad al sugerirle, mediante una pregunta, que debía pedir “daños y perjuicios” contra Elpidio Silva, lo que desencadenó entonces la airada protesta del público, expulsado ya en bloque. Lo mismo ocurrió cuando el banquero dijo que Elpidio Silva había destruido su “prestigio” público, privado y familiar, “que lo tenía” antes de la quiebra del banco. En su descargo, Blesa dijo que no había participado en ninguna operación de venta de armas, aunque uno de los correos electrónicos, que también los magistrados se niegan a incorporar a la causa, desvela que medió en esa operación junto a su amigo José María Aznar, el político que lo nombró. Esta fue la unica sorna que se permitió el juez encausado: