miércoles, 26 de enero de 2011

CRISTO BENDITO HACIENDO MILAGROS ERA UN APRENDIZ DEL MILAGRO

(Pues, nada, compañero del metal Rajoy y compaña, que cuando estés en el reino de la Moncloa, entre todos terminaremos de hacer la reforma laboral que el otro compañero del metal, Zapatero, ha empezado)

Que Cristo con un pan duro y unas cuantas sardinas de las baratas diera de comer a 10.000 transeúntes no tiene ninguna gracia. Se ve que no era Hijo de los mercados internacionalités financieros, y por eso no quería quitar más que calamidades, el hambre, por ejemplo.
Cualquiera en su lugar con dos dedos de frente se habría formado un Prica o un Carrefur y se habría hecho de oro, y además se podría haber hecho también un buen sindicato de estos que hay a las órdenes del jefe.
O sea, que Cristo en lo tocante a milagros, nada, un simple aprendiz como mucho.
Para milagros de verdad los del secretario de Comunicación de CCOO, Fernando Lezcano, que con un simple comunicado te enturbia la mente a la vez que un gato lo convierte en liebre y se queda tan Pancho, y nosotros en volandas por entre las nubes que es un primor.
Hay que reconocerle, tanto a Fernando Lezcano, en su función de funcioneta sindical pagado con dinero de los trabajadores, como a la propias jefaturas de CCOO, UGT, PSOE y una larga etceteridad, lo artístico, el rumbo y tronío, incluido el salero de me cachis en la mar, que tienen para que en sus discursos comunicativos sin decir nada, creamos los trabajadores que defienden nuestros intereses, cuando en realidad lo que hacen es sacarnos las entretelas a nosotros para que cuatro garrapatas del capital se enriquezcan más.
Es lo que tiene cuando yo caigo, por mediación de milagro sindicalero, en el éxtasis de Santa Teresita, que era del pre PP, viendo los borriquillos en vuelo, ¡es que son tiernitos, y son tan dulces sus cagajones…!
Pues, bien, aquí un tonto entontecido. Se ha puesto de una leche el funcioneta de CCOO, Fernando Lezcano, contra el gobierno de Zapatero que vamos vamos la tal ferocidad comunicativa del Fernandito este.
Como lo leen, le ha dicho el Fernandito a Zapatero que como no apruebe en el Consejo de Ministros del próximo 28 la reforma de las pensiones tal y como quiere Zapatero, todavía se va a enfurruñar más.
Zapatero vía engaña bobos empezó la negociación de la reforma de las pensiones pidiendo 40 años (para que con el garbanceo de la negociación se quedara en 37) de cotizaciones para tener derecho a la jubilación completa, CCOO y UGT, dice que ni hablar de los 40 años, que con 37 se conforman, que es en realidad lo que quiere Zapatero, el PP y demás grupos de derechas en el Congreso: dos años más que actualmente, de 35 a 37, pues esto pide el Fernandito, 37 y ni uno más, como zapatero quiere.
Como Zapatero no ha trabajado en su vida, y no creo yo que con la edad que tiene lo vaya a hacer en lo sucesivo, cree que dos años más de trabajo para jubilarse, de lso 65 actuales a los 67 años no es nada, y como además se lo habían mandado sus amos del mercado internacionalité financiero, vino mas chulo que un ocho y dijo que la edad de jubilación a los 67 años. Pero con el Fernandito se ha tomado el Zapatero.
El Fernandito le ha dicho, furia de por medio, que de los 67 año de jubilación para todos ni hablar, solo elásticamente y con mucha flexibilidad, que los policias antidisturbios no pueden estar pegándoles palos de muy señor mío a los trabajadores con 67 años, así que, elasticidad, mucha elasticidad, que en definitiva se trata de marear la perdiz, de hacer que el personal no se entere de que la reforma laboral se tiene que concretar en trabajar mas años para ganar menos y de que los 65.000.000 de euros (sesenta y cinco mil millones de euros) caigan en manos de la banca, que es de lo que se trata, y para lo que Fernandito como funcioneta sindicaloide de CCOO, en plena concordancia y concomitancia con al jefatura de UGT, esta a partir un piñón con Zapatero ahora y Rajoy cuando caiga, pero con furiosidad atilinosa y sindicalera, que el pastel no se pude descubrir.
Y yo aquí, mirando como vuelan los borriquillos retozones por entre las nubes. Y es más, ahora, pero ahora mismo, han empezado a llover también de las nubes (porque no va a llover de los adoquines, que tan obnubiladamente tonto no soy), piruletas de sabor a fresa y limón, y de jamón serrano, que son las que más me gustan.

*++