sábado, 31 de mayo de 2014

BRASIL: FUTBOL, CRECIMIENTO ECONÓMICO, QUE NO DESARROLLO Y OÉ, OÉ, OÉ

 

En Brasil no ha gobernado nunca ni Zapatero ni Rajoy, el neoliberalismo si ha gobernado y está gobernando.

 Es más, ni Casillas, ni Iniesta, incluso ni Messi, defraudando a la Hacienda pública española, matan a los niños con sus propias manos para limpiar las calles a fin de que el fútbol luzca con su prístina pureza.

Y todavía más de más. En Brasil a los niños en la calle no los mata nadie, mueren por muerte natural, porque después de pegarles cuatro tiros, lo natural es que se mueran.

En Brasil matan a niños de la calle para limpiar las ciudades y dar buena imagen en el Mundial.

Y todavía más de más de más: ni Casillas, ni Iniesta ni Messi se meten en política. Yo tampoco.

*++

Las noticias de retrasos en las obras, chapuzas, revueltas sociales, accidentes laborales y demás se han quedado en minucias al lado de la espeluznante denuncia que hace Mikkel Jensen, periodista danés, y que ha desvelado la revista Placar.
 

barsil 
 
Jensen, periodista freelance, soñaba con cubrir el Mundial de fútbol, “el mejor deporte del mundo”, en Brasil, “un país maravilloso”. Pero el sueño ha mutado en pesadilla después de que el danés decidiese viajar con unos meses de antelación al país suramericano.
 
Mikkel estuvo en Fortaleza, para él “la ciudad más violenta” de todas las que serán sedes del torneo, y regresó impresionado. Horrorizado, más bien. Tanto que ha decidido renunciar a ese sueño de acudir como periodista al Mundial.
 
Y explica las razones en un espeluznante relato publicado en su perfil de Facebook:
“Desde hace casi dos años y medio llevo soñando con cubrir el Mundial de Brasil. El mejor deporte del mundo en un país maravilloso. Hice un plan, me fui a estudiar a Brasil, aprendí portugués y estaba preparado para volver.
 
Y en septiembre de 2013 volví. El sueño se iba a cumplir. Pero hoy, dos meses antes de la fiesta de la Copa del Mundo, he decidido que no voy a seguir aquí. El sueño se ha convertido en una pesadilla.