domingo, 19 de abril de 2015

MARIANO RAJOY. NO TE QUIERES ENTERAR... YÉ YÉ (PERO TE LO VAMOS A DECIR HASTA QUE DES DE CABEZA EN LOS JUZGADOS)

Tangentópolis española: 705 políticos y el clan gallego
 abril 17, 2015

Montoro prende la mecha con Rato pero detrás van numerosos amigos de Rajoy




Montoro y Rato: “matar al padre” que lo nombró o ser acusado de encubrimiento y complicidad

Luis Fraga, Luis Bárcenas, Iván Yáñez, José Ramón Varela, Enrique Beotas (†), Tito Pajares, Ángel Brea de Benito, Jesús González Mateos, Jesús Alvarez Fernández-Represa, Javier Fernández o Hernández, Javier Botín, ÁngelSanchís, Francisco Muro de Iscar, Jorge Rosenvinge, Autopistas del Atlántico (AUDASA), Autopistas Concesionaria Española S.A. (ACESA, hoy Abertis), Internet SaludigitalV&SMultimedia, JB Capital Markets, Gabana, Fundación SinequanonBrixco S.A, LaMoraleja S.A… ¿Qué tienen en común todos estos nombres de particulares y empresas? Una investigación de “Espía en el Congreso” revela que una buena parte del discreto “clan gallego” de Mariano Rajoy, que se conjuró para llevar al político compostelano hasta la Moncloa, está en la lista de los 705 defraudadores fiscales que oculta el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.


En el Gobierno atribuyen a Luis de Guindos la fallida amnistía fiscal de 2012, aunque la firmó Montoro

Sin embargo, la mecha ya ha sido prendida y detrás de Rodrigo Rato figuran los nombres de políticos y empresas asociadas a ellos que medraron con las concesiones y contratas públicas, inversiones en fallidos medios de comunicación digitales, autopistas, plantas de residuos… Hay senadores, diputados, jueces, funcionarios, abogados, periodistas que trabajaron en partidos políticos… Y al final, una cuenta en Suiza: la 8401489 del Dresdner Bank. La Agencia Tributaria española ya posee el informe de la consultora suiza Info4c sobre los “Politically  Exposed Persons” (PEPs) que tenían firma en la Confederación Helvética y que repatriaron sus fondos a España con la amnistía fiscal de 2012, un escándalo que conmocionó a la comunidad financiera internacional porque fue la primera decisión tributaria que adoptó el flamante Gobierno de Mariano Rajoy. La mayor influencia se le atribuye a Luis de Guindos(Lehman Brothers) como ministro de Economía. Pero el decreto lo rubricó Cristóbal Montoro.


 Montoro y Rajoy: el presidente teme que su ministro siga tirando del hilo de los 705, pero él no se quiere inmolar

Azuzado por la Comisión Europea y el Banco Central Europeo, que ven detrás de cada político español del régimen bipartidista un defraudador o mentiroso en potencia (ha tumbado numerosas estadísticas económicas españolas por fraudulentas y ha apercibido al régimen por falta de garantías jurídicas y libertades en numerosas ocasiones), Montoro se ha echado atrás.Algunos dirigentes del PP, sabedores de la hecatombe que tendrá lugar el próximo 24-M con el auge de los nuevos partidos y el brío con que la sociedad civil española ha tomado las riendas de la crítica política, la moralidad pública, el empoderamiento civil y la opinión ciudadana,no desean mezclarse ya con un presidente que optó por el gesto impasible y el disimulo como única forma de hacer política.

 Guindos y Montoro: discrepancias ya sin disimulos

Mientras sus amigos más cercanos de ese clan gallego se enriquecían en la sombra a manos llenas otorgando favores en forma de contratas públicas, las clases medias se empobrecieron drásticamente. Varias oleadas degeneraciones de jóvenes sin futuro y otras más de profesionales que apenas habían cumplido los 50 años se vieron abocadas a unparo descomunal: entre desempleados y exiliados laborales, la cifra de víctimas de la crisis se acerca a las 7 millones de personas, una buena parte de las cuales ya ni se registran en las inútiles oficinas del antiguo INEM (hoy SEPES). Rajoy, Guindos y Montoro los borraron del mapa, no existen. Hasta las estadísticas de suicidios se suprimieron y los medios oficiales, siempre dóciles y ahora además arruinados, se aprestaron a seguir las consignas del espeso silencio.

 El “nucleo duro” del Gobierno echó a Rato a la hoguera. Quedan 705 más.