sábado, 11 de mayo de 2013

HACIA LA UNIDAD DE LA IZQUIERDA


Público apoya a 15M e IU en un proceso para crear un «ambiente unitario». 
 2/2 

IU prescinde en ese debate de la lucha republicana organizada 

SEGUNDA 

TITULAR

Izquierda política y movimientos sociales: ¿Un futuro en común? El tabú sobre la influencia o participación de los partidos políticos en las plataformas surgidas a raíz del 15-M puede estar rompiéndose. En las últimas semanas han aumentado los rumores que apuntan a la creación de un frente común entre formaciones de izquierdas y movimientos ciudadanos para plantar cara al austericidio desde la calle y las instituciones que podría tener un contexto electoral. El proceso, de momento, atraviesa la fase inicial. Ambos polos confluirán en Madrid en junio 

LUIS GIMÉNEZ SAN MIGUEL / DANIEL DEL PINO
Madrid 
10/05/2013 22:54 
Actualizado:11/05/2013 00:33 

Puede que Mariano Rajoy pensara que aprobando esta semana una descafeinada ley contra los desahucios podría mitigar la fuerza y repercusión de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) y su Iniciativa Legislativa Popular, pero en realidad lo que han obtenido él y su Gobierno ha sido una sonora derrota moral frente a un movimiento ciudadano. Como la PAH, la iniciativa del 15MPaRato conseguió sentar en el banquillo a algunos responsables de Bankia, lo que concede a las movilizaciones ciudadanas nacidas en las acampadas de Sol hace ahora dos años una relevancia que quizá en los albores de aquel 15 de mayo se podía soñar aunque seguramente parecía imposible conseguir.

La PAH, las mareas por la sanidad y la educación públicas, las marchas de los mineros e iniciativas como la Plataforma 25-S se han convertido en símbolos de la lucha social frente a las políticas de austeridad que aplica fervientemente el Partido Popular al dictado de Bruselas, la corrupción, la represión policial, las desigualdades y sobre todo, los signos de agotamiento del sistema político de la Transición. Sin embargo, a pesar del esfuerzo, han sido pocas las victorias palpables, lo que de algún modo ha comenzado a alimentar un sentimiento de que si todas estas fuerzas no se unen entre sí será difícil conquistar los cambios que todos buscan. 

 “Desde la irrupción del movimiento 15-M estamos asistiendo a un intenso ciclo de luchas y protestas que ha chocado con la mayoría absoluta que mantiene el PP”, explica Jaime Pastor, profesor de Ciencias Políticas en la UNED especializado en nuevos movimientos sociales. En este contexto, observa que “los movimientos están constatando las dificultades de arrancar conquistas parciales al tiempo que se dan cuenta de que hay una crisis de régimen que afecta a la totalidad de éste: la monarquía, el Parlamento y el actual marco autonómico”. Sin embargo, está convencido de que “no cabe exportar modelos”, como podría ser el de Syriza en Grecia, sino que habría más bien que encontrar formas propias. Y ahí reside la dificultad. Muchos sectores del 15-M se han dado cuenta de la necesidad de jugar en el tablero electoral, pero su lógica de movimiento impide que lo hagan como tal. Mientras, “Izquierda Unida no tiene la capacidad de lograr el cambio político que está reclamando el movimiento”, asegura Pastor.

Jaime Pastor: “IU no puede lograr el cambio político que está reclamando el movimiento”Con el objetivo de generar estos espacios de confluencia que cada vez se ven más necesarios han surgido ya varias iniciativas, pero de momento ninguna unitaria. Algunos ejemplos serían el Frente Común, el Partido X, el colectivo En Red o el proyecto de Asociación Democracia Real Ya, que también estaría por la labor de un frente electoral amplio. Otros apuestan también por esta convergencia de la izquierda política y los movimientos sociales, pero sin miras directamente a la creación de un frente electoral. Ejemplos de esto serían el Frente Cívico, Somos Mayoría o la plataforma Confluencia. Y para intentar aunar todas estas iniciativas surge ahora Alternativas desde Abajo. 

Espacio de encuentro

Los próximos días 7 y 8 de junio se celebrarán en Madrid unas jornadas en las que confluirán representantes de esos movimientos sociales y de la izquierda política con el fin de abrir “un espacio de encuentro para reflexionar y poner en común experiencias de los últimos meses a la hora de encontrar una alternativa política, no exclusivamente electoral, a la actual”, explica Antonio Hernández, uno de los portavoces de la iniciativa. “Se trata de sentarse y debatir las vías necesarias para avanzar hacia propuestas lo más conjuntas posibles aunque no está prefijado que tenga que haber ninguna conclusión. Es obvio que nos gustaría, pero no tiene por qué”. 

 Hernández reconoce que “hay mucha gente que está hablando ahora mismo sobre la posibilidad de crear un frente electoral”. “Esa puede ser una de las salidas y no es descartable”, añade, aunque prefiere ser cauto: “No es el objetivo primordial desde mi punto de vista ya que hay que avanzar en muchas cosas primero y ver cuáles pueden ser los proyectos comunes y las diferencias”. Por el momento se celebrará una asamblea preparatoria el 21 de mayo en la Sala Polivalente del Patio Maravillas, mientras que la