lunes, 13 de mayo de 2013

15 M: HIERVE MADRID

El 15-M celebra su segundo cumpleaños en las calles al grito de “¡sí se puede!” 
(Madrid. Puerta del Sol domingo 12 mayo 2013)

por Kaos. 
13 de Mayo de 2013 

Los gritos, incesantes a lo largo de toda la tarde, han sido lo ya clásicos: “¡Sí se puede!” o “De norte a sur, de este a oeste, la lucha sigue todo lo que cueste”, junto a otros como “Los banqueros son unos bandoleros”.

El 15-M fue el que nos movilizó, el que nos sacó a la calle. Nosotros fuimos detrás, crecimos gracias a ellos. Por todo eso, el 15-M es un ejemplo para todos”. Estas palabras de una yayoflauta, la primera persona que ha tomado el micrófono en la Puerta del Sol al término de la manifestación, resumen el papel que ha tenido el movimiento a lo largo de estos dos años: el de revulsivo de unos movimientos sociales que permanecían invisibles.

Las principales ciudades del país se han vuelto a llenar de indignación. En Madrid, decenas de miles de personas, según los convocantes, han vuelto a sacar sus pancartas a la calle. Como es habitual, las marchas han partido de varios puntos de la comunidad autónoma hasta confluir en el centro de la capital, a la altura de la glorieta de Cibeles, para acabar desembocando en la Puerta del Sol.

Los gritos, incesantes a lo largo de toda la tarde, han sido lo ya clásicos: “¡Sí se puede!” o “De norte a sur, de este a oeste, la lucha sigue todo lo que cueste”, junto a otros como “Los banqueros son unos bandoleros”. Los carteles también expresaban unas proclamas que guardan la esencia de estos dos años, apuntando contra banqueros, políticos corruptos y recortes.

Madurez del 15-M

El movimiento, aunque en ocasiones parece haber perdido la capacidad movilizadora en citas clave, ha nutrido otros, como las plataformas contra los desahucios o las mareas contra la privatización de los servicios públicos, en especial de la sanidad y la educación, que en estos momentos son los que más intensidad demuestran.

Pese a todo, son muchos los que creen que el 15-M como tal debe continuar. “Esto cada día va a peor. Vemos casos de corrupción escandalosos y aquí nadie va a la cárcel, la justicia está totalmente a su favor”, lamenta Francisco Maroto. Este manifestante de 67 años cree que el movimiento se encuentra en forma y que hoy hay “muchas más razones que hace dos años para salir a la calle”.

Unos metros más atrás, un grupo de estudiantes avanza con camisetas verdes. A Mario Hernández, que se encuentra cursando ingeniería química, le indignan especialmente la subida de las tasas universitarias y los recortes en educación. “También vengo por solidaridad, porque es una buena oportunidad de juntarnos con otros movimientos y mostrar nuestro apoyo”, explica.

“Procesiones” que hacen reír al poder

Sin embargo, no todo han sido felicitaciones. En Sol, uno de los impulsores de la convocatoria del 25-A, que llamaba a “asediar” el Congreso a finales de abril, comparaba las marchas del 15-M con “procesiones”. “Ya está bien de manitas, ya está bien de este tipo de manifestaciones. Cuando nosotros levantamos las manos los que están en el Gobierno se ríen de nosotros. Tenemos que hacer otro tipo de protesta”, ha espetado, entre aplausos de algunos de los asistentes.

Después, los manifestantes se han dividido, según su barrio de procedencia, en diferentes plazas alrededor de Sol para evaluar las luchas y los logros de este año y las nuevas iniciativas conjuntas que les gustaría emprender. Pese a que no se han logrado cambios legislativos ni a nivel institucional, el 15-M defiende que, sin la movilización que ha habido estos dos años, los recortes habrían sido mucho peores. Sea como sea, lo cierto es que todavía son muchos los que gritan “¡Sí se puede!”.

+**

LA RESPONSABILIDAD DEL BANCO CENTRAL EUROPEO EN LA CREACIÓN DE DESEMPLEO


La responsabilidad del Banco Central Europeo en la creación de desempleo 

Viçen Navarro/el plural.com
12/05/2013

El contraste entre el comportamiento del Banco Central estadounidense (el Federal Reserve Board, FRB) en EEUU y el Banco Central Europeo (BCE) en la Eurozona es enorme. El Sr. Draghi y el BCE que preside, consideran que la labor más importante a realizar es la de garantizar una baja inflación y lo están consiguiendo. La inflación ha ido bajando y bajando en la Eurozona, alcanzando en el último trimestre el promedio del 1,7%, por debajo incluso de lo permitido en tal comunidad monetaria. 

Pero las políticas públicas (tales como la política de recortes de gasto público y las reformas laborales orientadas a facilitar el despido y la reducción de los salarios) que el BCE está activa y agresivamente promoviendo en la Eurozona, con las cuales consigue esta baja inflación, están causando una enorme recesión (la Eurozona está prácticamente en recesión desde 2011) y una tasa de desempleo nunca antes vista desde la II Guerra Mundial (un 12% como promedio). En España esta cifra ha batido un récord. Es, después de Grecia, la tasa de desempleo más elevada. Esta situación está afectando muy negativamente al bienestar y calidad de vida de la población, no solo de la desempleada, sino también de la empleada, pues aumenta la inseguridad y el temor (algunos pueden llamarlo el terror) entre la población. La gran mayoría de la población tiene miedo a perder su puesto de trabajo, habiéndose creado una cultura de inseguridad y falta de protección social.

Las recientes y crecientes manifestaciones populares en contra de estas políticas, así como su clara ineficacia para salir de la crisis, están forzando a que se reconozca cada vez más lo que ahora se llama “la insuficiencia de las políticas de austeridad”. E incluso el Sr. Draghi ha indicado recientemente que es necesario desarrollar “políticas de estímulo económico”, reanimando a la demanda doméstica para que pueda estimular la economía. Que este señor reconozca esta obviedad es semejante a que el Papa reconociera que el uso de preservativos es bueno para prevenir el SIDA (cosa que, por cierto, el Vaticano nunca ha admitido).