jueves, 12 de febrero de 2009

LA VENDA ANTES QUE LA HERIDA

(Escenificación solemne de un nuevo bulo del Partido Popular)


Las calumnias para que lo sean han de ser enteras, verdaderas y, sobre todo, solemnizadas. Es la mejor manera de que a una mentira redonda se le pueda dar una manita de verdad y echarla a rodar. Las cabezas pensantes del Partido Popular se manejan bien con la mentira.

Que se sepa, el juez Garzón ha mandado a la cárcel a tres personas a título individual y no por pertenencia a al Partido Popular. Que algunas de ellas, como Alberto López Viejo, perteneciera al gobierno de la Comunidad Madrileña, es algo que, en todo caso, debería responder su Presidenta, Esperanza Aguirre, a los suyos si es que le place y en la cúpula del partido preocupa o no tener a un delincuente.

El juez Garzón a enviado a la cárcel al ex dirigente popular Alberto López Viejo como implicado en una trama de blanqueo de dinero, cohecho, fraude fiscal y asociación ilícita.

¿Se opone la clase dirigente del Partido Popular (no sus votantes) a que un delincuente acusado por un juez de los delitos que se le imputan a Alberto López Viejo sea juzgado? Pues, evidentemente sí. Se opone.

Tal oposición a que un delincuente sea juzgado la esconde con el artilugio soez y calumnioso de que el juez Garzón ha emprendido una persecución política contra el Partido Popula