martes, 13 de noviembre de 2012

EL OLMO PUEDE QUE DE CILINDRINES EN ALMIBAR SABOR LADRILLO CARAVISTA, PERO PERAS NO DA



  El PP y el PSOE (jefes) negociaran por un lado y por otro la forma de paralizar los desahucios; mirarán por arriba y por debajo la forma de paralizar los desahucios; quisquillarán por ver si verdes las han segado o no para paralizar los desahucios. En definitiva, que se descascarillarán en palabra va y palabra viene para ver como se pueden parar los desahucios, cuando todo el mundo sabe ya como hacerlo: los desahucios se paran mandando que se paren y chispún. 

Y eso es lo que ya han hecho dos entidades financieras del País Vasco: la Caja Laboral y Kutxabank, banco creado con varias Cajas de ahorros, mandar no ejecutar más desahucios hasta ver por donde despunta el acuerdo PP-PSOE (jefes) al tenderete de las mafi-abusivas-hipotecas, o sea, que dos entidades financieras vascas, que para mi no tienen nada de las hermanitas Cristinas del amor hermoso de la caridad vaya por Dios, se han adelantado al PP-PSOE (jefes).

 El olmo podrá dar lo que ustedes gusten, por ejemplo, cilindrinas en almíbar sabor ladrillo caravista, pero peras, lo miren por donde lo miren y le busquen las vueltas que quiera, no da. 

 Pues el PP y el PSOE (jefes) que son las dos caras de la misma moneda, por lo tanto, no son ni siquiera olmos, no pueden dar lo que es preciso y urgente que den los partidos democráticos (que hay que crearlos, eso es verdad), que a su vez estén controlados democráticamente y de forma efectiva por todos los ciudadanos: soluciones a los problemas de los ciudadanos, en este caso el problema de los desahucios. 

 Dos partidos como el PP y el PSOE (jefes) que junto a la aledaña derecha han tenido posibilidades reales de evitar los desahucios, que además, con los matices que se le quieran poner, que los hay, son los responsables de la especulación inmobiliaria y otras, que es de donde parte la raíz del problema de los desahucios, que además han sido capaces de modificar el artículo 135 de la Constitución para asegurarle a la banca alemana especialmente que cobrará los préstamos que le han prestado a la banca española con el dinero que nos quiten de pensiones, sanidad, enseñanza, servicios sociales, etc., no pueden arreglar el problema de los desahucios. Harán ver que lo arreglan, pero sin arreglarlo, y quien crea otra cosa, pues adiós, y que muy buenas las tenga usted. 

¿Y, quien arregla esto entonces? Pues, haciendo la cuenta la vieja, y contando con los dedos, que es como se hace la cuenta la Vieja, sale que esto, la crisis y más cosas lo arreglamos nosotros organizados debidamente, fuera y aparte de quienes nos han metido en este berenjenal, por desidia nuestra y por estar más pendiente de la tristeza de Ronaldo que qué será lo que le pasa a Ronaldo, que de nuestros propios intereses y el de nuestros hijos, y que penita y que dolor qué le pasará a Ronaldo que está más triste y lacio que el moco de un pavo, eso también hay que decirlo, y sabiendo previamente a donde vamos, que lo podemos saber. Y no falla. Porque si hay algo que no falla, eso es la cuenta la Vieja. 

*++