jueves, 18 de junio de 2015

GRECIA: LOS APARATOS DEL PP JUNTO A LOS DEL PSOE Y CON APARATILLOS DE PARTIDOS GUAPINES, SI GANAN LAS ELECCIONES LLEVARÁN A LOS TRABAJADORES A LA MISERIA



Grecia

El nuevo paquete de austeridad que quiere imponer la troika

Rebelión
Jacobinmag
17.06.2015


En los últimos días ha habido numerosas vicisitudes importantes en la negociación de la deuda entre Grecia y las instituciones europeas: la presentación de propuestas por parte del gobierno griego; filtraciones de supuestas contrapropuestas de los prestamistas; el rechazo de las mismas por el primer ministro griego, Alexis Tsipras; el debate previo en el parlamento griego, donde Tsipras repitió su rotundo rechazo de las contrapropuestas, y finalmente la negativa a pagar el vencimiento del 5 de junio del préstamo del Fondo Monetario Internacional (FMI). Nos hallamos sin duda en un momento crucial.

El único partido político capaz de hacer que Grecia avances en estos momentos es Syriza. Nueva Democracia se debate en disputas sobre el liderazgo y en el plano electoral está perdiendo apoyos. To Potami carece de toda credibilidad. El Pasok se halla en estado moribundo. Lo que proponen estos tres partidos es en lo esencial el retorno al régimen de los memorandos. El Partido Comunista Griego está empantanado en una ciénaga de turbio izquierdismo. El rumbo elegido por Amanecer Dorado, finalmente, no puede conducir más que a la ruina total del país, tanto en el aspecto social como nacional.

El pueblo griego sigue depositando sus esperanzas en Syriza y nadie más, como muestran los sondeos. Por tanto, es sumamente importante que el intento de Syriza sea un éxito. Los debates en el seno del partido, por esa misma razón, adquieren automáticamente una dimensión nacional. En este momento histórico crucial hace falta analizar con lupa las propuestas del gobierno griego y las contrapropuestas de los prestamistas para extraer algunas conclusiones sobre el curso de las negociaciones.

Las propuestas del gobierno griego

El texto presentado por el gobierno griego como base del acuerdo con los socios se resume en lo esencial en los siguientes puntos:

1. Fijar un superávit primario del 0,6 % en 2015, del 1,5 % en 2016, del 2,5 % en 2017 y del 3,5 % en los siguientes cinco años. Sin duda, estas proyecciones son más bajas que el utópico 3 % en 2015 y el 4,5 % en 2016 que establecen los memorandos. En cambio, el tipo de gestión que propone el gobierno es muy ajustado, como demuestra el abandono de la perspectiva de presupuestos equilibrados. En la práctica, habrá austeridad en 2015-2016 y sin duda a partir de 2017.

2. Con el fin de cumplir los superávit de 2015-2016, que son los únicos años para los que puede haber alguna predicción realista, el gobierno propone aumentar los impuestos. La medida principal en este terreno consiste en fijar tres tipos del impuesto sobre el valor añadido (IVA, del 6,5 %, 11 % y 23 %), aplicándose el más bajo a los medicamentos y el intermedio a los alimentos básicos, la energía y el agua. Los incrementos fiscales más importantes se dan en los impuestos indirectos, si bien hay algún intento de aplicar políticas redistributivas al mantener bajos los tipos fiscales aplicados a los bienes de consumo popular, como ejemplifica la reducción del impuesto sobre la electricidad (del 13 % al 11 %). Sin embargo, si se producen aumentos del IVA de una magnitud suficiente para alcanzar el superávit requerido, el aumento de la carga fiscal será inevitablemente importante.

3. El gobierno propone asimismo elevar la tasa de solidaridad (cuyo peso recae en los más ricos), una tasa especial sobre los beneficios de las grandes empresas, una tasa sobre los anuncios publicitarios en televisión, el pago de las licencias otorgadas a cadenas de televisión, un impuesto sobre el lujo y otras medidas fiscales. También propone una serie de medidas administrativas y legislativas para facilitar la represión de la evasión fiscal, minimizar el fraude fiscal y mejorar la recaudación.