martes, 20 de diciembre de 2016

LAS PENSIONES PÚBLICAS SON SOSTENIBLES. LO QUE NO SE PUEDE SOSTENER ES A UNA CUADRILLA DE BANDIDOS EN EL GOBIERNO, FUERA DE ÉL, COLINDANTES O NO, CON EL ÚNICO PROPÓSITO DE ESTAR ROBANDO CONTINUAMENTE EL PRODUCTO DEL TRABAJO A LOS TRABAJADORES

Para general conocimiento, y en particular, para el de HERRERA Carlos, locutor de ustedes de la Cadena COPE: las pensiones públicas son sostenibles. Y la riqueza la crea el trabajo y no Mariquita la Yeyé hablando en un micrófono. Adiós, adiós, adiós, adiós...


* * *




EDUARDO GARZÓN: "EL SISTEMA DE PENSIONES PUBLICAS ES PERFECTAMENTE SOSTENIBLE"

Eco republicano
18.12.2016


Eduardo Garzón: "el sistema de pensiones públicos es perfectamente sostenible"
Las pensiones siempre han supuesto un asunto muy complejo y polémico. Complejo porque nuestras comunidades occidentales han diseñado un sistema institucional para el pago de las pensiones muy sofisticado que no resulta intuitivo ni fácil de comprender para quienes no se han adentrado mínimamente en él. Y polémico porque al mover mastodónticas cantidades de dinero resulta un botín enormemente atractivo para el capital –particularmente el financiero–, que intenta por todos los medios socavar las bases del sistema público y poder así “liberar” el dinero para hincarle el diente.

En cualquier caso, cuando hablemos de pensiones nunca podemos perder de vista varias cosas importantes que desgraciadamente se suelen olvidar. La primera de ellas es que lo que verdaderamente importa en este asunto no es la cantidad de dinero que haya o deje de haber (en el sitio que sea) para pagar las pensiones, sino si nuestras comunidades son capaces de garantizar un nivel de vida determinado a todas aquellas personas que por edad o incapacidad no estén recibiendo un ingreso por su trabajo. El dinero no nos da de comer, ni nos viste, ni nos cuida, ni nos educa, etc; todo eso lo hacen otras personas con su fuerza de trabajo y ayudadas por máquinas y herramientas, aunque en este sistema económico monetizado lo hagan a cambio de dinero. El dinero no es ni más ni menos que un invento del ser humano para facilitar y poner en marcha esas transacciones y esos servicios; y como tal, puede ser incrementado o reducido a voluntad o incluso sustituido por otro catalizador y medidor que sirva a tal efecto.

Por decirlo de otra forma: mientras tengamos suficientes personas en nuestras comunidades dispuestas a y capacitadas para realizar las actividades que necesitan los pensionistas para vivir bien (cuidar, proveer de alimentos, medicamentos, ropa, calzado, educación, cultura, ocio, etc), el asunto de ver cómo ponemos a estas personas a trabajar será secundario. Podríamos crear más dinero, o pedir dinero prestado, o incrementar los impuestos, o diseñar nuevos medios de pago, o rearticular nuestro sistema de producción y distribución, etc. El “problema” sería menor, de carácter organizativo, y no de falta de recursos y capacidades.

Ni que decir tiene que éste es el caso de nuestras sociedades desarrolladas: los intensísimos avances tecnológicos experimentados en las últimas décadas permiten que hoy día podamos aspirar a un nivel de vida que difícilmente podíamos imaginar hace unos c