lunes, 17 de septiembre de 2018

DESCABEZANDO TÍTERES, CARLOS COLÓN



"... TONTERÍAS, GANSADAS Y DISPARATES..."  DE CARLOS COLÓN



Carlos Colón del Diario de Sevilla, para mi que se la coge con papelillos de fumar para evitar el pecadillo venial del contacto de la mano con cierto pinganillo que tenemos los hombres para mear…, y muy poquito más.

Esta actitud es la propia del hipócrita, cínico, demagogo o, sepulcro blanqueado y, hará muy mal el lector (si lo hiciere o hiciese) deducir de mi aseveración anterior que yo digo que Carlos Colón sea hipócrita (que tiene todo el derecho del mundo a serlo), cínico (que Dios le da cuanta libertad quiera para serlo si es que quiere), demagogo o sepulturero, porque en realidad  él es católico-cofrade integral, lo mismo que un moro de esos integristas (no sabiendo yo que significa moro o integrista. Observe el lector que lo mejor para hablar de una cosa es no saber de qué se está hablando, de lo cual me tengo por claro ejemplo. Amén Cristo Bendito, José, María, Gonzalo, Pedro y Juan) pero en católico, y no se me vaya a confundir el lector por esta punta (por Dios Cristo Bendito lo ruego), que católico y cristiano puede tener tanto que ver lo uno con lo otro como un pedo a colores con la bonanza económica de la prédica del Partido Popular.

Carlos Colón en su artículo (Celaá y la bomba ética, Diario de Sevilla, 17.09.2018) critica duramente el cinismo (mantener una postura sobre algo sabiendo que es otra cosa) del gobierno del PSOE al decir una cosa con respecto de la venta de armas y hacer lo contrario en la práctica. Concluyendo su artículo diciendo lo que sigue: ¿No hubiera sido más honesto decir que el Gobierno sacrifica sus principios de partido por el bien general de no perder 6.000 empleos durante cinco años? Pero para eso hay que tener principios que sacrificar y valor y honestidad para decirlo.

Mi buen y muy querido borrego  Carlos Colón (Sepa el lector que dicho borrego y yo somos parte del rebaño del Señor. Vea: que alegría cuando me dijeron vamos a la Casa del Señor) todo partido tiene como principio el bien general, cómo podría, pues, el PSOE renunciar a sus principios generales del bien general, como usted parece reclamarle, para poder favorecer precisamente los intereses generales del bien general que usted propone. Capta, don Carlos? Es usted consciente de que no sabe ni siquiera lo que está diciendo, y que por ello cobra, y que conduce al error al ingenuo corderito que le haga caso de eso de vam