viernes, 9 de septiembre de 2011

ARAGON CONTRA EL NEGOCIO DEL CAPITAL CON LA SALUD DE LAS PERSONAS (PRIVATIZACION DE LA SANIDAD PUBLICA)

Se presenta la Plataforma Contra la Privatización de la Sanidad en Aragón



(Presentacion de la Plataforma contra la privatizacion de la Sanidad Pública)


Nuestro sistema de salud público es considerado como uno de los mejores del mundo porque atiende al 98% de la población y gasta poco dinero en relación a lo que gastan los países europeos o lo que gasta Estados Unidos, con millones de personas sin ninguna atención médica. Pero en las últimas décadas estamos asistiendo a un proceso de reforma del sistema sanitario cuyo objetivo es convertir la salud de todos en una mercancía al servicio del beneficio empresarial, y desmontar el sistema público y universal traspasándolo a manos privadas a costa de todos nosotros.

Por eso, un grupo de organizaciones y vecinos hemos decidido crear esta Plataforma para defender lo que es de todos. Hacemos un llamamiento a todos/as los que quieran participar en ella y luchar juntos para paralizar la privatización de la sanidad y devolver a manos públicas lo ya privatizado. Por una sanidad verdaderamente pública, universal, gratuita y de calidad. Entre los colectivos que se integran en la plataforma están asociaciones de vecinos, partidos políticos, como el PCE, sindicatos y coordinadoras.
Desde la Plataforma Contra la privatización de la Sanidad de Aragón pensamos lo siguiente:
Queremos una sanidad pública, universal y gratuita, de provisión y gestión pública
• No la privatización de la sanidad, eliminación de los conciertos con la privada y rescate de los centros y servicios ya privatizados. En Aragón ya han sido privatizados muchos servicios como cita previa telefónica, archivos de historias clínicas, ambulancias, limpieza, informática, banco de sangre, convenio MAZ, Consorcio…
• Derogación de la ley 15/97, que es la que le permite privatizar la sanidad, y las leyes autonómicas que la desarrollan.
• No al copago (repago), porque ya la pagamos con nuestros impuestos. Pagar para poder recibir atención sanitaria trae como consecuencia que grandes sectores de la población se vean excluidos del sistema sanitario.
• Eliminación de las bonificaciones y desgravaciones fiscales por la contratación de seguros privados.
• Oposición al Área Única y a la Libre Elección de centro. No podemos permitir que se cree un mercado sanitario en el que los centros elijan a sus pacientes en función de su rentabilidad.
• Control y racionalización del gasto farmacéutico y tecnológico. Transparencia en las actuaciones de la industria farmacéutica, con el establecimiento de una industria pública para los medicamentos más habituales y necesarios, con una dispensación de los mismos dentro del sistema público (potenciando los genéricos). No deben autorizarse aquellos medicamentos que no demuestren mejoras. Frenemos el uso de fármacos (que se llevan el 35% de los presupuestos sanitarios) muchos de ellos no necesarios para nuestra salud pero muy lucrativos para la Industria farmacéutica.
• No a la privatización de la enseñanza y la formación sanitaria. No debe permitirse que la formación del personal sanitario así como la investigación científica sanitaria sea financiada por las multinacionales y la industria farmacéutica y responda a intereses económicos.
• Aumento del gasto sanitario público. Condenamos los recortes llevados a cabo en el sistema sanitario que suponen un deterioro en la asistencia, así como la pérdida de multitud de puestos de trabajo. Por eso exigimos que se destine, al gasto sanitario, la cantidad que sea necesaria para satisfacer las necesidades de la población así como la reincorporación inmediata de todos aquellos que se han visto afectados por dichos recortes.
• Potenciar la Atención Primaria con dotaciones suficientes. Debe ser la base del sistema, los bajos presupuestos la ahogan y condicionan con escasez de trabajadores sanitarios y de medios técnicos.
• Atención especializada:. Utilizar las instalaciones públicas, equipos y trabajadores en el turno de mañana y tarde. Modificar la ley de incompatibilidades. No permitamos la deslealtad de trabajar en la Sanidad Pública y en la competencia privada. Exigimos acabar con las listas de espera. Esta circunstancia, además del sufrimiento para los que esperan, proyecta una imagen de servicio de mala calidad e incentiva la contratación de los seguros privados.
• Atención a la Salud Mental: Potenciación de los recursos públicos y paralización de los conciertos con la iniciativa privada.
• Atención socio sanitaria: Desarrollar una red coordinada con la atención sanitaria. La mayor parte de estos servicios est