viernes, 25 de enero de 2019

VENEZUELA: CONTRA LA BABA SANGUINOLENTA, FALSEDADES, CALUMNIAS Y MENTIRAS, DATOS (Claro que, si la izquierda no estuviera en la inopia desde hace décadas, y los chicharitos de la política, niñines y niñinas también, hubieran estado cuando menos aprendiendo un oficio, que se yo, carpintero, por ejemplo, las cosas serian otras)



EDITORIAL (/24.01.2019/), babosa sanguinolenta del Diario LIBERTAD DIGITAL, partidario de que los trabajadores venezolanos se maten entre sí para enriquecer a los criminales que están promoviendo que los trabajadores venezolanos se maten entre sí, que es tan firme defensor de la libertad, que en sus hojas no se podrá encontrar ningún pensamiento o tesis contraria a las fecales proclamas, envenenadoras de la opinión pública que realiza el cojo de Lepanto, Federico Jiménez Losantos, porque Federico cojea, y es tan partidario de la empresa privada que si no fuera por el dinero público que recibe, no se sabe de dónde podría pagarse Federico Jiménez Losantos los hermosos trajes, camisas y corbatas que luce, o no?, Federico Jiménez Losantos)

* * *
VENEZUELA Y LA IZQUIERDA ESPAÑOLA REALMENTE EXISTENTE

En España, la mayor parte del sedicente ´progresismo` no es mas que una izquierda basurienta que habla y no para de democracia pero cierra filas en defensa de ese socialismo del siglo XXI que se ha sumido a Venezuela en la barbarie

La situación en Venezuela es clara. De un lado, una narcodictadura comunista que ha sumido en la miseria absoluta a su pueblo; que ha asesinado, robado y manipulado todos los mecanismos de la democracia para mantenerse en el poder. Del otro, una oposición que tiene no sólo toda la legitimidad moral, también la legal, pues ha cumplido los requisitos de la propia Constitución chavista para reclamar lo que le pertenece por derecho propio: el poder.

Ante semejante tesitura, la respuesta a los últimos acontecimientos en el país caribeño es, sin duda, la prueba del algodón democrático para un político o un partido españoles: sus reacciones revelan si son demócratas, oportunistas sin escrúpulos o canalla liberticida de la peor ralea.

Por desgracia, aunque desde luego no por sorpresa, la izquierda española se está moviendo entre las dos últimas categorías. Ahí