lunes, 11 de octubre de 2010

ZARAGOZA EN FIESTAS, PERO LA GUARDIA CIVIL NO. LA TIENE EMPRENDIDA CONTRA EL ESTADO, PORQUE EL MINISTRO DEL INTERIOR ES ESTADO


Mientras en Zaragoza estamos (el que esté) dale que te pego al bombo y litro y medio de vino mezclado con gasolina entre pecho y espalda cada dos horas, que tampoco hay que abusar, la Guardia Civil la ha cogido peleona contra mí, porque otra cosa no, pero Estado si que soy, y el Ministro del Interior, Rubalcaba, jefe troceado de ese mismo Estado que yo soy. O sea, que la Guardia Civil contra mi, lo que pasa es que a mi me teme y por eso no se mete conmigo directamente, se mete contra Rubalcaba porque lo ve muy poquita cosa y está siempre solico y amustiado, pobrecito mío.
La más reciente que le ha hecho la Guardia Civil al ministro del Interior en funciones de ministro del Interior (para más INRI), o sea, en representación oficial del Estado, ha sido la de recibirlo con pitadas y abucheos al son del patriótico grito de ¡Fuera, fuera!
Pero a eso tampoco le den mucha importancia, porque si los zaragozanos celebrando las fiestas del Pilar, cuando nos aznarizamos (quiere decirse que cuando nos enturbiamos el conocimiento tal que el ex presidente Aznar mediante enzurrape de vino para decir públicamente, en la tele, que él conduce a la velocidad que le pasa por los cojones, y que el gobierno no es quién para hacerle cumplir en Reglamento de Circulación) tratamos de tú a las farolas si preciso fuere o fuese, y si no también, ¡qué joder!, no podemos criticar que la Guardia Civil celebrando su Patrona que es también la Virgen del Pilar, le eche por encima al Ministro unas pitadas y unos ¡fuera, fuera!
Pero, no hijos no, cuando se está en formación y el Ministro, lo mismo que a mi os quiere engañar con su discurso diciendo esto y lo otro, no os podéis mover así se os pare una mosca cajonera en la nariz; no podéis hablar… Guardias míos y de mi corazón, hijos, que en formación se petrifica uno lo saben hasta los mas imberbes reclutillas, que sois militares, que sus estáis encabritando masié , que cuando estáis en formación estáis en horario laboral y corre el contador de vuestros sueldos (que por cierto, los pago yo y no el Ministro, mire usted por donde…). No podéis moveros ni hablar en formación, y mucho menos insultar al ministro, ¡Cucos, que sois muy cucos!
Ya hablaremos en otro momento de vuestras reivindicaciones laborales, o sea, de dineros, Guardias míos, que me habéis caído muy bien, que es que ahora me voy al enzurrape aznariano: jugo de uva fermentado, coca colo, miaja gas-oil, taladrilla y algo de Chinchón seco para despistar, que es que estamos en fiestas. ¡Viva la Virgen del Pilar!

*+