miércoles, 17 de junio de 2009

ASI SE HABLA, CON DOS COJONES

(Javier Gómez Navarro, hombre bien alimentadito; bien vestidito y muy bien pagadito, que insulta a los trabajadores llamándoles vagos, pero que no se sabe cual es su aportación a la producción social de la que vive, y vive bien bien, bien)

Javier Gómez Navarro se define como socialista liberal, pero en realidad es socialista sistémico, de la honda sistémica de Felipe González, con quien fue ministro de Comercio, y desde que ganó el PSOE las elecciones en 2004, Presidente del Consejo Superior de Cámaras de Comercio, o sea, que el hombre, como buen sistémico que es se lió a chupar del bote, y que no hay manera, no hay quien lo despegue del chupe.
Pues bien, este hombre, como todo aquel que no vive de su trabajo, no tiene pelos en la lengua para decirnos a los trabajadores que somos unos vagos y que menos cuento y a trabajar más, que él tiene que seguir viviendo de puta madre a costa de lo que otros producen.
Viendo su foto, si uno se fija bien en sus protuberancias abdominales (que le cuelga la barriga), al pronto adivina que sus protuberancias abdominales no se deben al consumo de bocadillos de sardinas en aceite encima del andamio, en plan encofrador, sino que más bien le olisquean sus gorduras a buenos solomillos y elegantes langostas, que algunos de esos vagos trabajadores han producido para que él, y una banda de parásitos sociales como él se las engullan.
Bueno, pues este bendito socialista sistémico, acaba de afirmar en una entrevista al diario El Mundo que: "El Ministerio de Economía y el Banco de España han tenido demasiado tiempo un diagnóstico equivocado sobre la liquidez", asegura, lo que "ha provocado un retraso en tomar las medidas adecuadas". Es decir, que los listos sistémicos, que cobran la de Dios es Cristo del dinero que produce el trabajo de los vagos de los trabajadores, y que comen, como él, más y mejor que la orilla de un río, no han hecho su trabajo. Vaya, vaya, que aquí no hay playa, vaya, vaya, con esta panda de parásitos sociales.
Y es lo que yo me digo muchas veces, que con el estómago lleno de buenos alimentos, descansadito, porque si no trabajas no te cansas, y unas buenas moscardonas a tu alrededor, dan más ganas de joder y dormir que otra cosa, y claro, te llegas a creer que tu sacro papel en la vida es comer, joder y enriquecerte, porque para trabajar ya están los vagos de los trabajadores, y de esta manera, no se sonroja, porque es natural que no se sonroje (sonrojarse requiere un mínimo de vergüenza y dignidad personal), y en vez de reclamar que los causantes del daño que produce, material e inmaterial, la crisis por la que atravesamos estén caminito de la cárcel, previo juicio justo, eso sí, todavía pide el botarate este caña contra los trabajadores y le urge al gobierno un plan de ayuda financiera para los responsables de esta crisis que no han sido los trabajadores.
Por cierto, no sea que se me pase, Javier Gómez Navarro, socialista sistémico, el vago lo serás tú, y a mi me hablas con más respeto, imbécil. Y si tienes cojones eso de vago dímelo en la calle cuando me veas sólo y no amparándote en un medio de comunicación, so barril, que eres un barril.
*