sábado, 26 de septiembre de 2015

SOBRE CATALUÑA Y ESPAÑA


Un posicionamiento, desde el republicanismo de izquierdas, sobre Catalunya y España


 
Por Miguel Pastrana, Secretario Federal de la asociación Unidad Cívica por la República (UCR) y militante de base de Izquierda Unida.
Sociologia Crítica
 25 de septiembre de 2015

En estos tiempos rápidos en los cuales, a veces, se dice una cosa y su contraria por la misma voz al poco transcurrido, desearía quien subscribe dar su opinión, como otras muchas, sobre un asunto de cuanto llaman candente actualidad. Política, añado. Y hacerlo; dar mi opinión, desde -quisiera- un posicionamiento, no al paso de la inmediatez, mas asentado en bases que no dependan de ella, y sirvan hoy lo mismo que mañana y ayer.

Así, redacto estas líneas sabiendo que allá donde se publiquen, será -en muchos casos- después de las Elecciones catalanas del 27 de septiembre de 2015. Ello, lo creo, no debe importar mucho, pues el sentido que buscan (estas líneas), va más allá del resultado de esas Elecciones, y viene también de antes. Pero, habiéndose dado en estos días tantos pareceres sobre cuanto está sucediendo en Catalunya y, en relación, en España, no deseo que mi silencio pueda ser interpretado por ningún compañero o compañera, como indefinición sobre el asunto. Al contrario, pienso que quienes, independientemente del más o menos éxito, hemos estado trabajando estos años -y seguimos- por una República para todos los pueblos y naciones de España, no tenemos tampoco nada muy nuevo que decir ahora; nada que no hayamos, aun en otros contextos, dicho ya…

En cualquier caso, ajeno al ruido mediático -algo difícil en estos momentos, ciertamente- quiero, a nivel personal, expresar:
Como activista republicano que cree en una República en régimen de libertad y de justicia para los pueblos y naciones de cuanto se ha dado en llamar España, yo no apoyo la secesión de Catalunya. No la apoyo, por considerarla contraproducente para con los principios de solidaridad y de progreso en los que creo.

Esto, dicho muy en síntesis. Trataré de ampliarlo:

En octubre de 1938, el Presidente del Gobierno de la II República española y gran referente de la lucha antifascista, Juan Negrín, dio un discurso precisamente en Barcelona, donde radicaba, en aquella época, la capitalidad de la II República. Muy desfavorable ya el curso de la Guerra contra los franquistas, en algunas Cancillerías europeas se especuló con una partición de España como posible solución al conflicto. A ello, contestó Negrín en aquel discurso:

“Óigase bien, sabemos que el triunfo faccioso significa nuestro total exterminio