miércoles, 31 de mayo de 2017

PSOE ORGANIZACIÓN O UN FLAUTISTA Y DETRÁS LAS SIGLAS PSOE

Personalmente yo prefería la victoria de Pedro Sánchez sobre los poderes fácticos encabezados por Susana Díaz. Estos poderes fácticos escondidos bajo los manteles de los caros restaurantes, desde los cuales ejercían y siguen ejerciendo el poder, no nos son conocidos en profundidad (por ejemplo, alguien sabe quienes manejan los fondos de inversión a los que van a parar los fondos de la Seguridad Social, que luego son prestados al estado, por lo que tenemos que pagar unos intereses por un dinero que antes de empezar a hablar ya era nuestro).

Con la victoria de Sánchez no ha cambiado nada ni va a cambiar ni puede cambiar nada por ese solo hecho como podría parecerle a un buen ingenuo de buena fe. 

Manda y dirige quien manda y dirige la economía, y nosotros, la inmensa mayoría de la población ni mandamos ni dirigimos economía alguna, y lo que es peor y más grave, ni siquiera llegamos a tener conciencia, o sea, conocimiento claro, de cómo funciona la economía. Esto tiene solución. Difícil, compleja, costosa, larga en el tiempo, pero tiene solución.

La solución empieza, tanto en el PSOE si es que decide ser un partido transformador de la sociedad y no auxiliar y balón de oxigeno de los grandes capitales bajo el ropaje de la reforma, socialdemocracia, etc., como para cualquier otro partido, movimiento social, sindical, etc., con la participación efectiva de sus afiliados y simpatizantes, que empieza inexorablemente por grupos de formación en los que se estudien y analicen casos concretos, problemas concretos, de los lugares concretos donde se encuentren esos grupos de formación. Sin esto no podrán formarse mayorías sociales efectivas, y sin estas mayorías sociales capaces de mantener una lucha política sostenida en el tiempo no se puede realizar ningún tipo de transformación, ni económica, ni política ni ideológica.

* * *

Pedro Sánchez: el retorno

Rebelion
Cuarto Poder
30.05.2017

¿Qué secretario general de PSOE retorna? ¿El del acuerdo con Ciudadanos? ¿El que se abre a un acuerdo con Unidos Podemos? ¿El que hará de la hegemonía del PSOE el objetivo central?


¿Qué Pedro Sánchez vuelve? Esta es la pregunta. Sabemos algunas cosas. Primero, que Pedro Sánchez, en su etapa de secretario general, defendió una estrategia, diremos que coherente: el enemigo es (Unidos) Podemos y para vencerle hace falta polarizarse con la derecha, achicar espacios y reducir electoralmente a la formación morada para alcanzar a ser de nuevo el partido ordenador del régimen. Segundo, con audacia, se enfrentó con los barones y la baronesa y se la jugó a una carta: votar en contra del gobierno de Mariano Rajoy; no es no y punto. Lo que vino después es muy conocido: una amplia alianza entre los poderes fácticos y mediáticos con una parte sustancial de la dirección del Partido Socialista, la que obligó a Pedro Sánchez a dimitir. Aquí hay que detenerse un momento. El secretario general electo del PSOE siempre negoció con los poderes fácticos y no logró convencerlos cuando, de nuevo, el PP ganó y se dispuso a gobernar el país; por así decirlo, miraba de un lado, a una sociedad española en crisis y que cambiaba rápidamente y, de otro, pretendía convencer a los que mandan y no se presentan a las elecciones, de que para perpetuar el régimen y disminuir el peso electoral y político de Unidos Podemos (es la misma cosa) era necesario un Partido Socialista nítidamente alineado en una oposición dura al Partido Popular.

Sánchez, es el tercer elemento que conviene resaltar, demostró más coraje de lo que se le suponía y un conocimiento cabal de la crisis que vive el PSOE. Salió a la batalla política con mucha fuerza, denunciando la conspiración interna (el programa con Évole fue decisivo) y proponiendo un nuevo PSOE autónomo y de izquierdas. La palabra clave es autonomía. ¿De quién? De los poderes fácticos, especialmente de PRISA y su grupo, de Felipe González y de los grandes grupos de poder económico que, de una u otra forma, tienen enormes conexiones con los gobiernos socialistas de algunas autonomías y, sobre todo, de Andalucía. Autonomía quiere decir, en sentido estricto, capacidad del PSOE para dirigirse a sí mismo, para establecer las alianzas que considere y defender las políticas públicas que se estimen convenientes en el país. Había un tercer mensaje del que se habla poco pero que fue creciendo durante toda la campaña: el PSOE es la “izquierda” y la “única” alternativa a la derecha. Un hilo discursivo a no olvidar.

Su batalla ha sido muy dura y todos los grandes medios de comunicación, El País al frente, apostaron por Susana Díaz y combatieron a Pedro Sánchez con formas muy parecidas a las que emplearon con Pablo Iglesias y con Unidos Podemos. Los grandes medios de comunicación, férreamente alineados tras el gobierno de Rajoy, defienden un “discurso disciplinante”, es decir, se arrogan el poder de definición y, desde ahí, delimitan duramente los espacios de lo posible y lo imposible, de lo aceptable y de lo inaceptable, de lo legítimo y de lo ilegítimo. Como suele ocurrir cada vez que se le da la voz a la ciudadanía o a los militantes del Partido Socialista, estos acaban votando contra la dirección de derechas y apostando por un programa más auténtico, más autónomo, más de izquierdas.

El debate en el PSOE ha tenido un componente fuertemente identitario, con una frontal oposición a la derecha aprovechando el desconcierto de una base electoral y militante que había percibido cómo el Partido había sido intervenido por los grandes poderes y su legítimo secretario general obligado a dimitir. Parecería que el equipo de Sánchez busca una socialdemocracia clásica sin entrar a fondo en el análisis de los procesos de globalización en curso, las políticas realizadas por la Unión Europea –defendida entusiásticamente por toda la socialdemocracia- y, sobre todo, sus consecuencias en la estructura social, en las clases populares y, específicamente, en una juventud a la que se le ha bloqueado el futuro. De ahí que, cuando se pasa del análisis a las propuestas, el discurso de oposición se quiebra y aparecen todas las contradicciones del anterior Pedro Sánchez.

La pregunta por la que comenzamos sigue abierta. ¿Qué secretario general de PSOE retorna? ¿El del acuerdo con Ciudadanos? ¿El que se abre a un acuerdo con Unidos Podemos? ¿El que hará de la hegemonía del PSOE el objetivo central? Sánchez tiene una consistente legitimidad interna y, conociendo lo que conocemos del PSOE, pronto se configurará una dirección mayoritaria en torno a él. Se puede decir que una parte significativa del PSOE se ha (re) politizado convirtiéndose en algo más que espectadores pasivos controlados por potentes direcciones regionales y sin posibilidades reales de decisión. Paradójicamente, la primera “moción de censura” la ha perdido el equipo dirigente de un PSOE, justo es señalarlo, que en estos meses no ha realizado una oposición real y que ha tenido una escasa autonomía frente a la coalición PP-Ciudadanos.

Si vemos la foto del Pedro Sánchez ganador, observamos algunas viejas glorias (pocas), gentes menos conocidas y muchos cuadros intermedios. Esto dice mucho de las dificultades que el nuevo dirigente del PSOE debe vencer. Hay otra mitad del Partido que está o frente a él o que espera poco de él. Los barones regionales siguen teniendo un enorme poder y la todopoderosa virreina del Sur se apresta a crear un muro en Despeñaperros. No perdonará ni olvidará y con ella toda la vieja guardia que son hoy, más que nunca, fuerzas vivas de un régimen en decadencia. Operaciones tipo Ciudadanos no parecen posibles a medio plazo y se abren las posibilidades de una -no demasiado lejana- convocatoria electoral, precedida o no, de una moción de censura del propio Pedro Sánchez.

Rajoy va a continuar, acorralado por los escándalos, defendiendo hasta el final el proceso de restauración en marcha. No olvidemos que ésta tiene cuatro objetivos decisivos: primero, perpetuar la monarquía y sus instituciones básicas; segundo, alinearse con unos EEUU en proceso de transformación y, sobre todo, con su estrategia geopolítica y militar; tercero, consolidar el cambio de modelo social imperante en nuestro país, es decir, aceptar el papel de España en la nueva división del trabajo que está organizando la UE bajo la hegemonía del Estado alemán; cuarto, intentar resolver, sin grandes costes, la llamada “cuestión catalana” en un momento en el que el PP pacta de nuevo con el PNV y busca relacionarse con los antiguos partidarios de Convergencia y Unió.

No sorprenderá demasiado que sobre estos grandes temas, la posición del PSOE sea débil o cuando no abiertamente coincidente con el PP y con Ciudadanos. De estos temas cruciales solo en uno parece que el PSOE pueda definir espacios de convergencia y unidad con las demás fuerzas políticas democráticas y de izquierdas. Me refiero a la cuestión social, en concreto, a la denuncia del nuevo modelo sociedad que progresivamente se va imponiendo en nuestro país. Oponerse a la desigualdad, a la precariedad del trabajo, a la pobreza y a la exclusión