domingo, 3 de febrero de 2019

VENEZUELA: UNA LECCIÓN MAGISTRAL DE PERIODISMO Y OTRA LECCIÓN MAGISTRAL DE DIGNIDAD PERSONAL: EL-DI-A-RI-O.-ES. PARA INFORMAR NO HACE FALTA SER PARTIDARIO DEL ESPÍRITU SANTO NI DE LA VIRGEN MARÍA, NI SUS DETRACTORES, SOLAMENTE HACE FALTA SER PERIODISTA HONRADO: MESTÁS ESCUCHANDO HERRERA CARLOS DE LA CADENA ARZOBISPAL COPE, LOCUTOR DE USTEDES PARA ESTAR INFORMADOS, ENTRE OTROS ESPECÍMENES DE LA MARRANERÍA PERIODISTCA MUY BIEN PAGADA: EL PAÍS, LA RAZÓN, EL MUNDO, ABCE, DIARIO DE SEVILLA, HERALDO DE ARAGÓN Y, ACEITERA, ACEITERA, ACEITERA......




Parece que la historia se repite. Hace más de 16 años, en abril de 2002, asistimos al apoyo de la UE y de sus medios de comunicación a un golpe de Estado en Venezuela. No triunfó y ahí quedaron en las hemerotecas las vergonzosas pruebas de aquel golpismo auspiciado por Estados Unidos y España. Los medios, como presuponen poca memoria en las audiencias, y tras años de laborioso trabajo de zapa, vuelven a legitimar un nuevo golpe de Estado en Venezuela.
Algunos datos objetivos sobre la coyuntura venezolana:
El 20 de mayo de 2018 hubo elecciones presidenciales en Venezuela. Participaron 16 partidos políticos que repartían su apoyo entre 6 candidatos. Tres partidos de oposición decidieron libremente no participar. Maduro ganó con un amplio margen, obtuvo 6.248.864 de votos, el 67,84%; el segundo candidato en número de votos fue Henri Falcón con 1.927.958, el 20,93%.
Acompañaron el proceso electoral unas 150 personas, entre ellas 14 comisiones electorales de 8 países y 2 misiones técnicas electorales. Entre los observadores se encontraba el expresidente español Rodríguez Zapatero, el expresidente del senado francés Jean-Pierre Bel y el excomisario europeo Markos Kyprianou, todos ellos las consideraron impecables las elecciones. Las elecciones se realizaron con el mismo sistema electoral empleado en las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015, en las cuales resultó ganadora la oposición venezolana. Se realizaron 18 auditorías al sistema automatizado. Los representantes de los candidatos opositores participaron en todas ellas. Ninguno de los candidatos que participó en el proceso electoral impugnó los resultados. No hay pruebas de fraude, no presentaron ninguna evidencia o denuncia concreta de fraude.
Dictadura
Venezuela sería entonces una dict