sábado, 18 de mayo de 2019

15 M. ECUACIÓN DE GRADO INDEFINIDO A RESOLVER: 8X + - 15 M = ?



Año 8 del 15M
 
Gobiernos municipales y lo que está por ganar

Rebelión
TopoExpress
18.05.2019

Llega el 8º aniversario del 15M y hay quien pensará que ya no existe nada digno de ese nombre que celebrar, pero habrá quien tendrá muy presente que sin la movilización que emergió en mayo de 2011 difícilmente ciudades como Barcelona y Madrid estarían gobernadas hoy por proyectos políticos como Barcelona en Comú y Ahora Madrid. De ahí surgieron. El 15M no nació para ser política institucional, lo hemos dicho y analizado en otras ocasiones, pero es una de sus consecuencias, de sus mutaciones. Tal vez la más llamativa en este momento. Y ante las elecciones municipales del 26 de mayo de 2019, es inevitable pensar en las del 24 de mayo de 2015. Esa convocatoria, por diferentes motivos, es la que mejor ha representado el trasvase de la movilización política de las plazas a la política institucional de los palacios. 
 
Después de una legislatura siempre debería ser tiempo de balance. No es algo que sea costumbre por nuestras tierras, se opta más por la disputa partidista. Pero eso no significa que debamos reivindicarlo como un ejercicio de transparencia, rendición de cuentas y responsabilidad. ¿Qué se ha hecho? ¿Se ha cumplido el programa? ¿Qué no se ha hecho? Algo se está haciendo con los gobiernos municipales surgidos del 15M. Se acostumbra a tratar estos proyectos políticos como si de un partido tradicional se tratara. Se habla de vivienda, de seguridad, de economía… para señalar lo que no han cumplido, cómo han empeorado las ciudades… Cuesta que se les reconozcan méritos y los hay. Pero más allá de si se les reconoce, o no, el trabajo hecho en estos ámbitos, hay otro problema. Es difícil que se hable de aquellas propuestas que están en su fundamento. Candidaturas como las de Barcelona en Comú o Ahora Madrid llegaron para hacer política de otra manera, que es mucho más que hacer otras políticas.

Desde una mirada 15M habría que evaluar los proyectos políticos que llegaron a las instituciones para gobernar o ser oposición desde lo que fue esa movilización que reivindicaban. Lo podríamos resumir ahora en tres indicadores que surgirían de los tres lemas más gritados, cantados y presentes en las movilizaciones de aquellos meses y las que vendrían en los años siguientes.