viernes, 15 de marzo de 2013

¡AY, FRANCISCO I DE MIS ENTRETELAS! LA FE MUEVE MONTAÑAS Y MILLONES DE DINEROS, PERO SEIS, SON TRES VECES DOS


EL "REBAÑO" DE FRANCISCO EN ARGENTINA: LOS REPRESORES SE PRESENTAN ANTE EL JUEZ CON ESCARAPELAS VATICANAS
 
La imagen de los 44 exmilitares durante el macroproceso por crímenes de lesa humanidad reaviva la polémica por el pasado del Papa Borgoglio 

 EL PLURAL.COM| 15/03/2013 

En medio de la polémica por la actitud del nuevo Papa con la dictadura de Videla, los 44 exmilitares acusados de crímenes de lesa humanidad acudieron al juicio luciendo una escarapela con los colores de la bandera del Vaticano. Entre ellos está el exjefe del Tercer Cuerpo de Ejército argentino, Luciano Benjamín Menéndez, quien tuvo a su cargo el centro clandestino de detención “La Perla”, donde se torturó y asesinó a cientos de personas. 

   ( Foto El Plural.com. Represores argentinos con escarapelas para 'celebrar' el nombramiento del Papa Francisco)

Una de las supervivientes de este campo de concentración, María Patricia Astelerra, acusa además a sus torturadores de violar convertir a las mujeres en sus “esclavas sexuales”. Asegura que ni su embarazo de cinco meses impidió los abusos.

“Yo pienso que así se ve quiénes están muy entusiasmados con la elección de este Papa”, asegura al diario argentino Página 12 Guillermo “Quito” Mariani, un sacerdote rebelde que forma parte del grupo de curas tercermundistas de Córdoba, formado por sacerdotes disidentes, o que dejaron los hábitos para poder casarse. En cualquier caso, añade que se equivocan los torturadores si piensa que Francisco va a identificarse con su causa: “Hacen este gesto para fabricar una especie de popularización de sus conductas, de santificación de lo que hicieron.” Para Mariani “eso es lo que trataron de hacer desde un primer momento: afirmaban su represión durante el golpe militar motivándola en una supuesta defensa de la sociedad argentina, ante todo lo diabólico de una infiltración comunista. Con eso justificaron todo el terrorismo de Estado”. Y concluye que sería un error, por parte del nuevo Papa insistir con “el mantenimiento de la vicaría castrense”. 

No se muestra tan conciliador el abogado de la acusación Hugo Vaca Narvaja, que acusa al nuevo Papa de haber sido el padre espiritual de los represores: “Primatesta (cardenal argentino ya fallecido que colaboró con la Junta Militar), que estaba en la cúspide y el resto comulgaba con estas ideas. Ellos le dieron sustento ideológico a la represión”. En su opinión, con el acto de ayer, lo que buscan es un pronunciamiento de la Iglesia a favor de la “reconciliación nacional”. 

 Mientras tanto, figuras como el Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, que estuvo detenido durante la dictadura defiende que Bergoglio no fue cómplice del régimen de Videla: “Hubo obispos que fueron cómplices de la dictadura, pero Bergoglio no”, ha insistido. “A Bergoglio se le cuestiona porque se dice que no hizo lo necesario para sacar de la prisión a dos sacerdotes, siendo él el superior de la congregación de los jesuitas. Pero yo sé personalmente que muchos obispos pedían a la junta militar la liberación de prisioneros y sacerdotes y no se les concedía”, comentó. 

*++