jueves, 21 de abril de 2016

¿LA COPE; 13 TV; RADIO.ES; ABC; LA RAZÓN; EL MUNDO; EL PAÍS..., ENTRE OTROS MEDIOS DE DES-INFORMACIÓN, ESTÁN "ENVENENANDO" A LA OPINIÓN PÚBLICA ESPAÑOLA PARA QUE EL PP, NARANJETES COLINDANTES Y DEMÁS, SE ENCARGUEN DE HACER EN ESPAÑA LO QUE ESTÁ HACIENDO LA DERECHA SIN TAPUJOS EN VENEZUELA O BRASIL?


¿PERO QUÉ ESTÁ PASANDO EN BRASIL?
 
1/2

Jaeme Luiz Callai
Sociologia Crítica

Posted on 2016/04/19
 
Traducción: Pedro A. García Bilbao para Sociología Crítica


 
Brasileños y no brasileños estamos siguiendo con perplejidad lo que está aconteciendo en la política brasileña. Los debates sobre la destitución de la presidenta Dilma Roussef (reelegida en 2015) se acercan a su fin con una alta probabilidad de que la destitución sea aprobada. La perplejidad se debe, sobr todo, a la velocidad del proceso en las cámaras, la superficialidad de la discusión sobre el tema y, sobre todo, al ataque contra el estado de derecho democrático amparado por la Cámara de Diputados. Acusada de un crimen (tildada de «responsable» de tal) que no se ha demostrado claramente, será condenada por razones políticas. La oposición derrotada en las elecciones 2014 no aceptó los resultados electorales; ciertos sectores conservadores nunaca han aceptado el avance social y económico de los sectores populares que representaron el balance más positivo de los gobiernos del Partido del Trabajo (PT) con Lula y Dilma.

La intensidad y la eficacia de la campaña contra el PT y la presidenta Dilma se explica por dos tipos de factores. Por un lado, las incomprensiones y dificultades de la propia administración del PT. El PT se ha equivocado al por mayor y al por menor; se perdió el corto y largo plazo. Aprovechando esta situación desfavorable en la que el gobierno se ha situado, aparece la otra cara de la moneda, el el oportunismo de los sectores conservadores de la sociedad brasileña que han pasado a la ofensiva de forma abrumadora.
Los defensores del gobierno de Dilma acusan de golpistas a los medios de comunicación, casi monopólicos. Es cierto, pero también es cierto que esto siempre ha acompañado a la oposición al PT (cualquier parecido con el enfrentamiento Clarín /Kirchner en Argentina no es casualidad). La novedad radica en que ahora la campaña en los medios encuentra eco en amplias capas de la población. El giro a la derecha (por definición conservadora como no podía ser de otra manera) se rearticula en un frente que va desde la agroindustria, el fundamentalismo religioso, los extremistas homofóbicos y racistas, y desde luego los anti-partido de los trabajadores (los contrarios al Programa Bolsa Familia o la política de cuotas raciales en la universidad).

Esta estrategia de senfrentamiento se ve reforzada por la crisis económica cuyo resultado es la recesión económica, el desempleo y el descontento popular, sumados el impacto del gran escándalo de corrupción en Petrobras, y los cobros de comsiones por parte de políticos del PT y de otros partidos. La prensa ha actuado selectivamente y presentado con mucha mayor presencia los casos que afectan al PT con el objetivo de deslegitimarles ante la opinión pública.
Otro factor que ayuda a comprender la fuerte inestabilidad política, es el sistema político y electoral vigente en el país. Los partidos tienen muy poca densidad ideológ