domingo, 27 de enero de 2013

MARIANO RAJOY, EL DESVAHIDO PRESIDENTE DE GOBIERNO QUE NO SABE DISTINGUIR EL CULO DE LAS TEMPORAS


(Rajoy el petenero por peteneras cilíndricas)

Léase, po favó, po pavó lo pido, la siguiente proclama de todos a la calle y hasta que el gobierno del PP que preside Rajoy dimita para poder prestar declaración ante los juzgados correspondientes, como un rompe y rasga de romper, y tómese por buena la bi reiteración de romper, de romper siquiera sea una buena lanza de madera de abedul, plan plastilina, a favor de todos y cada uno de los jefes, y ex jefes de PP, que como buenos políticos del diez me llevo seis y las cuatro que quedan para repartir, descontando los 22 millones de euros que ya se ha llevado el ex tesorero del tesoro del PP, Luis Barcenas, además de ex senador también del PP, que aclaro para los mal intencionados: Luis Bárcenas no es culpable de nada, pues todavía no hay sentencia judicial, es más, ni siquiera se ha llevado los 22 millones de euros, porque eso hay que demostrarlo y, más aún, hay que contar los billetes uno a uno y de 5 euros, porque la cosa es seria, de los que se componen esos 22 millones de euros, que según mis cuentas son 14.216 trenes mercancías cargados hasta las trancas salidos supuestamente por la salida de trenes cargados de dineros de los nobles despachos del PP plan principal. 

Porque a mi que no me jodan, que yo supongo y presupongo cuantos burros voladores quieran ustedes que yo ve e inocencias inocentitas prescritas por ley para el buen nombre del delincuente, pero que tampoco soy tan tonto y no me puedo creer que de esos 14.216 trenes cargados de dineros no haya sido visto por nadie…, digo, yo, ¡joder!, el tren más pequeño, el de los 16 vagones cargados de calderilla para propinas y zalamerías de la representación y del buen yantar y desfogue anejos al cargo, más gastos invariables e injustificables, algún jefe lo ha tenido que ver, no?

 Porque los jefes del PP, inmorales, cínicos, embusteros y vomitivos de vomitina de vino peleón, pueden serlo, no digo que no, pero de cegatos atontorruscados no tienen nada y, de vista para el trinque y agarre del negocio sin arriesgar nada, más que un paquete de linces con gafas de ver, preferentemente todo lo que se refiera al vaciado de las arcas públicas, que es lo mas guay del Paraguay (y no digo Paraguay porque a mi me conste en Paraguay paraíso fiscal alguno, sino porque guay liga con Paraguay). 

Y es por esto y otras mamomcias de los ricos jefes del PP (sin olvidar los correspondientes apoyos de los jefes del PSOE o viceversa) por lo que mi conciencia, que es más retorcida, punzante y quisquillosa que José María Aznar en plan berraco docto, la que me dice: “… que te eches pal rincón las lanzas, Manolo, no te hagas el longuis, tú arrímate a las lanzas, que cuando Dios inventó las lanzas por algo sería…” Y, aquí me tiene ustedes, por mor de mi conciencia, con la intención de romper siquiera sea una lanza en el costillar propio de todos y cada uno de los jefes del PP, aparte pringue propia, por haber consentido por activa o por pasiva el trafico ferroviario antes exquisitamente insinuado por los nobles despachos del PP con parada y fonda final banca Suiza. 

Y hasta aquí, lo preciso para apaciguar mi conciencia. 

Ahora ya tranquilo conmigo mismo por entretenimiento de mi conciencia con esas cuatro letras que le acabo de echar, puedo meterme en el costal de la harina que yo me quería meter, y que no tiene más prístina intención que la de desprestigiar y desautorizar moralmente a maese Mariano Rajoy el taciturno Tempranillo, que es tonto de los que hacen tontear, pero que de tonto no tiene un pelo. 

Desprestigiar y desautorizar moralmente ante la sociedad a Mariano Rajoy el lánguido, lo mismo que al Rey o a Fu Man Chu cuando venga pelo, no significa arreglar problema alguno ni salir de la crisis (que no se saldrá hasta que no exista un nuevo orden social), sino evidenciar ante la sociedad que es (son, cuando hablemos en plural) un perturbador de la paz y del orden social, por el saqueo constante que viene haciendo al patrimonio de cuantos hemos trabajado y están trabajando, para ponerlo a disposición de cuatro mandantes, a la vez que protege a auténticos bandidos como Luis Barcenas, después de haberle prestado ayuda pagándole los gastos de juicios. ¡Mentira ú qué, maestro Rajoy! Y, por tanto, la más elemental noción de dignidad personal que tengamos (incluidos los votantes del PP, que estos no son jefes del PP) nos debería inducir a exigir la salida inmediata del gobierno de Rajoy y demás alteradores del orden público, porque en estos momento nuestro presente y nuestro futuro está formalmente en las manos de quien estando en Perú manifiesta estar en Cuba, es decir, que Mariano Rajoy el trastabillado, ni siquiera se toma en serio el papel formal de representar al gobierno de España, y hace el ridi en Perú dándole las gracias al gobierno de Cuba, debiéndolas haber dado a Perú. Hay que desprestigiar y desautorizar socialmente a Mariano Rajoy y su banda hoy en el gobierno hasta lograr que resulten absolutamente rechazables su presencia en cualquier puesto de la política.

 La solución a los problemas llega (si es que pudiéramos despertar de tan profundo letargo y tan aguda miopía) por la vía política. Por al vía política oficial no, puesto que es ella la que nos ha llevado al actual de cosas, y la mansalveta de pactos anticorrupción que se preparan de palabra; las auditorias que se anuncian transparentes internas, externas y de la parte media contratante de la otra parte, no son más que nuevas engañifas de quienes han estado mangoneando para enriquecer al rico y empobrecer al pobre, para que las cosas queden como están y el ladrón tan ricamente con lo robado. 

Pues, va a ser que no, eh.

 *++