jueves, 9 de junio de 2016

ELECCIONES GENERALES EN ESPAÑA EL 26J: PP (JEFATONES) Y NARANJOS (Que son lo que sean) SE PREOCUPAN MÁS POR VENEZUELA QUE ES UN "BARRIO" DE BILBAO, POR LO QUE ES IMPRESCINDIBLE MANTENER LA SAGRADA UNIDAD DE ESPAÑA, QUE POR LAS LUCHAS DE LOS TRABAJADORES EN FRANCIA, QUE FORMA PARTE COMO TODO EL MUNDO SABE DEL CONTINENTE LATINO-AFRO-MÉXICANO, DONDE TAMBIÉN COMO SE SABE, IMPERA LA POLÍTICA DE PODEMOS O NO PODEMOS A MANOS LLENAS CON EL CONTUBERNIO DE A LO MEJOR LA IZQUIERDA SE UNE (Más que nada por joder) CON EL MASOCO-LENILINGUISTA DE CARLOS CUESTA EN 13 tv, DIOS MEDIANTE



SOBRE LAS LUCHAS EN FRANCIA CONTRA LOI TRAVAIL


Pedro A. García Bilbao
Sociología Crítica
2016/06/08

La Ley de relaciones laborales francesa o #LoiTravail representa la aplicación en ese país del plan de demoliciones neoliberal que funciona en toda Europa. En España el proceso está mucho más avanzado y la degradación del sindicalismo de clase que sufrimos empezó su pendiente con los pactos de la Moncloa y vive sus momentos más grotescos en la actualidad. Las comparaciones con la situación en Francia nos permiten tomar la medida de cuan bajo hemos llegado en España. La batalla no es española ni francesa, es de toda Europa aunque tal vez Francia era la última zona de resistencia. Esta Ley Valls, o Macrón o como quieran llamarla es una carga de demolición contra todo lo que quedaba del modelo de capitalismo con rostro humano también llamado Welfare State. El sistema ya no necesita caretas y busca incluso rescindir alquileres y sobres a los que colaboraron estos años. Es otra fase.

Esta Ley francesa significa, entre otras lindezas, el fin de la negociación colectiva y de los convenios por sectores; solamente con esto, la capacidad de lucha de un sindicato se diluye, pasando a convertirse en algo residual, donde lo único que les resta es hacer de comparsas y negociar sus propios finiquitos. La lucha de la CGT es por tanto, una lucha de supervivencia, en un punto clave donde el enemigo muestra que no desea otra cosa que destruir la capacidad de lucha organizada de los trabajadores; no se puede ceder en esto. Pero con todo, lo peor no es que la patronal busque destruir el sindicato como tal, sino las condiciones en las que la lucha se está dando. La CGT, y no sólo ellos, todos los sindicatos que se han adherido que son varios, se encuentran contra la pared, rodeados de altos muros: mediáticos,. sociales, políticos, sin referentes políticos con los que coordinarse. Cierto es que el PCF está jugando un gran papel, su militancia de base está entregada de lleno, pero las direcciones del PCF se ven afectadas por las mismas autolimitaciones fruto de tantos años de renuncias que afectan a los partidos y sindicatos en toda Europa. Es preciso saber si asistimos a