domingo, 20 de diciembre de 2015

ELECCIONES EN ESPAÑA: SOLO EL BURRO TROPIEZA DOS VECES CON LA MISMA PIEDRA; NOSOTROS PODEMOS HACERLO INFINIDAD DE VECES


Elecciones en el reino de España
 
 LA ÍNSULA BARATARIA Y LA DÉCADA PERDIDA

Rebelión
19.12.2015

 Las próximas elecciones generales en España a celebrarse el 20 de diciembre del 2015, tienen sobre el cielo hispano malas noticias para una de las economías europeas más afectadas por la crisis desatada el año 2008. Así consignado por el Fondo Monetario internacional – FMI - en sus habituales reportes financieros.

Crisis que dio lugar a medidas de austeridad, impuestas por el Gobierno, para superar los problemas financieros, que trajo consigo desigualdad, pobreza, desalojos forzados, desempleo y la lógica indignación de una población que comenzó a exigir cambios en todos los niveles de la sociedad. El FMI ha señalado que “España no recuperará hasta el 2017 todo el Producto Interno bruto -PIB- perdido en la crisis”. Un país en constante zozobra económica, devenido en la antítesis del ensoñado territorio quijotesco entregado al personaje literario Sancho Panza en premio a sus esfuerzos, acompañando al Caballero Andante de la Triste Figura. España se debate así, en su más grave crisis desde el fin del franquismo, que hace muy complejo el volver a verla como en la inmortal obra de Cervantes donde la ínsula prometida “no es movible ni fugitiva: raíces tiene tan hondas, echadas en los abismos de la tierra, que no la arrancarán ni mudarán de donde está a tres tirones”.
Más aún, el FMI ha señalado, que es muy probable que España sufra un freno de considerable magnitud a partir del año 2016, retrasando aún más la recuperación económica de un país que ha vivido una doble recesión con una caída de su PIB del 7%. Tales cifras y el largo proceso de ajustes, desempleo con cinco millones de parados que supera el 20% en un nivel que sólo puede compararse a la derruida Grecia. La recapitalización del sistema bancario, la carga de su deuda soberana, la inmigración de parte importante de su juventud más calificada, las rebajas permanentes de las notas crediticias, la especulación de bienes raíces que generó no sólo una burbuja inmobiliaria sino que un drama social asociado a los desalojos de familias que no pudieron seguir pagando sus viviendas, siguen situando a España en una precaria situación política, social y económica.

Ha quedado de manifiesto que la fórmula exigida por la Troika europea, para ir en ayuda de España no ha surtido efecto, que el gobierno derechista del Partido Popular de Mariano Rajoy ha fracasado estrepitosamente y que el gobierno que surja de las elecciones generales del 20 de diciembre próximo tendrá la extremadamente difícil misión de tratar de levantar a una España, que ha sufrido la más severa crisis económica desde el fin del franquismo. Una crisis que con la fuerza de un Huracán ha puesto en peligro la estabilidad social de un país , que hasta hace pocos años se consideraba más cerca de las grandes ligas europeas, que de los avatares que sufrían permanentemente otros miembros de la Eurozona como Grecia, Irlanda o Portugal.