viernes, 22 de octubre de 2010

RADIOGRAFIANDO LA MOLIENDA DEL NUEVO GOBIERNO ZAPATERO

EL FLAMANTE MINISTRO DE TRABAJO (¡SALUD, QUE PARO NO FALTARÁ!)
1/2

(El ministro de Trabajo, o del paro, según se mire: Valeriano Gómez, con masié Caja detrás, y es que la publicidad es la publicidad. La madre del cordero, se entiernde)

Mucho palique y muchos olés toreros de la torería esta recibiendo Zapatero por haber descubierto ahora la pólvora mediante cambio de gobierno, para que todo siga rumbo previsto por el capital, tanto de los medios de comunicación afines como por parte del PP a hurtadillas (el PP a solas dice una cosa y para engañarnos otra, como debe ser según política reinante en el Reino del Rey).
Zapatero que es muy cuco si lo fuera, con este cambio de gobierno para que nada cambia pretende hacer subir las encuestas a su favor y no perder las elecciones el próximo año, y poder así culminar el encargo que tiene de parte de los mercados financieros (pero que tienen nombres personales concretos) de desplumarnos del dinero de la Seguridad Social y entregarselo a los bancos para que estos cubran sus tasas de beneficios previstas, dado que el sistema ya no puede proveerles de esos beneficios vía explotación directa a través de los medios productivos, pobrecitos, y por eso acuden directamente a nuestros bolsillos (¡y lo que te rondaré, morena!, como no espabilemos, camino que no llevamos).
Zapatero para hacer lo que haria Rajoy si llegara a la Moncloa (así que por esta punta nadie se me soliviante, que bien jodidillo se nos presenta el asunto, querida feligresía, que la derecha es igual a la derecha con independencia del manto de palabras que se heche por encima) necesita nuevas caras, y una de esta nuevas caras es la del ministro de Trabajo Valeriano Gómez, o ministro del paro, que tampoco va a haber mucha diferencia entre lo uno y lo otro (que es que la borrega no da para más, que no sus enterais, que el sistema capitalista ya no da para más, que es que no sé como quereis que sus lo parlamente para que me entendaís, que es que el kail no dona per mes -a ver si por lo menos en catalán me entendeis).
A Valeriano Gómez no se le puede tener ni por ignorante ni por neófito en la cosa pública, y eso a mí, en vez de tranquilizarme me pone los pelos de puntos y hace que me meta las manos en los bolsillos y me ponaga de espaldas bien preto a la pared, no sea que encima de desvalijarme se le antoje darme por el culo, que cosas mas dificiles se han visto.
Valeriano Gómez cuenta con dilatado historial. No digo que haya sido positivo porque yo no lo he visto.
Arranca el historial de Valeriano Gómez de la época de Felipe Gozález, ¡ahi queda eso!, de cuando Felipe González andaba el hombre cazando ratones, de cuando Felipe González anduvo desmontando y desarticulando los derechos de los tarbajadores, de cuando Felipe González toreaba y daba un capotazo por aqui otro por allá e inventó los contratos basuras y cambió la noción del trabajo fijo por el precario y con menos sueldo y menos prestaciones sociales.
Pues de aquellos lodos este barrizal que pretende culminar Zapatero es donde aparece el nuevo ministro de Trabajo Valeriano Gómez, o del paro, que tampoco nos tenemos que poner tan quisquillosos con las palabras.
*+